Mar del Plata, miércoles 26 de abril de 2017
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
04/04/2017
Exigen más controles en harineras para mantener fuentes de trabajo

Desde el Sindicato de la Industria del Pescado y Camioneros aseguran que se pierden residuos en el circuito informal. Le apuntan a Mundo Branco, la harinera de Vivoratá.

Por Roberto Garrone Fotos de archivo

Desde el SOIP y el Sindicato de Camioneros solicitaron mayores controles al Consorcio Portuario y a la Prefectura en el circuito del transporte de residuos de pescado y su posterior llegada a las harineras para mantener las fuentes laborales que genera el sector.

En el puerto marplatense solo funcionan dos harineras, Agustiner y Coomarpes, que se repartieron los clientes que tenía Moliendas del Sur, en concurso de acreedores y desactivada desde hace un par de años.

Los gremios en realidad atienden la preocupación de la patronal, que advierte una merma significativa de residuos a partir de la baja actividad de los buques fresqueros. No solo eso: entienden que hay un jugador que opera desde las sombras y se queda con parte de los pocos residuos que generan las plantas de procesamiento.

Nadie en los sindicatos la nombra pero se trata de Mundo Branco, de Julio López, yerno de Antonio Carrasco, el creador de Moliendas. La harinera funciona en Vivoratá, Partido de Mar Chiquita, a menos de 80 kilómetros de Mar del Plata, de cuya industria pesquera surgen todos los residuos que procesa.

“Estamos con poca actividad como sucede con los compañeros del SOIP porque hay reducción de la materia prima y porque aparecieron lavaderos de cajones que no están habilitados”, le dijo Juan Vargas, secretario Adjunto de Camioneros, a REVISTA PUERTO. Detrás de esos lavaderos también estaría la harinera de López.

Ayer hubo una reunión en la delegación local del Ministerio de Trabajo de la Provincia, de la que participaron referentes sindicales junto con representantes del Consorcio Portuario. Salieron con el compromiso de aumentar los controles con la Delegación Pesca de la Municipalidad, para verificar la habilitación de los camiones y el circuito del pescado.

El SOIP tiene 64 trabajadores afiliados en los tres turnos que opera Coomarpes.  El nivel de actividad bajó y desde la empresa adelantaron que habrá despidos si la situación se mantiene en estos niveles. En Agustiner la situación es parecida pero todavía nadie habla de despidos.

Algunas plantas procesadoras no entregan todos los residuos a las harineras con las que tienen acuerdos por los cajones. Ese residuo que se pierde se reprocesa en algún lado. Lo mismo ocurre con los cajones: no todos completan la vuelta.

En Camioneros aseguran que muchos vehículos que recorren las plantas levantando los residuos no están habilitados. “Pedimos que haya más controles para que todo circule por los carriles de la formalidad para que no quede ningún compañero en la calle”, dijo el Adjunto de Camioneros.

Habrá una próxima reunión la semana que viene de la que participarán SENASA y la propia Prefectura Naval Argentina.

Bloqueo a Loba Pesquera complica su futuro

Trabajadores de Producoop, una de sus fasoneras, impidieron el trabajo de efectivos en reclamo de un garantizado y más pescado. La pesquera les había dado 300 cajones que procesaron pero no devolvieron y adelanto para el vale.

Cerrar