Mar del Plata, miércoles 26 de abril de 2017
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
19/04/2017
Los costeros ven un pantano que parece infinito

Parte de la nueva comisión directiva de la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera dialogó con REVISTA PUERTO sobre la coyuntura que atraviesa la flota, jaqueada por altos costos, bajo precio del pescado entero y restricciones para acceder al recurso.

Por Roberto Garrone

Sebastián Agliano tiene un año intenso. Armador del “Don José”, fue designado como miembro del Directorio del Consorcio Portuario y sumó más obligaciones en los últimos días: nueva paternidad y el desembarco a la Gerencia de la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera.

En principio REVISTA PUERTO había pautado con él la entrevista para repasar la coyuntura del sector y los desafíos de la nueva gestión al frente de la cámara que agrupa a 53 embarcaciones con asiento en el puerto marplatense, pero llega acompañado por integrantes de la Comisión Directiva.

Juan Alberto Greco, el nuevo secretario de la Asociación, es armador del Tritón I y el Gala. Leandro Moya, tesorero, armador del Júpiter. El diálogo se enriquece con más miradas de una situación que califican como crítica en un café del centro marplatense.

“El principal desafío es fortalecer a la flota costera, abarcar las inquietudes y preocupaciones. La asociación tiene 53 barcos, pero hay unas 300 embarcaciones costeras, entre cercanos, lejanos, más algunos fresqueros chicos. La intención es que se incorporen los que no están, que participen, que se logre lo que venimos pidiendo en este último año y que hasta ahora no se ha traducido en ninguna medida concreta”, arranca diciendo Agliano.

REVISTA PUERTO: ¿El principal problema es de costos o de acceso a los recursos?

SEBASTIÁN AGLIANO: Ambos problemas; confluyen diversos factores. Lo de los costos es muy importante. Lo que hace a la normativa también. Al sector le falta un sinceramiento como le falta también a la autoridad de aplicación.

RP: ¿Por dónde arrancarían?

SA: No podemos hacerlo porque llevamos un año de práctica con el nuevo gobierno y quemamos la ruta, hemos hecho casi 20 viajes y de las propuestas que hemos elevado ninguna ha tenido respuesta.

JUAN GRECO: Del acuerdo tripartito que hemos firmado el año pasado, lo único que se ha respetado ha sido la paz social. Después hay cuestiones de trabajo que no vemos en hechos. Respecto del tema ART, lo que se logró es que Provincia Seguros cotice y eso abarata entre un 2 y 3% lo que pagábamos.

LEANDRO MOYA: El combustible a través de la tarjeta Pactar Pesca representa un beneficio, pero no todos pueden utilizarlo ya que quien no tiene acceso al crédito no llega a recibirlo, o recibe muy poco.

JCG: Lo recibe el que tiene un poco mejor los números. Gran parte de nuestra flota no está ordenada y en términos de números, el que mejor está puede recibir ese capital de trabajo.

RP: ¿Por qué no aumentan los precios del pescado entero en muelle?

JCG: No hay demanda. Tenemos los mismos precios que hace dos años. Si tenés un ajuste del 30% entre 2015 y 2016 y un 20% entre el año pasado y el actual, de mínima tenés un 50% de aumento de costos. Eso evapora la rentabilidad, si es que había. Este sector se fue aggiornando en términos empresarios y no sabe si sus números son rentables.

SA: Un marinero de una embarcación costera gana en términos nominales menos que el año pasado. Y en el valor real, un 40% menos. La parte de un costero es menor al año pasado y te alcanza para comprar la mitad de lo que comprabas hace dos años. Tenemos migración de barcos y de recursos humanos, marineros que se van a otro lado.

LM: Un marinero de la flota puede ganar 12 mil pesos. Eso lo puede obtener manejando un remís y sin arriesgar la vida en el agua. Muchos se van a otra flota pero también muchos dejan el muelle. Es un fenómeno que vemos, como también el de filetear parte de la captura como extra. Algunos armadores lo hablan, otros no intervienen; es una situación delicada producto de la misma situación crítica que atravesamos.

RP: ¿Cuando se abra la jurisdicción nacional para pescar langostino serán muchos los barcos costeros que migrarán al sur?

SA: Los que tienen permiso se irán. Se especula que podrán ser 40 barcos, algunos más también. Otros podríamos ir a corvina al Río Salado, pero los números no dan. La zafra de corvina viene complicada.

JCG: Creo que también nosotros somos culpables de hacer un producto como el entero que si cambia alguna variable ya no podemos venderle a casi nadie. La corvina entera de más de un kilo, con la crisis de África, países que antes compraban ya no compran tanto por la caída del precio del petróleo. Salía algo a Brasil pero cuesta mucho. Hay otros mercados pero son chicos.

RP: ¿Y China no es una opción?

SA: A China lo manejan los actores chinos que hay en plaza. Si se reduce la demanda se reduce el precio internacional. Tenés un tipo de cambio estabilizado y en retroceso… es lógico que el pescado valga cada vez menos.

RP: ¿Piensan operar desde Quequén durante la zafra de anchoíta?

SA: El fallo judicial contrario a poder cambiar de puerto nos complica. Podemos hacer exclusivamente zafra, que es una locura porque tenemos permiso de pesca provincial y podríamos operar en cualquier puerto.

