Mar del Plata, viernes 21 de julio de 2017
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
18/05/2017
“Me vienen a vedar a mí donde estoy pescando”

Pipo Ramaci, representante de la Cámara de Armadores, propuso modificar las medidas de manejo de abadejo. También considera necesario modificar la veda de merluza y vedar el Golfo San Jorge y la Bahía de Samborombón. Al mismo tiempo reconoce que el sector pagó coimas para entrar en El Rincón.

Por Karina Fernández Fotos de archivo

José “Pipo” Ramaci, miembro histórico y activo de la Cámara de Armadores de Mar del Plata, habló con REVISTA PUERTO sobre la propuesta de modificación a las vedas de pozos de abadejo que recomendó el INIDEP y acaba de aplicar el Consejo Federal Pesquero. Descree del conocimiento científico y considera que estas medidas no protegen al recurso y perjudican a los armadores de la flota fresquera marplatense, aunque reconoce una buena predisposición de los biólogos a partir de la última reunión de la Comisión de Merluza para buscar medidas consensuadas. Durante la entrevista no ocultará su enojo con los investigadores, a quienes considera ‘vagos’; la Veda Nacional de Merluza es para él un ejemplo de ello y pide que se adopte un sistema de vedas dinámicas. Pero a la vez reconoce que pescan juveniles de abadejo de forma dirigida y que el sector que representa ha sido capaz de pagar coimas para acceder tanto a una cuota de merluza como para ingresar en el área de El Rincón.

Pipo Ramaci, propietario de la firma Augusta Megara, se inició en los años ochenta como armador y busca siempre hacer valer su conocimiento práctico por sobre el de los biólogos. Nos recibe en el despacho de reuniones de la Cámara de Armadores y nos da su definición de las medidas de manejo de abadejo sin necesidad de que medie aún una pregunta.

“Si quieren proteger el abadejo tienen que vedar todo el Mar Argentino; donde quieren vedar, nosotros pescamos merluza, por qué vedar ahí, porque hay una grieta en el mar… le agregan a la veda un 12 por ciento más.  El abadejo se cría por todo el Mar Argentino y me vienen a vedar a mí donde estoy pescando, donde estamos pescando ahora”, nos dice.

REVISTA PUERTO: ¿Por qué van a buscar el abadejo a las grietas si está prohibida la pesca dirigida?

JOSE PIPO RAMACI: Perdón… no está prohibida, tenemos que pescar solo un porcentaje, en esta época tenemos el 15 por ciento y lo podemos pescar.

RP: Cuando hacen pesca dirigida concentrándose en las grietas o pozos ¿no capturan más del 15 por ciento?

JPR: No sé, yo me limito a pescar lo que tengo en mi permiso, si alguno pesca más que lo denuncien.

RP: Entonces, ¿no es cierto que en un lance puede salir más de lo permitido por marea?

JPR: Sí puede pasar, puede llegar a salir, por qué no.

RP: Si hay una alta concentración, ¿para no seguir pescando abadejo, se corren?

JPR: Dónde quieren que me corra, yo voy a pescar ahí, ya me pusieron toda la veda nacional, cuánta veda me quieren poner. ¿Lo que quieren es que no pesquen más los barcos? No hay problema, que no pesque nadie pero que del INIDEP también se vayan, para qué los precisamos, los pescados se crían solos.

RP: ¿Por qué para usted no tiene sentido vedar los pozos?

JPR: Porque ahí no se cría el abadejo, no se protege nada ahí, ya me limitaron la captura, qué más me quieren vedar. Mi opinión personal es que las cosas no son como dicen ellos, ha caído la captura de abadejo por un montón de factores, entre ellos la gran veda, ahí nosotros dejamos de pescar pero estos señores no dijeron que habían dejado a los palangreros con permiso para matar durante años, también hubo sobredeclaración de abadejo cuando en realidad era merluza. La captura de abadejo se redujo, pero hay abadejo.

RP: Para evaluar, el INIDEP utiliza datos de desembarque y de las campañas de merluza y de calamar, además de las estadísticas de captura. En todos los casos se dio una disminución.

JPR: Yo nunca vi barcos del INIDEP haciendo campañas donde está el abadejo.

RP: ¿Cuál fue el planteo que le hicieron al INIDEP en la reunión de Comisión de Merluza?

