Mar del Plata, domingo 20 de agosto de 2017
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
28/04/2017
Números oficiales de la pesca argentina

El Departamento de Economía de la Subsecretaría de Pesca presentó el informe de coyuntura económica que muestra un crecimiento en los desembarques del 41% y de las exportaciones del 15%. El calamar y el langostino embellecen las cifras finales, la merluza en caída.

Por Karina Fernández Fotos de archivo

La Subsecretaría de Pesca presentó los datos de desembarques del mes de marzo, en el acumulado del año muestran un crecimiento del 41,4% respecto de 2016, cifra fuertemente influida por el aumento en las capturas de illex. Los puertos en su mayoría registraron un mayor movimiento que el año pasado y la actividad de la flota, salvo los poteros que tuvieron una participación mucho mayor, se mantuvo estable. Las exportaciones también dieron un número positivo del 15% en toneladas exportadas y del 13% en dólares percibidos, siendo los crustáceos y los moluscos los responsables del alza, mientras que la merluza en cambio tuvo una fuerte caída, solo suavizada por un aumento del precio promedio, situación que se repitió en otras especies. En cuanto al destino de las exportaciones España sigue liderando, seguida por Estados Unidos que se destaca por la calidad de producto que requiere. Las importaciones de preparaciones de conserva de pescado, lamentablemente, siguen creciendo.

Los desembarques muestran un crecimiento interanual del 41,4% con 193.697,4 toneladas. El mayor crecimiento se generó en el calamar illex, un 235,6% con 73.193 toneladas descargadas hasta el 31 de marzo; el langostino con 34.932 toneladas aumentó un 64,5%, siendo las especies con mayor impacto en el número final. La captura de merluza en el stock norte tuvo un aumento del 1.708,7% y en la Zona Común del 2.327% pero el volumen no es significativo; hablamos de 3.394 y 5.553 toneladas respectivamente. En cambio la captura de merluza al sur del paralelo 41ºS cayó un 19,4% con 38.055 toneladas, ni siquiera la suma de las capturas en las otras dos zonas permite alcanzar los valores de desembarque de 2016 y 2015.

El desembarque de las rayas, especies protegidas por la legislación nacional, no disminuye. En relación al 2016 creció un 28,2% y el abadejo, otra de las especies complicadas desde el punto de vista biológico, aumentó un 40,7%.

Las especies que registraron las bajas más significativas en los desembarques fueron la corvina rubia con un 39,9%; la merluza de cola un 43,8% y la merluza hubbsi del Golfo San Matías un 97,2%; pero en este caso puede explicarse por la fiebre del langostino que vive Río Negro y que lamentablemente no tiene ningún control.

Flotas y puertos

En cuanto a la participación de las distintas flotas en las capturas, señala el informe un importante crecimiento en los poteros que pasaron de 20.454 toneladas en 2016 a 64.914 en 2017. Los fresqueros muestran un tímido repunte respecto del año pasado que no llega a las 1.000 toneladas y se mantienen por debajo de lo capturado en 2015. Los congeladores, en cambio, están apenas por sobre lo desembarcado en 2016 y la flota de rada o ría sigue disminuyendo su participación pasando de 5.641 toneladas en 2015 a 2.720 toneladas en lo que va de este año. Los congeladores tangoneros todavía no muestran movimiento: apenas se llevan descargadas 71 toneladas, similar a lo ocurrido el año pasado.

La participación por puertos exhibe un importante crecimiento en Mar del Plata que pasó de 70.117 a 99.013 toneladas, superando incluso los valores de 2015. Rawson, gracias a las buenas capturas de langostino, muestra el mejor de los últimos tres años con 32.108 toneladas desembarcadas y Puerto Deseado, seguramente por el aporte de los poteros, logró recuperarse pasando de 4.117 a 20.130 toneladas.  En Puerto Madryn también vienen teniendo un mejor año con un crecimiento de casi 4.000 toneladas respecto del año pasado cuando habían registrado descargas por 10.686 toneladas. San Antonio Oeste muestra desembarques por 2.397 toneladas, similares a los de los últimos dos años, que provienen exclusivamente del langostino. Comodoro con 4.341 toneladas y Ushuaia con 9.521 son de los pocos puertos que han experimentado una baja, aunque no muy significativa.

