04/03/2009
Panorama de la pesca mundial

En el día de ayer y en el marco de la Reunión de los Estados miembros del Comité de Pesca dependiente de la FAO, se presentó el nuevo informe del Estado mundial de la pesca y la acuicultura, que publica la ONU. El eje central fue el cambio climático.

65_2c

«Muchas pesquerías están siendo explotadas al límite de su capacidad productiva. Resulta preocupante analizar los efectos que el cambio climático podría tener sobre los ecosistemas oceánicos y su supervivencia», afirmó Kevern Cochrane, uno de los autores del informe.

Este documento da una detallada información sobre la situación mundial de los recursos pesqueros, el escenario de la acuicultura, estadísticas de producción y consumo. Pero principalmente se hace hincapié en las prácticas pesqueras responsables que los países debieran aplicar para hacer frente al grave problema que puede generar el cambio climático, sobretodo en pesquerías que están siendo explotadas en su máximo potencial.

El dato más impactante por supuesto es el del estado de los recursos. El 80 por ciento de las poblaciones mundiales de peces sobre las que se dispone de información han sido registradas como plenamente explotadas o sobreexplotadas. Los autores del informe sostienen que es probable que ya se haya alcanzado el potencial máximo de pesca de captura de los océanos del mundo. El 19 por ciento de las principales poblaciones comerciales de peces marinos analizadas por la FAO, están sobreexplotadas, un 8 por ciento están agotadas y un 1 por ciento se está recuperando de este agotamiento. Identifican como uno de los generadores de esta crítica situación la combinación de demasiadas embarcaciones y tecnologías pesqueras sumamente eficaces, algo de lo que en nuestro país sabemos largamente. Para los firmantes del SOFIA –nombre del documento por sus siglas en ingles- los países a la hora de abordar este asunto han sido bastante ineficaces: “sólo se ha progresado de forma limitada en la incorporación a la pesca de un enfoque preventivo y basado en el ecosistema, eliminando las capturas incidentales y los descartes, regulando la pesca con redes de arrastre y enfrentándose a la pesca ilegal».

Consideran que esta situación de los recursos sumada al cambio climático amenaza la sostenibilidad de la pesca de captura y el desarrollo de la acuicultura, dado que se están llevando al extremo las presiones sobre los recursos naturales y los ecosistemas. Ya que algunas comunidades dependientes de la pesca se hallarán ante una menor disponibilidad de peces, mayores costos de producción y menores oportunidades comerciales, situación en la que nuestro país puede sentirse bastante identificado.

NUEVAS ESTADÍSTICAS DE PRODUCCIÓN

La producción total de la pesca mundial alcanzó un nuevo máximo de 143,6 millones de toneladas en 2006 (92 millones de toneladas de la pesca de captura, 51.7 millones de la acuicultura). De este total, 110,4 millones de toneladas fueron empleadas para consumo humano, mientras que las restantes fueron destinadas a usos no alimentarios.

El aumento de la producción tuvo lugar en el sector de la acuicultura, que aporta actualmente el 47 por ciento de todo el pescado destinado al consumo humano. La producción de la pesca de captura se ha estabilizado y no se espera que aumente por encima de los niveles actuales.

Ante esta situación consideran que si la producción total ha de seguir el ritmo de una población mundial en crecimiento, y dada la elevada probabilidad de que la pesca de captura se mantenga estancada, el crecimiento futuro deberá proceder de la acuicultura. Sin embargo sostienen que debe irse hacia otro sistema de cultivo, dado que los organismos modificados genéticamente son motivo de controversia, la propuesta es la acuicultura multitrófica integrada, que promovería la sostenibilidad económica y medioambiental.

LA PESCA Y LA CRISIS MUNDIAL

La crisis mundial y la fluctuaciones de los precios de los alimentos y la energía, están teniendo sus primeras repercusiones sociales y económicas, esta situación como todos sabemos ha afectado el precio de los pescados, produciendo un contracción en la demanda. Sin embargo los especialistas sostienen se espera que, a largo plazo, la demanda mundial de pescado continúe creciendo en concordancia con lo que viene sucediendo en los últimos decenios. Las exportaciones mundiales de pescado y productos pesqueros alcanzaron los 85 900 millones de dólares estadounidenses en 2006.

Trabajar por la sustentabilidad de la pesca no tiene sólo implicancias biológicas, sino económicas y sociales, dado que se calculan en 520 millones de personas, es decir, el 8 % de la población mundial, los que dependen de la pesca para su bienestar, ya sea como fuente de proteínas, de ingresos o de estabilidad familiar.

CHINA, UN CASO APARTE

En ningún caso se tiene en cuenta para la elaboración de las estadísticas el caso de China, ya que escapa a todos los parámetros de crecimiento. China continúa siendo, y por mucho, el mayor productor, su producción pesquera registrada en 2006 ascendió a 51,5 millones de toneladas (17,1 y 34,4 millones de toneladas derivadas de la pesca de captura y de la acuicultura, respectivamente), lo que, según las estimaciones, proporcionó un suministro interno para la alimentación humana de 29,4 kg per cápita, así como otras cantidades para la exportación y para fines no alimentarios.

SELLOS DE CERTIFICACIÓN

La recomendación que los popes intelectuales de la pesca han hecho con relación a los sistemas de normas y certificación privados, que han alcanzado un gran protagonismo en los últimos años, dada las exigencias y preocupación por la salud humana de los consumidores, ha sido que más allá de rastrear el origen de los productos y asegurar su calidad e inocuidad, debieran comenzar a centrarse en las condiciones ambientales y sociales, ajustándose a los marcos internacionales destinados a promover normas con base científica. Es decir que la sustentabilidad biológica y social debería tener suma importancia para lograr certificar una pesquería. Recordemos que en el pasado se han certificado pesquerías que al poco tiempo colapsaron.

Para acceder al informe completo puede visitarse la Sección Biología de esta página Año 2009, previa acreditación.