JCG: La búsqueda del recurso implica inversión, hacer combustible, víveres, armado de redes, etcétera y hoy no estamos en condiciones de ir a otra cosa que no sea segura, como el langostino. Que se llega por descarte, porque no hay otra especie rentable.

RP: Dicen que nada ha cambiado desde que amenazaron con realizar el ‘pescadazo’, en septiembre del año pasado. ¿La atención de las autoridades sigue siendo la misma que entonces?

SA: En septiembre fue la amenaza del ‘pescadazo’. Para esta época amenazamos con no salir a pescar pero terminamos saliendo. Hay veces que nos preguntamos si las autoridades nos entienden. Planteamos lo mismo que hace más de un año. Todo por escrito, punto por punto y salvo el tema de ART y la tarjeta Pactar Pesca, que fue un mérito de la Provincia, no vemos respuestas.

JCG: En septiembre aumentó el dólar, ya tenías medio año adentro. Con voluntad y el acuerdo tripartito y el dólar más caro, cambió el humor y así llegamos a fin de año. Hoy desapareció todo.

LM: Hay muchos barcos que están desapareciendo. Reformulación de permisos que esconden la desaparición de embarcaciones menores, primero fueron las lanchas de 400 cajones; los barcos de 700 cajones el año que viene y dentro de poco serán los de 1200 cajones. Si no protegemos para entrar en la sinergia de administración y administrados se hace complicado.

SA: Sí hay medidas de protección a determinadas flotas, vemos hoy en día provincias que adoptan medidas proteccionistas como Chubut… nosotros somos la única que trabaja el variado costero, y es la que más mano de obra tiene. Y estamos dejando que esa infraestructura se traslade. Traslados de unidades, cambios de titularidad de barcos, hacía rato que no había tanto movimiento, cambios de propietarios porque los números no cierran.

JCG: En cuanto a las autoridades, ya no vemos tanta preocupación. Fuimos hace un mes con la Dirección de Coordinación para manejar esta sinergia que le permita al sector acceder a medidas de fomento. La Provincia estaba trabajando en el fondo de reserva, esos 200 millones, pero todavía no vimos nada concreto.

SA: La intención es que la Cámara se maneje con un equipo de trabajo, una Comisión Directiva trabajando en equipo. Por eso decidimos dar el reportaje los tres. El desafío pasa por poder atender a los armadores que no tienen nada que perder y busca en la cámara la alternativa para poder seguir trabajando.

JCG: Hasta los mil cajones hoy no llega a ser un número razonable para poder vivir. Recibimos medidas de restricción de todos lados. De acceso a la costa, restricción de la veda de El Rincón, restricción de merluza de otoño, restricción de veda en la zona norte, de cartilaginosos, de condrictios. Estamos cercenados por todos lados. Y jaqueados por los precios. La mezcla de todo esto pone en riesgo a una parte de la flota, pero tiene mal a toda. La voluntad de migrar que hay en la flota costera antes no existía.

LM: En algún momento las autoridades nos miraron, pero en concreto no se hace nada. Todos coinciden en que el sector necesita una mano pero nadie hace nada. No podemos pagar un gasoil muy diferente al que pagan los uruguayos y hoy estamos en 13,30 pesos de contado, contra 9 pesos y pico de ellos.

SA: El acceso al caladero tiene una política distinta aunque tengamos autoridades comunes. Tenemos una Comisión Técnica Mixta pero ellos pescan corvina todo el año, no escucho veda uruguaya. Nosotros abrimos y cerramos. Ellos pescan todo el año a partir de una Captura Máxima Común.

RP: ¿Comenzaron a discutir paritarias?

SA: No hay mucho para hablar, la parte se actualiza con el precio del pescado, pero acá la variable de ajuste es justamente el precio del cajón. Nos sentamos en la mesa del Ministerio de Trabajo de la Provincia y no hay panorama de cómo revertir la situación para generar más trabajo. Cada vez hay menos capacidad para producir en las plantas.

JCG: La mayoría del mercado es dominado por empresas chinas, que todos sabemos que manejan otras variables.

RP: ¿Cómo se hace para sobrevivir en este contexto desfavorable?

JCG: Para el que está afuera, lejos del muelle, es difícil de entender. El pescador quiere seguir trabajando y llega un momento en que no podés parar porque si parás dejás de poder cumplir con la gente, con el proveedor de combustible, con los impuestos. Muchos no podrán afrontar los gastos, otros nos comemos el capital y las garantías. Es como un pantano donde vos querés pisar tierra firme. No hay posibilidades de quedarte quieto ni volver sobre tus pasos. Pero el pantano es cada vez más largo.

SA: La flota sigue trabajando, no sabemos cómo hacemos pero le metemos para adelante. Antes mi viejo me decía que con las zafras hacíamos la diferencia, cambiabas el auto, podías arreglar la casa. Ahora con la zafra apenas podemos seguir sobreviviendo.

LM: Hay cuestiones que podrían resolverse con un poco de sentido común. Merluza social para el sector costero; cuando se dan las zafrales, las pelágicas que son especies subexplotadas, no descontarlas del cupo del variado costero. Algo de lógica, de sensatez.

El éxito de los certificados de captura legal de FAO depende de los controles

La Organización acaba de aprobar las directrices internacionales sobre el sistema de documentación de capturas para evitar la pesca ilegal. Argentina cuenta desde 2015 con el certificado de captura legal para varias especies. Habrá resultados si se controla y se aplican sanciones.

Cerrar