Exportaciones

Al 28 de febrero se llevaban exportadas 67.511 toneladas por 269.012.000 dólares, lo que equivale a un crecimiento del 15,6% y del 13,1% respectivamente en comparación con los valores de igual período en 2016. Los crustáceos y los moluscos fueron los productos que tuvieron mayores ventas: en el primer caso la suba fue del 7,6% y en el segundo del 321,6% en dólares; en cuanto al volumen, los crustáceos cayeron un 1,7% y los moluscos crecieron un 676%, diferencias que muestran un alza en los precios de los crustáceos y una baja en los moluscos, aunque luego no se ve reflejado en el análisis puntual. El pescado congelado cayó un 28,8% en volumen exportado y en similar medida en dólares; los filetes disminuyeron sus ventas un 8,7% en toneladas y un 12,7% en dólares.

Gracias a un aumento del precio promedio del 15,2%, se pudo morigerar en parte la caída en las ventas de merluza hubbsi: se exportó un 34,2% menos de toneladas e ingresó un 24,2% menos en divisas. La baja más importante correspondió a la presentación congelada en envases superiores a los 3 kilos.  Este aumento del precio, por otra parte, no se ve reflejado en el principal producto de exportación que son los filetes congelados en envases superiores a 1 kilo, que sufrió una caída del precio del 5,7%. En total se vendieron 10.249 toneladas por 26.539.000 dólares.

Las ventas de langostino crecieron un 2% en volumen y un 8,6% en dólares gracias al aumento del precio promedio en 6,5%; el número total fue de 23.042 toneladas por 142.991.000 dólares. El producto más vendido fue el langostino entero en cajas superiores a 1 kilo que tuvo una partición del 61,9% mayor en volumen que el año pasado y del 73,8% en dólares, gracias al alza del precio promedio en 7,4%.

Es notable el caso del calamar illex, que no tiene en el informe cifras comparables con el año pasado, que fue desastroso. Hasta el último registro del INDEC se llevaban vendidas 15.099 toneladas por 33.271.000 dólares con un precio promedio de 2.204 dólares la tonelada.

La merluza negra es una de las especies que ha disminuido sus ventas, un 58,4% en volumen y un 40% en dólares; también el abadejo, un 54,9% en toneladas y un 59,4% en dólares; la corvina cayó un 7,9% en volumen y un 24,8% en divisas; la centolla cayó en toneladas un 36% pero gracias a un fuerte aumento del precio, logró aumentar su recaudación en un 23,5%.

Entre las especies con saldo positivo está la merluza de cola de la que se vendió un 10,9% más en volumen y aumentó su recaudación un 12,8%; la vieira creció en volumen solo un 2,9% pero en divisas recaudó un 40% más, gracias a un fuerte aumento del precio; lo mismo ocurrió con las rayas, que debido a las prohibiciones para su captura a nivel mundial se vuelven atractivas en los mercados; una suba en toneladas vendidas del 5,5% generó ingresos 62,2% mayores en dólares.

Destino de las exportaciones. Importaciones

En el acumulado de los primeros meses del año, España vuelve a ocupar el primer lugar con 11.816 toneladas por 56.197.000 dólares. Estados Unidos por el volumen exportado (4.781 t) debería ubicarse en el cuarto lugar, pero el hecho de vender un producto de mayor calidad permite generar mayores ingresos, colocándolo por ese motivo en el segundo lugar con ventas realizadas por 35.668.000 dólares.  China con 8.713 toneladas generó ingresos por 29.668.000 dólares y Brasil con 6.270 toneladas 16.312.000 dólares, ocupando el tercer y cuarto lugar respectivamente.

Las importaciones muestran una baja en el volumen requerido por la Argentina del 4,1% pero un crecimiento en los dólares desembolsados del 6,5%; esta baja lamentablemente no se debe a una menor demanda de preparaciones en conserva de pescado, que sigue creciendo, en este período un 5,7% en toneladas y un 3,9% en dólares. Las conservas de pescado representan el 69% de todo lo que nuestro país importa en productos pesqueros.

La nueva sede de Prefectura de Madryn contaría con un helipuerto

Ayer presentaron el ambicioso proyecto de traslado de la PNA desde el muelle Piedra Buena al Storni. Constaría de dos etapas y requiere una inversión total de 210 millones de pesos. Además de fondos nacionales y provinciales les pedirán a aportes a las empresas pesqueras y a Aluar.

Cerrar