03/03/2009
Por ahora, sólo promesas

Los obreros de las firmas Neptuno y Poseidón siguen esperando una solución para su crítica situación. El gerente de Pescapuerta Argentina, Ventura Lafuente (foto), habló con PUERTO sobre la posibilidad de que esa empresa incorpore al personal despedido.

60_2c

La justicia ha fallado a favor del embargo de las maquinarias de la firma Poseidón, perteneciente al grupo Viera, motivo por el cual los ex empleados de la mencionada empresa se mantienen en guardia custodiando los bienes. En el momento en que la venta se lleve a cabo, los obreros podrán cobrar lo adeudado; pero no se modificará su situación de desocupados. Las esperanzas de volver a tener un empleo digno están atadas a una decisión que escapa a las posibilidades de la gobernación de Chubut.

Las empresas Pescapuerta y Pereira han aceptado incorporar al personal despedido, bajo la condición de hacer uso de los permisos de Neptuno y Poseidón, pero como si éstos fueran nuevos, para evitar eventuales problemas judiciales. También solicitan, como condición sine qua non, que el permiso de langostino al que accederían posibilite la pesca en aguas de Santa Cruz.

El nivel de expectativa que esta posibilidad ha despertado en los obreros ahora desocupados es muy alto; y aunque los dirigentes sindicales como Oscar Hughes ya dan por seguro que el 80 por ciento de los obreros serán reubicados, lo cierto es que todavía no hay nada concreto.

Con respecto al número de personas que recuperarán su fuente laboral, Ventura Lafuente, gerente de Pescapuerta Argentina, dijo a PUERTO que “todavía no sabemos cuál es el número de personas de las que nos haríamos cargo, pero nosotros tuvimos conversaciones con los gobiernos provincial y municipal, para hacernos cargo si no de todos, de la gran mayoría de operarios de Neptuno y Poseidón. Pero necesitamos una contrapartida para mantener a esa gente: en el acuerdo estaba un permiso de tangonero y pedimos que fuera con acceso al convenio, es decir que podamos entrar a pescar en Santa Cruz, porque es la única manera de trabajar todo el año. Esto está dentro de la posición que siempre tuvimos: que el Convenio del Golfo vuelva a ser el que era, en el sentido de que el Golfo tenga una administración única, lo que sería una ventaja biológica y económica. Por lo tanto, para mantener a las personas que quedaron desempleadas hemos solicitado que se cumpla con ese requisito.”

P: –¿En qué etapa de las negociaciones se encuentran?

VL: –Esto está en manos de la provincia. Nosotros pusimos condiciones para que la incorporación del personal fuera viable; en el pasado ya tuvimos una experiencia con la gente de SMS, que la incorporamos a la planta y al hacerlo tuvimos mucho cuidado y fue exitoso, la gente sigue trabajando. Lo que buscamos es que el valle de producción que tenemos en invierno suba un poco, sea menos pronunciado, para poder mantener a la gente todo el año. Tenemos 120 trabajadores de planta en relación de dependencia pero este número aumenta al doble en temporada, con personal eventual. Por lo tanto para mantener la gente durante todo el año, necesitamos materia prima. Sabemos que la materia prima nunca va a ser la suficiente, entonces un tangonero…

P: –Pero con un tangonero no se soluciona el tema de la materia prima…

VL: –Pero sí en lo económico. En temporada necesitamos toda la gente, lo que nos falta es mantenerla en los meses de invierno, vamos a procurar tener un poco más de materia prima y el resto lo vamos a subvencionar con el tangonero. Que es como estuvieron funcionando las plantas hasta ahora. Cuando rompieron el convenio, esta situación se resquebrajó.