JPR: Pedimos que los cuadrantes que se vedaron sean reducidos a la mínima expresión, así nosotros podemos pescar y si los hace felices vedar los pozos que los veden. Presentamos unos mapas en los que se ve que el pozo no ocupa más que 300 metros, si largo la red por afuera no agarro ningún abadejo, estimo que lo entendieron y ahora esperamos una buena respuesta. Pero esperamos una respuesta no solo para este tema sino para todos los temas; el año pasado, a pesar de tener cuatro viajes de merluza para hacer al norte, cuando según ellos se llegó a la captura máxima se cerró; pero en mi caso no habíamos hecho los cuatro viajes y había merluza y calamar. Nos tuvimos que ir al sur del 41 a colar agua y dejar que el calamar se muera. Queremos que en el futuro las medidas se consensúen, estamos en contra de las medidas unilaterales sin sustento científico.

RP: ¿Están pidiendo que se trabaje de forma más cercana a la flota como ocurre con el langostino?

JPR: Exacto, eso es lo que estamos pretendiendo, vamos a ver ahora si tenemos alguna respuesta positiva de esto, porque querrá decir que de alguna manera estamos por un buen camino. Considero que sí, fue una charla muy constructiva la que tuvimos, entendieron que no estamos pidiendo ninguna aberración, nadie quiere empeñar su futuro, los pescadores tienen que trabajar mancomunadamente con el INIDEP.

RP: Una forma de colaborar con la investigación que encontró el sector tangonero fue poner a disposición los buques para prospección e incluso para campañas de investigación. ¿Ustedes hicieron una propuesta de ese tipo?

JPR: Lo que sugerimos la vez pasada fue que le hagan ellos una propuesta a los barcos de la flota que están parados, que le paguen al armador el combustible, la tripulación y hacer estudios con esos barcos, si ellos no van ni para atrás ni para adelante, no tienen ningún barco que ande.

RP: Este sector no es afecto a apostar a la investigación, el sector tangonero financió la campaña de evaluación, no fue a costo del Estado porque entienden que la información es necesaria y no se cuenta con los medios.

JPR: Perdón… ellos me tienen que aportar a mí, no yo a ellos. Estamos fundidos, qué pretendés que aportemos a la investigación, no podemos sacar los barcos porque económicamente no nos cierra y me decís que aportemos para la campaña… Gracias a que aportan los tangoneros tenemos la flota que tenemos, empezaron con tres congeladores dentro del Golfo y ahora tenemos 70, de qué me están hablando…

RP: Otra forma de robustecer la información del INIDEP es con observadores a bordo, el Programa de Merluza hace años está pidiendo ampliar la cobertura…

JPR: Ellos todo lo solucionan con observadores, acá lo que tienen que hacer son campañas de investigación, en todas partes del mundo tienen un instituto fuerte de investigación, acá solo tenemos un instituto fuerte para el langostino. Lo único que les interesa es el langostino, vos fíjate que se dieron el lujo de contratar un barco para la campaña.

RP: No contrataron, una de  las empresas del sector puso a disposición el barco y todas se hicieron cargo del armado, el combustible y la tripulación. Esta posibilidad en el sector merlucero al parecer no existe. ¿También hay resistencia a embarcar observadores?

JPR: El problema es que no tenemos una legislación clara, si no tuviéramos tantos compromisos… como el Dejupa, que se inventó, se puso ahí y no sabemos para qué está pero está, lamentablemente no lo usa nadie, como tampoco usan el Disela. Si sacan el Dejupa yo posiblemente esté de acuerdo en que incorporen observadores. Desde que salgo estoy en infracción, si hacen una legislación que pueda cumplir, podemos seguir hablando.

RP: El INIDEP viene observando en los últimos años en los desembarques de abadejo en Mar del Plata un porcentaje muy alto de juveniles. ¿Ustedes ven una población sostenida por juveniles en la captura?

JPR: Un porcentaje hay.

RP: En Mar del Plata los desembarques están compuestos en un 80 por ciento por juveniles.

JPR: No debe ser así, si el capitán captura pescado chico le decimos que se vaya porque no nos sirve.

RP: ¿A partir de qué tamaño ya le sirve al capitán porque tiene valor comercial?

JPR: Para que le sirva al barco tiene que tener un tamaño de 40 centímetros, 45 centímetros si es posible.

RP: Todavía es juvenil.

JPR: No, 45 centímetros no es juvenil, ya tiene un filet importante.

RP: Pero el abadejo se reproduce por primera vez cuando alcanza una talla superior, por eso las medidas de manejo apuntan a preservar esta talla con el objetivo de que el recurso no desaparezca. ¿No hablaron de este tema con el INIDEP?

JPR: No, lo que nosotros expusimos es que están vedando una zona netamente merlucera. Yo anhelo seguir trabajando para beneficio de la especie, si ellos estudiaron que esto le va a hacer bien al abadejo en buena hora; pero que me dejen pescar la merluza.

