Mar del Plata, domingo 20 de agosto de 2017
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
17/06/2017
Un fallecido y nueve desaparecidos en el naufragio del barco Repunte

Lo confirmó a Revista Puerto el Prefecto a cargo del operativo en la ciudad de Puerto Madryn. Con un fuerte temporal que azota la zona del naufragio a 30 millas de Rawson, con vientos de 80 kilómetros por hora y sin luz, la búsqueda quedó suspendida hasta mañana.

  • Julio Guaymas.

  • Fabián Samite.

  • Silvano Coppola.

Por Karina Fernández

Ante la innumerable cantidad de versiones que circulan sobre el naufragio del barco Repunte, REVISTA PUERTO se comunicó con el Prefecto Mayor González de Puerto Madryn, a cargo del operativo, quien confirmó la existencia de solo dos sobrevivientes, un tripulante rescatado fallecido y nueve desaparecidos. El peor final.

Bajo un temporal que azota la Patagonia con vientos de hasta 80 kilómetros por hora, olas de más de seis metros y sin luz, caída la tarde se dio por suspendido el operativo de rescate hasta las primeras horas de mañana. El guardacostas y los barcos comerciales que colaboran en los operativos capean el temporal en altamar, mientras que el helicóptero esperará en tierra.

El naufragio se produjo a las 9:30 del sábado 17, a 30 millas de la costa de Rawson. En ese momento las comunicaciones entre tripulaciones de otras embarcaciones hablaban de olas de 8 metros; una hora después, al momento de ponerse en marcha el operativo de rescate, las olas llegaban a los 6 metros de altura.

La información tardó en llegar y los audios que las tripulaciones de otras embarcaciones dejaron trascender sirvieron, a lo largo del día, para mantener informados a los familiares, aunque por momentos la falta de chequeo generó confusión y más angustias. Las escenas vividas en altamar fueron desgarradoras; una de las balsas se rompió apenas tocó el agua, mientras que la otra nunca se abrió.

Con los salvavidas, los tripulantes debieron enfrentarse en el peor momento con olas de ocho metros y luego de casi una hora, cuando llegó a la zona el helicóptero de Prefectura, el mar embravecido dificultó el rescate. El frio y el viento fueron determinantes para el trágico final del naufragio.

Eran doce los tripulantes, todos oriundos de Mar del Plata con excepción de uno con residencia en  Puerto Madryn. La lista extraoficial de la tripulación completa del barco es la siguiente: capitán, Gustavo S{anchez; primer oficial, José Arias; Horacio Arala, jefe de máquinas; Silvano Coppola, primer oficial de máquinas; los marineros Nestor Paganini, Lucas Trillo, Claudio Islas, José Homis y los engrasadores Jorge Gaddi, Fabián Samite, Julio Guaymas y, por último, Isaac Cabanchik.

El Repunte es un barco de 32 metros de la empresa Ostramar, propiedad de Luis Caputo, un empresario que desde hace años mantiene sus barcos parados, haciéndoles reparaciones parciales que le permitan retener los permisos, ante los laxos requerimientos de un Consejo Federal Pesquero que sistemáticamente le renueva las justificaciones de inactividad.

El barco estuvo inactivo por tres años y el 15 de diciembre de 2016 el Consejo Federal Pesquero le otorgó la justificación de inactividad, cuando el propietario de la embarcación todavía no había terminado la revisión ni había renovado los certificados de la Prefectura.

Los propios marineros de la empresa Ostramar se quejaban meses atrás, ante la consulta de este medio, de que antes de volver a caer en el lapso de 180 días que se les permite estar inactivos, los barcos eran despachados a la pesca con el único objetivo de no tener que justificar nuevamente la inactividad.

Hasta ahora solo se habían lamentado pérdidas económicas para los vapuleados ingresos de los marineros, pero hoy la negligencia empresaria y de todas las autoridades competentes ha generado una enorme tragedia que enluta el domingo del Día del Padre en la industria pesquera.

Se hundió el pesquero Repunte

En la mañana de hoy el barco dejó de transmitir señal cuando se encontraba frente a Rawson; el último mensaje habló de ingreso de agua. La empresa dice que todos subieron a la balsa pero desde PNA no lo confirman. Angustia y hermetismo mantienen en vilo a la industria.

Cerrar