Mar del Plata, martes 30 de mayo de 2017
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
18/05/2017
Los datos sobre abadejo que presentó el INIDEP en la Comisión de Merluza

Desplome abrupto de las capturas a partir de la implementación de medidas restrictivas, caída de la biomasa según datos de campaña y desembarques compuestos en un 80% por juveniles. Ante estas cifras los biólogos recomendaron vedar los pozos de concentración para evitar el colapso.

Por Karina Fernández

Durante la reunión de Comisión de Merluza, las biólogas a cargo del Programa del INIDEP para la especie, presentaron una serie de datos históricos y actuales de la pesquería de abadejo, que es capturada como by catch por la flota fresquera. Las últimas evaluaciones han dado cuenta de su crítico estado, en sobrepesca del reclutamiento y riesgo de colapso. A partir de estos datos se recomendó aumentar las restricciones a su captura vedando ocho pozos en los que se registraron las mayores capturas de la flota y que estarían demostrando la existencia de pesca dirigida, a pesar de estar prohibida. El Consejo Federal decidió vedar solo seis pozos y esto generó el rotundo rechazo de la flota fresquera marplatense, que presentó mapas y propuso reducir el margen de la veda. Es por ello que el abadejo se trasformó en el principal tema de debate en la reunión sobre merluza hubbsi.

El INIDEP presentó el mapa de localización de altas concentraciones de abadejo, destacando su presencia en los cañones al borde de la plataforma, con alta densidad en verano dentro del Golfo San Jorge hasta los 200 metros –espacio y época reproductiva–  y en invierno sobre la plataforma hasta los 300 metros.

Desde 1980 las capturas fueron aumentando constantemente, con algunos picos muy altos en la década del 90, comenzando a bajar en 2007 y descendiendo drásticamente en 2013, luego de que se aplicaran medidas restrictivas. Esta es una especie que por concentrarse sobre el borde de la Zona Económica Exclusiva, es explotada también por Uruguay y España, entre otros países sin gran impacto.

Las capturas argentinas fueron siempre las más elevadas hasta 2016, cuando por primera vez España, la principal flota extranjera que lo captura (77%) fuera de la Milla 200, superó a nuestro país. La Argentina, que ostentó capturas de más de 35.000 toneladas, declaró 3.299 toneladas en 2016.

Pese a la reducción de las capturas generadas por la implementación de medidas restrictivas la población de abadejo no evidencia mejoras, según informaron los investigadores. Datos suministrados por las campañas de merluza muestran una reducción al 7,5% de la Biomasa Reproductiva de 1980.

En el año 2000 la Biomasa Reproductiva se había estimado en 100.000 toneladas, manteniendo cierta estabilidad por casi 10 años, pero comenzó a decaer nuevamente hasta alcanzar las 25.000 toneladas actuales.

En una discriminación por flota se observa que los fresqueros, la principal flota de la pesquería, aumentaron sus capturas hasta 2010; al año siguiente disminuyó su participación al mismo tiempo que los congeladores llegaban a las capturas más altas de su historia, pero desde entonces hasta 2016 ambas han caído. La fresquera, paulatinamente, un 74%; y la congeladora vertiginosamente en 2012 y 2013 hasta caer un 84%. La captura de los costeros siempre fue insignificante en proporción con los volúmenes de las otras dos flotas.

El abadejo es capturado por la flota merlucera fresquera como principal especie acompañante. Para la congeladora es su tercera especie en importancia y en la costera ocupa el octavo lugar.

El gráfico de desembarques muestra la disminución dramática de las tallas que hubo en los últimos seis años, llegando a 2016 con solo un 20 por ciento de adultos en los desembarques. Siendo una especie longeva con una talla de primera madurez de cinco años que además no tiene una alta fecundidad, no contar con adultos es un dato alarmante.

Recomendaciones del INIDEP

En primer lugar, se aconseja restringir los cupos de captura de abadejo por marea y mes en lo que resta del año, con el objeto de no superar los valores recomendados. Evitar la pesca dirigida con redes de arrastre y otras artes, en las zonas donde se concentra casi en forma exclusiva, como en los sectores denominados pozos de abadejo, hasta tanto se evidencien signos de recuperación. Ejercer el estricto control de la CMP, considerando que, además de Argentina, otros países capturan abadejo dentro de nuestra plataforma continental.

Controlar el subreporte de la especie en la estadística oficial, ya que el INIDEP avaló la posibilidad de que se haya incentivado dicho efecto como consecuencia de las medidas implementadas en los últimos años.

A través del cumplimiento de los cupos por marea se limitaría la captura de abadejo proveniente del sector aledaño a la veda de juveniles de merluza, entre 44º y 49º S y hasta los 200 metros durante el verano, época y el área de reproducción.

Reunión con capitanes

Los mapas aportados por José “Pipo” Ramaci, referente de la Cámara de Armadores, fueron analizados al día siguiente de la reunión en el INIDEP junto a los responsables del Programa Merluza y Fauna Acompañante. La Cámara pide que la veda se limite al ancho y largo de la grieta, permitiendo pescar en los alrededores. Los investigadores decidirán si la reducción de la veda puede o no impactar sobre el recurso.

Preocupación de los costeros de cara a la zafra de corvina

Los precios de venta del pescado en muelle no levantan, fuerte suba de costos en los puertos de la Bahía y desinterés de las autoridades por encontrar alternativas. “Si siguen estas condiciones no irá nadie porque será fundirnos pescando”, dijeron armadores reunidos en la Asociación de Pesca Costera.

Cerrar