PR: ¿Cómo ven ustedes la situación de la merluza?

JPR: En los dos últimos años hemos encontrado merluza que hace años no veíamos en tamaño y cantidad. Estamos pescando frente a San Antonio Oeste.

RP: ¿Cree que la veda ayudó a esta recuperación?

JPR: Seguramente, las pruebas están a la vista, antes pescábamos al borde de la veda lo que se escapaba. ¿Te parece que no dio resultado? Si a la gran veda le sumamos todas las vedas, es el 85 por ciento del Mar Argentino, tenemos el 15 por ciento para pescar, si no da resultado eso… Más restricciones no se pueden poner, lo que tienen que vedar es el Golfo San Jorge de por vida y la Bahía Samborombón, si queremos tener pescado. Tienen que reducir la veda, cerrar el Golfo y que los muchachitos salgan afuera a buscar el pescado.

RP: ¿No están de acuerdo con que se mantenga la veda de juveniles de merluza?

JPR: No estamos de acuerdo con las vedas geográficas, tienen que ser dinámicas.

RP: ¿Por qué no se llegó a eso?

JPR: Porque no quieren laburar, hay que trabajar para esto, es más fácil decir vedamos y chau. Lo mismo pasa con la veda de invierno de merluza en el norte, nunca hubo ni habrá merluza pero no nunca se revió. Ponen vedas geográficas porque no quieren laburar.

RP: ¿A quién se refiere cuando dice que no quiere laburar? ¿al INIDEP o a la administración?

JPR: Al INIDEP, la administración hace lo que le dice el INIDEP.

RP: ¿Le preocupa el traspaso de cuota de fresqueros a congeladores?

JPR: -A mí me preocupó cuando hicieron el sistema de cuotas y ya no puedo zafar, cuotificaron la merluza y después nos dijeron que por los metros no podíamos entrar a El Rincón, ni en la Bahía de Samborombón. Terminamos pescando anchoíta y la merluza que nos corresponde, nosotros entendíamos que iban a cuotificar todas las especies y el que tenía historia de cornalito pescaría langostino y el que tenía historia de langostino iba a pescar langostino; pero no sucedió gracias a la administración anterior, que se llenó los bolsillos cuando pagamos por los permisos.

RP: ¿Por cuáles permisos pagaron?

JPR: Por la cuota, pagamos. ¿O te crees que nos la dieron gratis? ¿o no sabías?

RP: Nosotros lo publicamos en su momento (Ver Hay ocho escenarios de cuotificación y sólo faltaría definir las coimas).

JPR: No sé… Yo tenía permiso para corvina y tuve que luchar para que me lo devolvieran porque me correspondía pero me lo sacaron; y también tuvimos que pagar para pescar en El Rincón.

RP: ¿Qué tuvieron que pagar?

JPR: Cuando nos sacaron fuera de El Rincón, los barcos que teníamos historia, acá, tuvimos que pagar todo.

RP: ¿Pagaron coimas, quiere decir?

JPR: Sí, pero no yo, todos. Que me digan que alguno no pagó.

RP: ¿Y para qué pagaban?

JPR: Para tener acceso al lugar donde ya pescábamos.

RP: ¿Pagaron para entrar a la veda de El Rincón porque no cumplían con los límites de la reglamentación?

JPR: Claro, hicieron una lista y dijeron ‘hasta tantos metros entran’ y el resto quedábamos afuera.

RP: ¿Ustedes nunca piensan que este tipo de medidas se toman para proteger a los recursos en pos de mantener la industria pesquera activa por muchos años?

JPR: La única manera, con tantos fierros en el mar, es una cuota de cada especie y que cada uno pesque lo que le corresponde a su permiso y ni un kilo más, cumpliéndolo todos. Pero eso no lo hacemos ninguno.

RP: ¿Pero qué tipo de medidas puede funcionar si no es una gran veda, cuando ustedes están dispuestos a pagar coimas para romper con las medidas de manejo?

JPR: Es la más fácil para los que estudian.

RP: Es la más fácil para manejarlos a ustedes, que rompen las reglas pagando.

JPR: Te rasco la olla –como decimos nosotros– al borde de la veda y es lo mismo.

RP: Parece que la veda es la única medida se ajusta a este sector.

JPR: Con estas medidas en algún momento los barcos más chicos van a desaparecer porque no podemos irnos a pescar al sur.

Los reembolsos podrían alcanzar a Bahía Blanca

La Nación aceptaría acotar el beneficio a la Patagonia para la pesca, lana y frutas. Legisladores bonaerenses comprometen apoyo si se incluye al puerto bahiense. Intensas negociaciones antes del 31 de mayo.

Cerrar