Mar del Plata, domingo 20 de agosto de 2017
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
25/07/2017
“Ricardo estaría marchando por sus compañeros”

Roxana es la viuda de Homs, el cocinero del Repunte, cuyo cuerpo fue rescatado por Prefectura. No trabaja y quedó a cargo de sus siete hijos. “La última vez que hablamos estaba contento”, se consuela.

Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

Roxana habla en un tono monocorde pero cuando sus palabras llenan el espacio de esta cocina, living, comedor, todos hacen silencio. Todos son Brenda, su hija mayor de 21, y su beba de casi un año; Bruno de 17, Celeste de 14, Lucía de 12 y Ailén de 6. Faltan Marcos, de 23 e Ignacio, de 19, pero nadie duda que harían lo mismo.

La esposa de Ricardo Homs, cocinero del Repunte, transmite una paz interior que contrasta con los prejuicios con los que toqué timbre en esta casa del fondo de un PH, en Punta Mogotes. Madre de siete hijos que acaba de perder a su marido, único sostén económico de la familia, que iba en busca de una oportunidad y terminó entre las víctimas del naufragio.

“Él no está más con nosotros, pero siento que nos acompaña y me ayuda a enfrentar un montón de cosas”, dice Roxana, sentada a la mesa. A su lado, un retrato de Homs lo muestra como lo recuerdan todos: con un mate en la mano y una sonrisa franca dibujada en su rostro.

“Ricardo era mucho de ocuparse de los demás; conociéndolo, él estaría concurriendo a las marchas. Por eso voy yo, más allá de que su cuerpo apareció y pudimos darle sepultura, porque él haría lo mismo, estaría pidiendo que siga la búsqueda para que traigan a sus compañeros”, afirma Roxana, acompañada por una vecina, abogada, que la ayuda a presentar todos los papeles que pide la aseguradora.

La ART de Ostramar es Consolidar y desde la aseguradora ya le enviaron una carta a Roxana solicitándole distintos papeles para activar la indemnización por fallecimiento. Un amigo pasó ayer para aclararle que la empresa había hecho mal las cuentas y de las dos mareas a langostino que le liquidaron, tenía un saldo pendiente para cobrar.

“Hacen los recibos dibujados, todos iguales”, cuenta la amiga abogada, que se mantuvo de pie durante la charla. “Siempre fue Ricardo el que se encargó de estas cosas, cuántos pescaditos pescaban, los descuentos…”, cuenta su esposa, que aquella mañana del 17 de junio ni bien se enteró de que el Repunte había tenido “un problemita”, enfiló para Prefectura.

“Me llamó la hija mayor de Ricardo; su suegro es maquinista de los barcos de la empresa. Menos por Prefectura y los dueños, todos nos enteramos por otro lado”, confiesa Roxana, que mantiene una amistad con las familias Islas y Cabanchik. “Éramos de juntarnos, de compartir momentos juntos”, rememora.

La historia de Ricardo también está marcada por la necesidad de embarcarse, de ganar continuidad para hacer frente a las necesidades que tiene una familia numerosa. Hacía 32 años que navegaba y los últimos 7 los había pasado como tripulante de Ostramar.

Se embarcaba en el Santa Ángela, pero cubría relevos en los otros. Estaba cansado de esperar que los barcos se arreglaran para salir. Cuando surgió la posibilidad de hacer la temporada de langostino en el Repunte no lo dudó. “Tengo que hacer la diferencia”, rememora Roxana, que elige quedarse con el entusiasmo con que lo escuchó la última vez que hablaron.

“Había terminado la primera marea, estaba contento porque habían pescado mucho. Su ilusión era hacer la temporada para que a nosotros no nos falte nada. Teníamos muchos planes, los 15 de Celeste…”, Roxana la mira y por primera vez se le iluminan los ojos. Le extiende la mano y su hija extiende la suya.

“Yo nunca trabajé; siempre me dediqué a la casa, a cuidar los chicos… no sé cómo seguirá la vida para nosotros pero sí que estaremos todos juntos. Como a Ricardo le hubiese gustado”, dice Roxana y vuelve a mirar el retrato apoyado sobre la mesa.

El 2 de agosto insistirán por los reembolsos

Senadores patagónicos volvieron a solicitar sesión especial. Cambiemos impidió que la oposición derogue el polémico decreto de Macri. Es difusa la estrategia del Frente para la Victoria en el Senado, lo que podría volver a dejar sin tratamiento a la medida.

Cerrar