Mar del Plata, miércoles 26 de abril de 2017
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
14/04/2017
El STIA apura acuerdos por fuera de la cámara

Las negociaciones salariales en paritaria no alumbraron aún un acuerdo entre el gremio de la alimentación y la CAPIP. El sindicato comenzó a mantener contactos particulares con empresas asociadas e independientes. Buscan cerrar el pase al básico de montos fijos del aumento anterior y el de este año.

Por Nelson Saldivia

Las reuniones entre el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación de Chubut y la Cámara Argentina Patagónica de Industrias Pesqueras, signataria del convenio colectivo, se vienen llevando a cabo desde el mes pasado, pero sin que haya un acuerdo global. Las partes afirman que hubo algunos avances, pero difieren en los porcentajes sobre los montos fijos, otorgados el año pasado, para que sean incorporados al sueldo básico.

Las pesqueras sostienen que pasar al básico la totalidad de las sumas fijas no remunerativas pactadas el año pasado representa un incremento real del 50 por ciento, y sobre eso, el STIA busca negociar y cerrar el porcentaje o montos de aumento para este año.

Cabe recordar que en la negociación de 2016, las partes convinieron un incremento salarial de bolsillo que incluyó el pago de 3.500 pesos no remunerativos, más 300 pesos de asistencia perfecta, y un bono extraordinario de 6.000 pesos, en dos cuotas. Pero no se cerró qué porcentajes de esos montos quedarían incorporados este año, cuando se retomara la negociación del incremento de este año.

No obstante, vale recordar que las plantas pesqueras de Comodoro Rivadavia suscribieron el año pasado un acuerdo diferente a lo firmado con la CAPIP, y en ese caso el bono extraordinario era de 4.000 pesos, pero aceptaron el pase a básico y hora conformada de determinados montos que en suma significó una suba salarial del 50 por ciento; a pesar de que ahora, varias de esas empresas tienen serias dificultades para cumplir con lo que aceptaron.

Esta semana se realizó en el STIA una asamblea con los delegados de todas las plantas de Puerto Madryn, y allí se habría acordado continuar con las negociaciones con la cámara, pero intensificar los contactos por afuera, con empresas asociadas a la propia cámara y con otras independientes, de modo de forzar un acuerdo que luego arrastre al resto. Estrategia que el STIA ya ha aplicado con éxito en otros años. En tanto, de no prosperar dichos acuerdos, en un plazo que sería de 15 días, los delegados plantean que se defina un plan de acción, que conllevaría medidas de fuerza.

Arroyo del Barco: en el ojo de la tormenta por una traba en origen

Tras las inundaciones en el puerto marplatense, muchos responsabilizaron a la parálisis de la obra, que sigue sin resolver un problema de origen: ingresar en un predio nacional y judicializado para construir la desembocadura del desagüe.

Cerrar