02/03/2009
“Quedan dos empresas”

“De seis empresas, sólo dos desarrollan actividades”, declaró Daniel García, presidente del Consejo Municipal Pesquero de Rawson.

43_2c

Por SILVINA CABRERA

“De seis empresas sólo dos desarrollan actividades y con un bajo nivel”, declaró Daniel García, presidente del Consejo Municipal Pesquero de Rawson, quien fuera Subsecretario de Pesca de la Nación durante la presidencia de Eduardo Duhalde.

Para García los caladeros están casi terminados porque hay una excesiva explotación de los recursos a la cual nadie pone límites y sumado a la caída de los precios internacionales conforman dos detonantes muy difíciles de revertir.
Consideró que también hay otros parámetros que amenazan al sector como “los incrementos de insumos, fletes y gastos portuarios vinculados a la desaparición de los reembolsos por puertos patagónicos, una norma legal equilibrante que, con acertado criterio, se orientaba a la promoción del comercio internacional cuya restitución el gobierno provincial está gestionando.

El presidente del consejo ve con preocupación que este año se haya presentando tan complicado para la actividad pesquera en la Capital Provincial, de las seis empresas que están en condiciones de producir sólo dos están desarrollando actividades con un bajo nivel: “Hasta hace poco había tres empresas en actividad: Conarpesa, Ibespesca y Flota Amarilla pero esta última está parada porque a los empleados no se les ha abonado sus sueldos”, y con desaliento expresa que desconoce cuándo volverá esa fábrica a trabajar.
Sostiene que para salir de la crisis se debe trabajar sobre el marco normativo que marca la Ley Federal de Pesca, “se debe iniciar un proceso donde se discuta a fondo cómo aplicar esa ley y para eso se debe abrir un ámbito de discusión muy profundo y mientras esto no se produzca, todos los años tendremos penurias”.

PUERTO: ¿El cupo social pude servir para algo en estas condiciones?

–El de este año ya se utilizó y el cupo social está otorgado. Sobre las 7 mil toneladas que le entregaron a los de la costa de Chubut le agregaron unas 1200 tn del cupo social que establece la ley de pesca para morigerar cuestiones sociales. Al haber una abrupta caída del cupo no alcanza para sostener la cantidad de empleo que se ha generado en base al recurso merluza. Si le agregamos el desaliento del calamar con la disminución de precios, el cuadro es preocupante. Son tiempos de ir preparando el marco de una próxima situación.
No se puede pensar que las condiciones de preocupación que existe actualmente por el riesgo de la preservación del recurso tendrán que permanecer en el tiempo de forma indeterminada. El área de veda se volvió a extender para preservar la especie pero sino se toma una medida sobre cómo se definirá la aplicación de la ley estamos condenados a marcar ciclos donde la única manera de preservar el recurso serán los cupos disminuidos y áreas vedadas extendidas y estas no son las condiciones para estimular la inversión, la capacitación, la innovación y el desarrollo tecnológico.

PUERTO: ¿Qué se puede aportar frente a una situación tan crítica?

–Lo que podemos aportar en lo inmediato más allá de apoyar algunos reclamos, es tener una política pesquera que genere condiciones de previsibilidad como piden las empresas que tienen muy buen nivel de producción y trabajo.
En este momento, como está la situación pesquera hay que definir el marco principal y no tengo duda que se debe analizar el articulo 27 de la Ley Federal de Pesca y empezar toda la discusión dentro del núcleo central, esto es lo que ordenaría la discusión, porque para ordenar el sistema se debe ordenar la discusión y tener en cuenta el marco normativo. Pasar de un sistema provisorio, donde cada año varia de acuerdo a las distintas circunstancias a uno consolidado y aceptado por el conjunto, sería la mejor manera de encausar el sistema pesquero.

PUERTO: ¿Entonces la ley no se cumple?

–No en profundidad, hay una aplicación provisoria sobre la asignación de capturas y empleos a través de la capacidad de bodega para el cupo provisorio que se otorga por buque. Se va sobrellevando una situación por el carácter provisorio pero cuando se profundiza hay diferencias importantes. Es importante destacar que en el artículo 27 se tiene en cuenta que para la asignación de cuotas individuales lo que importa son los productos elaborados, empleo generado y valor agregado, estos tres puntos son los que definen la inversión. Está demostrado en la práctica que sólo se optimiza estas variables en base a la inversión, no se puede generar un valor elaborado sin una sostenida inversión en tecnología.

PUERTO: ¿Qué debe hacerse con el artículo 27?

–Hay que trabajar en este articulo de la Ley Federal de Pesca porque prioriza determinados parámetros como la cantidad de mano de obra ocupada, la inversión realizada, los productos elaborados y los antecedentes de las sanciones aunque esta última no debería estar como uno de los parámetros porque no contribuye a la definición de los aspectos centrales que son la generación de empleo, producción y el valor agregado que es lo que representa la inversión.
El artículo 27 genera condiciones de competitividad no sólo por la generación de recursos de exportación, sino por la preservación del recurso y priorizando los ítems antes mencionado, lo que significa un mayor rendimiento porque se buscaría la forma de obtener mayor cantidad de productos elaborados utilizando la menor materia prima.

PUERTO: ¿Qué otras modificaciones considera prioritarias?

–Debe analizarse con todos los sectores gremiales la reglamentación de la Ley Provincial de Pesca, porque ha quedado pendiente la valorización de algunos parámetros que permitan calificar a los proyectos pesqueros y de acuerdo a la calificación las empresas pueden tener por más tiempo los permisos”.
Se trata de uno de los artículos de la Ley 5639 relacionado a la calificación de los permisos que tiene parámetros principales y aspectos adicionales para que las empresas puedan seguir teniendo en el tiempo los permisos y aquellas que mejor califiquen puedan ser premiadas con cuatro años de permisos prorrogables y que no tengan que estar todos los años pendiente de las variables.

INEQUITATIVA DISTRIBUCIÓN DE CUPOS

García recordó que en el año 1998, en medio de la peor crisis del principal recurso pesquero del caladero nacional, se otorgaron 16.500 toneladas a la Flota Costera de Chubut cuando la cantidad de 180 mil toneladas se fijo como Captura Máxima de la Flota Pesquera Nacional.
También señaló que en el año 2004 se otorgaron 12 mil toneladas y fue declinando progresivamente hasta el 2008 en el que se otorgan 7.226 Tn a la Flota Costera Provincial, además de una insignificante cantidad de 1200 Tn como cupo social, en el contexto de las 270 mil toneladas de captura máxima permisible total para la biomasa de merluza hubbsi autorizadas a la Flota Pesquera Nacional.
“Esto es una gran inequidad con una gran desproporción a las asignaciones de cupos, en relación a la generación de empleo legal que hay en Chubut”, indicó García.

PUERTO: Para algunos pescadores, esto sucede porque al dedicarse casi exclusivamente al langostino fueron perdiendo el cupo de merluza, ¿es cierto?

–No, en una actividad organizada esto no es así. No hay un marco ordenador y como la Ley Federal de Pesca en sus cuestiones esenciales no se aplica, salvo en aspectos provisorios como la asignación de captura o el empleo, en un porcentaje mínimo. Debe contemplarse una situación donde estos ítem se consideren variables, donde el empleo generado y el valor agregado se puedan medir en base al valor comercial, son variables que todos los años a través de un modelo pueden ser corregibles.