Mar del Plata, sábado 25 de marzo de 2017
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
06/03/2017
En la Nueva Arhehpez volvieron a procesar pescado

En el frigorífico marplatense trabajan más de 50 personas con pescado fresco. Son los obreros que tras la desaparición del empresario chino Ho, tomaron la planta en mayo de 2013 y con mucho esfuerzo formaron una cooperativa para activarla.

Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

Juan Narváez, presidente de la Cooperativa La Nueva Arhehpez, no recuerda la última vez que por estos pasillos azulejados de blanco, circularon cajones con pescado fresco.

Son las ocho menos veinte de un viernes de verano y el frigorífico muestra un ritmo febril, con fileteros cortando pez palo y procesando pescadilla. Envasadoras completando cunas para el túnel de congelado y peones acomodando cajones para mantener el orden.

Las caras de todos ahí dentro nada se parecían a las que supimos ver en estos años de espera y angustia por un trabajo que no reaparecía, trámites que se demoraban y habilitaciones que tardaron mucho en restablecerse.

Hace mucho que las líneas de procesamiento no eran escenario de una jornada como la de la semana pasada en que el frigorífico ubicado en Champagnat y Rivadavia. El 22 de mayo de 2013 la planta fue tomada por 120 trabajadores vinculados bajo relación de dependencia con la empresa Arhehpez, propiedad del empresario chino Ho.

Desde entonces comenzó un largo camino que pasó por la subsistencia de un subsidio nacional, la instalación de un puesto de choripán para ayudar a disimular la falta de ingresos, la conformación de una cooperativa para manejar los destinos del frigorífico que el empresario cedió por 10 años como pago de los salarios caídos y las indemnizaciones que nunca más pagó.

Blanca, la exencargada de Arhehez, fue quien los puso en contacto con el dueño del pescado a quien el presidente de la cooperativa, por ahora, prefiere mantener en el anonimato. “Nos dieron 800 cajones de pez palo para filetear y 300 de pescadilla para hacer entera”, dice el exdelegado en los tiempos de Ho.

“Tomamos la planta en mayo pero hacía mucho que no cortábamos pescado. Debe hacer más de cuatro años”, confiesa. Después de la toma el pescado no entró sino que salió de alguna de las ocho cámaras frigoríficas que tiene la planta para venderse y repartirse entre los trabajadores.

En agosto del año pasado la planta recibió la habilitación por parte de la municipalidad. Unas semanas después llegó la de SENASA. Antes de fin de año comenzaron a reprocesar chauchas en otro sector del frigorífico, pero la experiencia no se mantuvo en el tiempo por problemas con la cosecha.

Ahora con el pescado trabajan los 51 asociados a la cooperativa y su presidente asegura que tiene que llamar a otros compañeros para hacer frente al trabajo. “Los he llamado para que se arrimen”, dice Narváez.

Con los 15 fileteros que cortan pescado, hacen casi 200 cajones por día. En tiempos de Ho hacían el doble. “Ojalá esto se mantenga para que regresen todos”, se esperanza Quique, uno de los peones, al que hemos visto en otras visitas como parrillero del puesto. “Ahora ya lo cerramos… no podemos tenerlo más abierto”, lamenta Quique, mientras sostiene una fila de cunitas.

La Nueva Arhehpez asoma como un caso singular dentro de la industria pesquera marplatense. Una planta que bajó la persiana y logra levantarla luego de más de mil días de absoluta inactividad. Un premio merecido para las cincuenta familias que no se dejaron vencer por la resignación ni por la burocracia.

El Bogavante Segundo se va de campaña

Fue el elegido para realizar la evaluación científica de langostino con buques comerciales. El CFP autorizó el plan de campaña y zarpará el 13 de marzo desde Ingeniero White para evaluar el Golfo San Jorge y el litoral de la provincia del Chubut durante 15 días. También hubo reclamos improcedentes.

Cerrar