Mar del Plata, martes 30 de mayo de 2017
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
02/03/2017
Preocupa a exportadores que el dólar sigua planchado

En un año en el que el gobierno se mide electoralmente priorizará frenar la inflación, aunque el atraso cambiario quite competitividad a las industrias exportadoras como la pesca.

Por Nelson Saldivia

“El atraso cambiario siempre fue bueno para los años electorales, porque ayuda a frenar la inflación en alimentos, en sensación de salarios en las familias de menor poder adquisitivo, pero por otro lado quita competitividad”, analizó esta semana el economista de Ecolatina, Lorenzo Sigaut Gravina.

Admitió que desde la consultora observan “algunas señales de una leve recuperación en el consumo en 2017 y de estabilización de la inflación en los niveles más bajos”, como consecuencia del “dólar planchado”.

Sigaut Gravina puntualiza que el atraso cambiario solo le sirve al Gobierno en un año electoral, pero “no ayuda a crecer” dado que los exportadores, como los de la industria pesquera, pierden cierto nivel de competitividad.

“Venimos de un 2016 muy malo para el consumo y la idea del Gobierno es que lentamente se vaya recuperando”, evaluó el economista.

Al finalizar, Sigaut Gravina insistió que “el gran problema del atraso cambiario es pan para hoy y hambre para mañana. La realidad es que sea quien sea que esté en el gobierno en el corto plazo tiene incentivos, sobre todo en un año electoral, a planchar el dólar porque eso ayuda a bajar los precios, pero el problema es que después con el atraso cambiario no crecés”, insistió.

Aunque en rigor, la quita de las ‘retenciones’ a las exportaciones de las principales especies pesqueras fue una medida que benefició fuertemente al sector. Y si a ello se le agregaba el sistema de reembolsos por puertos patagónicos, ahora suspendido por un Decreto de Necesidad y Urgencia del Presidente Mauricio Macri, la ecuación económica para la industria pesquera al sur se presentaba estable y con perspectivas de seguir creciendo.

La abrupta decisión de eliminar los reembolsos a las exportaciones al sur del Río Colorado frenó determinadas inversiones y planes de expansión de algunas radicaciones industriales de la pesca, en Puerto Madryn, por ejemplo.

Hay tres problemáticas que desvelan a los industriales. Una de ellas es que la estructura de costos no encuentra estabilidad; además de estar estancado el dólar; y determinados sectores temen por una apertura indiscriminada de las importaciones, aunque en este punto, la importación de pescados es escasa y más del 90 por ciento de lo que se pesca en el país se coloca en mercados internacionales.

Los especialistas señalan que con un dólar mayorista (el que vale para el comercio exterior) que cedió 0,6% en el último año, y una inflación anual entre enero de 2016 y enero de 2017 de 37,7%, resulta que la Argentina se encareció en dólares 38,3 por ciento.

No obstante, tras la devaluación, la industria pesquera enfrentó un año 2016 en general positivo por la recuperación de la rentabilidad y las exportaciones récord de 1.699 millones de dólares.

“Los maquinistas tienen que convertirse en monotributistas para trabajar en el INIDEP”

Daniel Acha, secretario General del Sindicato de Conductores Navales, se comunicó con REVISTA PUERTO para aclarar que ése es “el principal escollo” que tienen para conseguir maquinistas para los buques de investigación. Dijo además que el contratado para la campaña de merluza renunció.

Cerrar