02/03/2009
Así habló Luchini de la acuicultura

La Directora Nacional de Acuicultura movilizó, con sus desafortunadas declaraciones, a todos quienes tienen que ver con la producción acuícola en el país.

391_2c

Por KARINA FERNÁNDEZ | Fotos de GUILLERMO NAHUM

Mientras preparaba las notas sobre la estación de Maricultura del INIDEP, una batería de declaraciones desafortunadas de la Directora Nacional de Acuicultura en la página web tierramerica.com movilizó a todos los que tienen algo que ver con la producción acuícola en el país.

En la nota publicada y reproducida por otros medios, la funcionaria Laura Luchini dice que “Algunos gobiernos provinciales alientan esta actividad, pero nuestra tarea es hacer que la gente ponga los pies sobre la tierra», afirmando además que en la Argentina no se justifica su promoción industrial y recomendando fomentar la pesca responsable en mares y ríos que aún tienen una rica biodiversidad.

Desde hace un tiempo la relación de los productores y algunos especialistas acuícolas con la autoridad nacional no atraviesa por su mejor momento, lo cual quedó claro en la Expopesca. Por primera vez en una feria de pesca, la acuicultura tuvo un lugar protagónico y la Dirección Nacional brilló por su ausencia en concordancia con los humores de la Presidente, enemistada con Clarín y Nación, organizadores de la feria. En aquella oportunidad los productores reclamaron apoyo de la administración nacional y lamentaron no ser acompañados con políticas estratégicas para el desarrollo de la actividad.
Con este clima, las declaraciones de Luchini cayeron como granizo en plena cosecha. Sin embargo, cuando entrevistamos a la funcionaria dijo que en realidad esas respuestas las había dado en otro contexto, no en el que fue publicado, y que fue mal interpretada: “Si yo pensara así, no tendría nada que hacer en este puesto”. Confiando en que lo que decía era cierto – para los funcionarios los periodistas siempre entendemos mal aunque citemos textualmente– decidimos darnos la oportunidad de saber entonces qué pensaba realmente del desarrollo acuícola en la Argentina.

PUERTO: ¿Considera desmedido el apoyo de las provincias a la acuicultura?

–Me parece muy bien que las provincias apoyen el desarrollo de la acuicultura pero también deben procurar la pesca responsable en el mar y en los ríos. Las dos cosas se pueden hacer. Nosotros apoyamos a las provincias con talleres y con documentos a través de la web, principalmente para los técnicos.

PUERTO: ¿Es posible el desarrollo a escala industrial de la acuicultura en el país?

–Sería fantástico, el problema es que no hay inversiones importantes, apenas dos. Lo que más avanza es la agroacuicultura.

PUERTO: ¿Qué quiso decir con eso de que su función es hacer poner los pies sobre la tierra a la gente?

–Pies sobre la tierra cuando la gente es entusiasmada por asesores, no por los gobiernos provinciales. Acá llega todo el tiempo gente a la que le recomendaron hacer cultivos en lugares equivocados con especies equivocadas.

Otro tema que subyace en la nota es la imposibilidad de desarrollar esta actividad por el tipo de costas abiertas que tenemos en nuestro país. En este punto la funcionaria considera que es realmente un escollo, sobre todo porque los pocos lugares protegidos son declarados por las provincias como áreas marinas protegidas. Sin embargo Luis Portaluppi, presidente de la Asociación Argentina de Acuicultura, consideran que estos conceptos son arcaicos: “Es lo mismo que pasaba con el petróleo hace 40 años, se sabía que había petróleo bajo el agua pero todos decían que no se podía ir a buscarlo. Hoy hay plataformas en todos lados”; y considera que el verdadero inconveniente está dado por la falta de apertura e integración con otras ramas de la ciencia: “Hay que saber gestionar. En el mundo las barreras tecnológicas ya no existen”.

Tanto la asociación como diferentes productores que tuvimos oportunidad de escuchar en la feria, resaltan la falta de apoyo nacional, algo que la funcionaria niega rotundamente: “Cuando los productores dicen que no tienen apoyo en realidad están diciendo que no tienen créditos”, afirma. Aunque tal extremo podría ser considerado seriamente como falta de apoyo real al crecimiento, no es evaluado de la misma forma por Luchini.

Para Portaluppi la falta de apoyo se traduce en la inexistencia de planes de investigación y de producción: “No existe una estrategia de desarrollo, no se ha abierto a incorporar especialistas de otras carreras que podrían ayudar a solucionar muchos inconvenientes”. Sin embargo la autoridad nacional delega esta responsabilidad en las universidades y en las provincias que considera están muy desorganizadas.

La aclaración sobre las declaraciones publicadas en otros medios puede llegar a apaciguar los ánimos; pero no será lo suficientemente convincente como para que el sector deje de pedir una renovación de autoridades, algo que muchos creen necesario después de más de una década de la misma persona en el cargo.

La directora reconoce que lo que realmente es viable en nuestro territorio son los moluscos; sin embargo, todos sus esfuerzos están puestos en la zona norte del país, a tal punto que incluso me comentó con alegría la posibilidad concreta de hacer acuicultura en Jujuy. Yo le iba a preguntar si de merluza peluda salivadora –les recomiendo el cuento de Valerio Zulueta “Los cien días del Sequeira”, Revista 12–. Lo tendría que haber hecho.

Quizás lo que esta señora no ve es lo que está pasando de Capital Federal para abajo. Trabaja mucho como hemos visto en pacú, en el NEA y el NOA, pero desde donde está la posibilidad más concreta de desarrollar la acuicultura, le están diciendo que no tienen apoyo, que falta estrategia, investigación y desarrollo. Es notable, sobre todo cuando el subsecretario que mayor apoyo le dio en su gestión, como ella misma dice, fue Gerardo Nieto. Veremos qué pasa ahora con Yauhar, aunque los pingüinos tienen una característica común, que a la vez es muy peronista: la verticalidad. Así que si la política estatal es no desarrollar la acuicultura o no invertir en su crecimiento, todo seguramente seguirá como hasta ahora.