Mar del Plata, lunes 29 de mayo de 2017
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
05/04/2017
La temporada de Illex argentinus en el Sur parece haber llegado a su fin

Los rendimientos pasaron de 30 a 5 toneladas diarias en poco más de una semana. Hoy hay reunión de la Comisión de Seguimiento y se tratará la apertura del sector norte que seguramente se autorice, aunque las expectativas de buenas capturas son bajas. Gerpe se equivocó.

Por Karina Fernández Fotos de archivo

Las buenas capturas de calamar obtenidas durante las primeras 12 semanas de la temporada habían generado expectativas, pero luego se derrumbaron drásticamente. Desde el sector privado piden la apertura del sector norte y seguramente se acuerde hoy en la reunión de Comisión de Seguimiento de la pesquería. El INIDEP ya dijo en un informe técnico del año pasado que es recomendable comenzar con la captura del stock bonaerense norpatagónico en abril, pero esto no garantiza un repunte en la temporada; la ausencia de barcos extranjeros fuera de la Zona Económica Exclusiva estaría indicando poca abundancia de recurso. Lamentablemente no se han cumplido las profecías del subsecretario de Pesca, Tomás Gerpe, que en noviembre de 2016 anunció que este año tendríamos “abundancia” de calamar.

El Programa de Cefalópodos del INIDEP a cargo de Marcela Ivanovic presentó la semana pasada ante el Consejo Federal Pesquero el informe sobre la temporada de calamar illex desde el 17 de enero hasta el 27 de marzo (semana 1 a la 13). Describe la evolución de las capturas y  distribución de la flota nacional y estima el número de barcos extranjeros fuera y dentro de la Milla 200 (Malvinas). También da aviso de un desplazamiento de la flota hacia la plataforma intermedia en los últimos días, que podría indicar cambios en los rendimientos, algo que finalmente ocurrió.

Las capturas totales registradas para la flota nacional entre las semanas 1 y 13 alcanzaron las 77.816 toneladas, de las cuales 71.071 fueron obtenidas por 67 barcos poteros que lograron rendimientos promedio de 26,69 toneladas diarias. Los arrastreros capturaron las 6.745 toneladas restantes, casi en su totalidad al sur del paralelo 44º S.

Señala el informe que durante las primeras siete semanas de la temporada se registraron muy buenos rendimientos con promedios semanales entre 24 y 32 toneladas por día, mientras se pescó el stock Desovante de Verano. En enero la actividad se concentró sobre la plataforma intermedia, entre los 45-47º S y 62-64º O, “donde 51 buques pescaron 16.176 toneladas con un rendimiento promedio de 28,83 toneladas diarias”, indica el informe.

En febrero el número de barcos llegó a 62 y lograron capturas totales por 34.314 toneladas con un rendimiento promedio de 27,56 toneladas diarias. En la primera quincena los barcos se concentraron en la plataforma intermedia entre los 46º y 48º S al Oeste de los 62º O; luego se desplazaron al Este.

A partir de la semana 9, finales de febrero y principio de marzo, la flota, ya con 67 barcos, comenzó a capturar ejemplares del stock sudpatagónico con rendimientos excelentes, entre 28 y 30 toneladas diarias durante las tres primeras semanas. Pero en las últimas semanas de marzo comenzó a observarse una disminución en los valores promedio, lográndose capturas de entre 22 y 15 toneladas diarias. En los últimos días de marzo y primeros de abril los rendimientos descendieron a 5 toneladas diarias.

En el Área Adyacente a la Zona Económica Exclusiva, al sur de 44º S, desde enero hasta mediados de marzo (semana 12) según las estimaciones realizadas por el INIDEP, operaron hasta 260 buques poteros extranjeros; pero sobre las últimas semanas del mes el número de barcos se redujo a 205. Para la misma fecha se detectó la presencia de solo dos barcos al norte del paralelo de 44º S, lo que estaría indicando que la abundancia del recurso en esas latitudes no sería de gran interés por el momento.

En Malvinas se observó la presencia de unos 111 buques que comenzaron a operar en la semana 8 cuando ya promediaba marzo.  Si bien las relaciones con el gobierno de ocupación de las Islas han entrado en otra etapa y se ha hablado de volver a poner en marcha el acuerdo de cooperación en pesca, aún nada de eso ha ocurrido y se desconoce por el momento cuál fue el volumen de captura.

Desde el sector empresario han solicitado al Consejo Federal Pesquero la apertura anticipada del sector norte y cuando se reúna la Comisión de Seguimiento de la pesquería seguramente se dé curso a la autorización, dado que el INIDEP ya lo ha avalado a través del Informe 69 del año pasado.

En cuanto a la unidad de manejo al norte del paralelo de 44º que habitualmente se abría el 1° de mayo, permitiendo que la flota capture el stock bonaerense-norpatagónico, tras analizar los cambios en la distribución espacial, los investigadores afirmaron que podría adelantarse al 1° de abril, siendo que se “trata de calamares en madurez incipiente y avanzada que están migrando hacia el talud continental” y que se dirigirán “hacia aguas más profundas dificultando su captura por parte de la flota potera”, indica el informe.

Las esperanzas de esta corta temporada ahora están puestas en el norte, aunque la ausencia de barcos extranjeros en la zona hace dudar a los especialistas de que exista allí una abundancia importante de recurso. Lamentablemente nuestro “iluminado” subsecretario de Pesca, Tomás Gerpe, falló en sus predicciones: “Confío en que vamos a vivir una etapa de abundancia”, le había anticipado en noviembre de 2016 a la Agencia DyN, arrogándose dotes de clarividente y atreviéndose a dar incluso algunas consideraciones biológicas y ambientales.

Por supuesto los biólogos desmintieron esta afirmación y las conclusiones a las que había arribado de forma autodidáctica sobre los efectos de la Corriente del Niño en el recurso. Sería interesante que el Subscretario antes de hacer pronósticos se concentrara en resolver de forma concreta la reanudación las campañas de evaluación del INIDEP, algo para lo que no se necesitan poderes sobrenaturales sino mera eficiencia terrenal.

El STIA va al paro, pero la adhesión sería escasa

En plena temporada de langostino los trabajadores no arriesgarían a perder presentismo y producción. Y los empleados ‘eventuales’ saben que día no trabajado, es día no cobrado. El gremio no logra sumar adherentes a la huelga.

Cerrar