Mar del Plata, martes 30 de mayo de 2017
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
10/03/2017
“Mis brazos ya no quieren más pinchazos”

Braian Orrabali tiene 25 años y padece un mieloma múltiple cuyos dolores apenas calma la morfina. Ya no puede trabajar de filetero en Sebastián Gaboto y solo cuenta con la cobertura de la obra social del SOIP.

Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

Braian Orrabali parece tener muchos más años de los 25 que confiesa, sentado en una silla en el comedor ordenado de su casa, en 12 de Octubre al 1100, barrio José Hernández, bien alejado del puerto donde cortó pescado desde los 16 años.

La vida de Braian es más pasado que presente y futuro amenazado por una serie de enfermedades que comenzaron en el invierno de 2015 y todavía lo tienen en jaque, que le consumen toda la energía y las ganas de seguir poniendo el pecho.

Braian en realidad debió poner la espalda cuando le diagnosticaron un tumor vertebral. Muestra fotos de la cicatriz que le divide en dos su cuerpo desde la línea inferior de los omóplatos y le llega casi hasta el inicio del cuello.

“Me sacaron un par de vértebras y reconstruyeron con platino, tornillos, planchuelas, mallas”, cuenta acompañado de su señora y su hija Abigail, que mañana comienza segundo grado. En mayo de 2016 lo volvieron a operar, esta vez por el flanco izquierdo, detrás del corazón. Le sacaron dos costillas y le colocaron injertos de hueso para estabilizar la estructura ósea.

Con la enfermedad debió dejar su mesa de corte en la PyME “Sebastián Gaboto” de El Marisco. Ahora tiene reservado el puesto y algunas noches confiesa que sueña con volver a entrar al frigorífico, reecontrarse con sus compañeros y caminar decidido para ocupar su lugar de trabajo.

Cuenta que es filetero desde los dieciséis años, que fue uno de los despedidos por Diego Salvatore en la explanta Nico y hace cinco años comenzó a trabajar en Sebastián Gaboto.  La empresa le paga la obra social del SOIP y por ahora no piensa en iniciar el trámite de jubilación. Necesita un medicamento que cuesta 225 mil pesos por mes y lo cubre OSPIP. Imagina que con PAMI tendría muchos más problemas para enfrentar el tratamiento.

Luego de la segunda operación pasó tres meses postrado en la cama, intentando que cicatrizaran las heridas y cobrando fuerza muscular para poder volver a caminar. Pero comenzó a perder sensibilidad en la pierna izquierda. Al principio los médicos pensaron que era fruto de la inactividad y el agotamiento por el esfuerzo que aplicaba Braian en el proceso de recuperación.

Pero los síntomas, lejos de disminuir, recrudecieron. “Me detectaron un mieloma múltiple: es un tipo de cáncer de la médula ósea, que me provoca dolores muy fuertes y tengo que tomar morfina”, dice Braian, que concurre una vez por semana a aplicarse quimioterapia en el Hospital Privado de Comunidad. “Mis brazos ya no aguantan más pinchazos… es muy duro.

La etapa de rayos ya concluyó y los médicos le dijeron que están evaluando poder trasplantarlo. Puede ser su propio donante, en una operación que se haría en La Plata o en el Hospital Italiano de Buenos Aires.

Pero Braian no puede pensar más allá. Lo mortifica el presente, que no pueda comprarle los útiles escolares a Abigail. Su esposa le apoya la mano en el hombro y trata de darle ánimo, mientras la nena, ajena a la situación, juega con “Loly”, una perrita diminuta y un gato flaco multicolor que no tiene nombre.

“Cuando todavía cobraba, era poco pero nos arreglábamos. Después me ayudaron mis compañeros, organizaron una peña, pero la plata se fue gastando. Hicimos una rifa y ahora hace poco un evento en el Teatro Colón donde se juntó comida porque tengo una dieta especial por la enfermedad”, dice Braian y tiene que tomar aire pare recuperarse. “Hablo y me canso”, dice como pidiendo disculpas.

Para colaborar con Braian Orrabali, los compañeros del sindicato lo han ayudado a abrir la caja de ahorro 0756 295660, en el HSBC de Luro e Independencia. Las sesiones de kinesiología han comenzado a dar resultado y ya dejó el andador que lo acompañó varios meses.

Despacio, casi en cámara lenta, Braian se apoya en un bastón para salir de la casa y acompañarnos a la salida. Con una sonrisa que ha costado dibujar en su cara cansada, agradece la visita.  En el brillo de sus ojos negros avisa que no está dispuesto a rendirse.

Apuran definición sobre cuotas y barcos de Alpesca

El rechazo a la apelación de la cautelar acelera las conversaciones entre el Gobierno de Chubut y Red Chamber por los bienes que hay en juego: 14 mil toneladas de CITC de merluza, cinco permisos provinciales, cuatro fresqueros de altura y tres congeladores tangoneros, además de la planta de Madryn.

Cerrar