Mar del Plata, sábado 24 de junio de 2017
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
18/04/2017
Paritarias en punto casi muerto

No hay avances en la paritaria del SOIP y el SIMAPE para trabajadores de tierra y embarcados en Mar del Plata, cuando ya pasaron casi 60 días del vencimiento del acuerdo salarial 2015/2016.

El interventor del SOMU acepta lo que diga el gobierno y los marineros no tienen quien los represente.

Por Roberto Garrone Fotos de archivo

“En punto muerto. Hace 10 días que no nos reunimos”, dicen en el Sindicato Obrero de la Industria del Pescado en referencia a la negociación con CaIPA. “Hace bastante que no llaman”, resume un armador fresquero sobre la evolución de la paritaria de la Cámara de Armadores con el SIMAPE.

Entre ambos gremios representan a casi 5 mil trabajadores bajo relación de dependencia de una industria pesquera fresquera marplatense cada vez más resumida, agobiada por la suba de costos y el retraso del valor del pescado entero en muelle.

El acta de la actualización salarial del convenio colectivo de la paritaria 2016/17 de ambos sindicatos venció el 28 de febrero pasado y desde entonces reina el silencio. Después de abrir el expediente y designar paritarios a instancias del Ministerio de Trabajo de la Nación, la negociación parece estar estancada, mientras crece la expectativa de los afiliados que a medida que pasa el tiempo siguen perdiendo poder adquisitivo en sus salarios.

La única novedad que ha habido hasta ahora en el recibo de sueldo de los obreros del pescado fue la incorporación del 20% no remunerativo a los básicos y demás ítems del convenio del aumento del año pasado. El 15% restante que conformó el 35% se había incorporado el 1 de junio.

Hasta ahora la oferta de la Cámara de Armadores de Buques Fresqueros de Altura al SIMAPE es el 18% en cuatro cuotas, siguiendo la línea que bajó el gobierno como modelo para la negociación paritaria de los distintos sectores productivos, con la cláusula gatillo en caso que la inflación trimestral supere el 4,5%.

El SIMAPE solicitó por nota una actualización del 30% en una sola cuota, lo mismo que rubricaron los estibadores. Reconocen que es muy difícil que ese porcentaje pueda aplicarse desde marzo, aunque tratarán que sea la mayor porción posible.

El año pasado habían acordado el 30% en una sola cuota aunque recién en julio terminó como remunerativo y aplicando a los básicos y la productividad en el recibo de sueldo.

En el gremio de marineros aspiran a que la intervención del SOMU eleve el piso a un 25%. La intervención de los marítimos unidos había anticipado que aceptaba la propuesta del 18% en cómodas cuotas. En realidad  la primera cuota debería actualizarse al 6,1% que fue la inflación del primer trimestre según cifras oficiales.

La patronal no apuró ningún acuerdo a la espera de ver cómo terminaba la novela de los maestros. Al cierre de esta edición la gobernadora Vidal había citado a los referentes sindicales docentes y se especulaba con una “propuesta superadora” para ponerle fin a un conflicto que sumó varios días de paro.

En el SOIP en tanto aguardan también la resolución con los docentes pero manejan otras posibilidades. En el tablero de la paritaria están un par de casilleros por delante que los marineros.

Hay que recordar que el año pasado mientras se discutía el porcentaje final hubo un incremento “a cuenta de futuros aumentos”. Fueron dos cuotas de $1350 en marzo y en abril. No sería extraño que se aplique el mismo esquema aunque hay todavía algunos puntos por discutir.

En el SOIP adelantaron que este martes recién se producirá la primera reunión con la Cámara de la Conserva, sector que tampoco la está pasando muy bien, con caída de la producción, baja de ventas y aumento significativo de latas importadas.

Líneas espantapájaros para congeladores merluceros

Lo dispuso el Consejo Federal Pesquero mediante la Resolución 3/17 y busca mitigar la muerte de aves marinas durante la operatoria de levantar la red de pesca. Voluntaria hasta mayo del año que viene y luego obligatoria.

Cerrar