Mar del Plata, domingo 20 de agosto de 2017
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
27/07/2017
Hoy se pone en marcha “Vientos del Sur”

Es la cámara frigorífica construida en la ex Harengus en Puerto Madryn. Newsan y Pesquera San Isidro invirtieron 5 millones de dólares. Damián Santos dijo que es una muestra de cómo se puede recuperar una empresa, y anticipó que analizan reabrir la planta de procesamiento.

Por Nelson Saldivia

El Grupo Newsan y Pesquera San Isidro, dos empresas de capitales argentinos, se asociaron y hoy inauguran en Puerto Madryn “Vientos del Sur”, una cámara frigorífica con capacidad de almacenamiento de 2.800 toneladas.

La planta contará con tecnología de punta en procesos de gestión de stocks, lo que asegura una identificación automática de captura de datos que permite una mejor sistematización de inventarios y trazabilidad de los productos. A la vez, posee un sistema de racks que logra controlar de manera más eficiente la rotación de los productos almacenados.

Su capacidad de almacenamiento, en tres cámaras de frío a -25 grados centígrados, será de hasta 2.800 toneladas en esta etapa inicial, y podría ser incrementada a futuro.

El General Manager de Pesquera San Isidro, Damián Santos, puso de relieve que la habilitación de esta cámara es un ejemplo de cómo puede recuperarse una empresa que estuvo cinco años cerrada, y anticipó que junto a Newsan analizan, a mediano plazo, invertir en recuperar el sector de la planta de procesamiento de pescado.

Remate de barcos

“Para el grupo Pesquera San Isidro esto comenzó en 2012, después de la quiebra de Harengus. En primera instancia se subastaron los barcos y fuimos unos de los pocos oferentes de los cascos, porque eran buques sin permisos de pesca. En el remate nos quedamos con cuatro cascos, a pesar de que en ese momento era difícil apostar por la actividad, por el contexto del país”, rememoró Santos.

“A pesar de que los barcos se compraron a un precio que muchos pensaban que era accesible, fuimos muy pocos los que nos presentamos en la subasta. Dudábamos de hacerlo o no, y el gobierno provincial de ese momento nos pidió una ayuda ver si podíamos poner en actividad esos barcos y darle trabajo a la gente que había quedado desocupada; a cambio íbamos a recibir un aporte para recuperar los permisos perdidos, pero eso nunca ocurrió. Nos quedamos con los barcos sin permisos y con la gente”, explicó sobre cómo se sucedieron los hechos. En ese contexto, “tuvimos que salir a comprar permisos de pesca. Vender unos de los cascos y cambiar un barco que ya teníamos. Al final se cambió todo el plan original que tenía la empresa. Esa fue la primera etapa de este proceso”, relató a REVISTA PUERTO.

Segunda etapa

Asimismo, Santos puntualizó que lo primero era recuperar los barcos y los puestos de trabajo de la gente de mar. “Eso se cumplió, hoy tenemos tres barcos de la ex Harengus funcionando y damos trabajo a más de 50 personas que antes trabajaban en la empresa fallida”, destacó.

La segunda etapa, “es la que se inaugura ahora, que es la reconstrucción de las cámaras de frío, incorporando tecnología de punta; también está cumplida”, subrayó el ejecutivo de San Isidro.

Analizan reabrir la planta procesadora

Damián Santos anunció, sin generar falsas expectativas, que hay una tercera etapa en evaluación que es la reapertura de la planta procesadora. “Por ahora está en análisis, porque tanto nosotros como nuestros socios, participamos activamente en varias plantas. Estamos viendo si apostamos a una nueva inversión en recuperar la planta de la ex Harengus, o continuamos con las otras plantas con las que estamos trabajando”, indicó con cautela.

San Isidro es una empresa nacional, cien por cien chubutense. “Que a pesar de los contextos difíciles del país hemos salido adelante. Hoy tenemos más de 300 personas en forma directa, y somos una de las empresas del país que tiene uno de los mayores ingresos promedio por empleado”, destacó.

Política de asociación

La asociación con Newsan “tiene mucho que ver con la ideología de la empresa; San Isidro entiende que es arcaico pensar en una relación solo proveedor-cliente, ya no se puede pensar en que una empresa lo haga todo: pescar, procesar, comercializar. Por eso venimos realizando asociaciones hace tiempo con empresas de primera línea en el mundo”, describió Santos.

En la relación con Newsan, “hace cuatro años que trabajamos con ellos. Es una empresa que ha demostrado un gran compromiso con la pesca, y seguramente seguiremos invirtiendo juntos”, estimó.

“Hoy nos dedicamos más a ser armadores y colaboramos con plantas donde nosotros aportamos pescado. San Isidro tiene hoy ocho barcos propios, otros en asociaciones con otras empresas y ese es el punto que nos reconforta que muchas empresas quieran asociarse. Estamos actualmente vinculados a empresas de Japón, Italia y España”, contó Santos.

Ordenamiento del langostino

San Isidro tiene inversiones en los diferentes estratos de la flota de langostino, tanto en la flota de Rawson, como los congeladores y de pesca de altura, y también en las plantas de procesamiento. “Por eso, creemos que somos un actor que podemos opinar de la situación, y es que queremos que haya un ordenamiento”, sostuvo Santos, al mencionar que “nos parece bien que el INIDEP también advierta sobre la sobrepesca de langostino, y no seamos solo los de Chubut quienes planteamos esto, y se tome conciencia de que se necesita un reordenamiento”, insistió. “Entendemos que no puede haber normas que obliguen a un barco congelador tangonero a hacer cajas de 2 kilos y un máximo de cola, y que, al lado, haya un barco fresquero que pesca mucho más y que todo se termine haciendo cola. Eso provoca una desigualdad terrible entre las dos flotas, y una desigualdad en el criterio de la búsqueda, porque nos exigen buscar calidad, y al fresquero hace cualquier cosa”, comparó sobre las cuestiones que se deben corregir en la política de manejo del recurso.

Un punto de referencia

Después de 5 años que la ex Harengus estuvo cerrada, “con la apertura de Vientos del Sur, es una muestra de que las plantas se pueden recuperar, y se pueden recuperar las fuentes de trabajo, pero se requiere un poco más de apoyo del Estado”, consideró Damián Santos. Afirmó que “destinando la plata en subsidios, no le sirve, ni a la gente, ni a las empresas, y no ayuda a la recuperación. Siempre hay empresas serias que quieren invertir, y esta recuperación de esta planta, tiene que ser una muestra para todos: gobiernos, empresas y sindicatos, de que las cosas se pueden hacer bien”, planteó como referencia.

Finalmente, sostuvo que “vemos que, a partir de esto, hay una mentalidad distinta en la Secretaría de Pesca, que está buscando alguna solución definitiva para el tema Alpesca, y celebramos que Chubut siga luchando en el Consejo Federal Pesquero por un ordenamiento de la pesquería del langostino”.

Acusan a Vidal de enfrentar a trabajadores de la pesca

La mandataria bonaerense había dicho que los reembolsos eran perjudiciales para los empleos de esa provincia. “Esto no es una lucha entre trabajadores de Mar del Plata y los patagónicos”, le respondió Igon.

Cerrar