18/06/2009
Escala la protesta de los trabajadores de la pesca y se enfrentan al Sindicato

Obreros de Alpesca volvieron a movilizarse en Puerto Madryn. Hubo enfrentamientos frente al sindicato. Crece el clima de tensión, en medio de divergencias entre los trabajadores y la cúpula gremial.

305_2c

Texto y fotos de NELSON SALDIVIA

Con un fuerte cruce de acusaciones, un centenar de trabajadores de Alpesca protagonizó ayer la segunda jornada de protesta, donde se volvieron a escuchar recriminaciones hacia la cúpula del Sindicato de la Alimentación. La movilización terminó con enfrentamientos a golpes de puño frente a la sede gremial, la que al cierre de este despacho era custodiada por la policía. El clima de tensión fue creciendo con el correr de las horas y se hacían cada vez más evidentes las divergencias internas del STIA, al punto de que el titular del gremio, Luis Emilio Núñez, acusó a los manifestantes de estar siendo usados políticamente en plena campaña electoral.

El jefe de la CGT regional criticó a los trabajadores de Alpesca que protestaron por segundo día frente al municipio y sugirió que detrás hay una “mano política” que los impulsa a salir a la calle.

Es que los delegados sindicales de Alpesca han dejado de responder a las directivas del STIA y ellos mismos han resuelto iniciar estas protestas públicas. Ayer volvieron a cortar calles en el centro de la ciudad, quemaron gomas frente al municipio y apedrearon la sede sindical.

En ese contexto, llega hoy a Puerto Madryn el gobernador Mario Das Neves para la inauguración del edificio de un establecimiento educativo, y los obreros de la pesca anticiparon que hasta ese lugar se trasladarán para presentarle un petitorio, el que no es canalizado a través del gremio, sino en forma directa.

“Núñez ahora sólo hace política, y ya estamos cansados del manoseo, por eso salimos a la calle, de manera espontánea. Esto salió de la gente de la planta, nadie nos manda”, expresó uno de los voceros que ayer encabezaron la marcha.

“Hay una necesidad de la gente, queremos una mejora salarial. Ahora el gremio pactó no pedir aumentos, pero nosotros no estamos de acuerdo. Esto no está organizado, surgió así de los mismos trabajadores, por eso no hemos salido a buscar que empleados de otras empresas salgan a la calle”, agregó, al responder por qué participan de la protesta empleados de una sola pesquera.

“No estamos respaldados por el Sindicato, ellos (por la conducción del gremio) no nos apoyan, todo lo contrario”, sostuvo uno de los manifestantes ante la requisitoria periodística. “Toda la ayuda que está llegando a las empresas, no se traslada a los trabajadores, por eso le vamos a pedir a Das Neves que todos esos anuncios al final terminen en los bolsillos de los asalariados y no en las cuentas de los empresarios”, añadió en su línea argumental.

Atento a que pese a haberse firmado una paz social a nivel provincial, las empresas cuyos delegados no adhirieron no quedaron obligadas a no producir despidos, el vocero afirmó que “el miedo a ser despedidos fue superado por la necesidad, ya no podemos seguir con estos sueldos”.

“SE ORGANIZÓ EL COMITÉ”

Por su parte, el jefe sindical Luis Núñez salió con los tapones de punta a descalificar la naturaleza de la protesta callejera, indicando que estaba politizada. Objetó que el reclamo sea frente al despacho del Intendente o que pretendan entregarle un petitorio al Gobernador, y dijo que si quieren aumento de sueldos se lo pidan a la empresa.

El referente sindical reconoció que quienes encabezan las movilizaciones ya no responden a los mandos del STIA y los acusó de montar un escenario de confrontación a escasos días de las elecciones nacionales.

“El martes tuvimos la sorpresa de lo que estaba ocurriendo, cuando un grupo de trabajadores de Alpesca habían ido al municipio y al sindicato, ellos dijeron que fue en forma espontanea. Pero la presencia de carteles, pintadas y bombos, no nos da la sensación de que así sea, y coincide más con comentarios que hemos recibido de que esto se organizó en un comité del radicalismo”, afirmó.

Núñez sostuvo que la cúpula del STIA “cumplió” con “la voluntad de los compañeros de las empresas que no quisieron firmar la paz social. Y, si quieren solicitar un aumento lo tienen que hacer a través de los delegados y por medio de la entidad sindical. Más allá de eso, hoy vuelven a quemar gomas frente al municipio, entonces, para mi no es un reclamo laboral. No van a reclamar o quemar gomas a la empresa. Terminamos pensando que es una manifestación política”, reiteró.

Además, el dirigente gremial reveló que los cabecillas de las movilizaciones fueron convocados a una reunión en el sindicato, pero no concurrieron. “Citamos a todos los delegados de las plantas, pero estos no vinieron. Nadie sabe cuál era el planteo central del reclamo. No se entiende, no es claro lo que quieren. Porque si buscan un aumento salarial que se lo pidan a la empresa, no venir a quemarle gomas al Intendente” reiteró Núñez.

HUMO Y URNAS

A la luz de estos acontecimientos, cabe tener en cuenta la historia reciente. Por estas horas, muchos recuerdan que aquel extenso conflicto de 38 días de paro, en el año 2005, tuvo su origen en una protesta similar a la actual. Un grupo de trabajadores dejó de responder a los mandos del Sindicato de la Alimentación y encabezó una protesta creciente, que arrastraría más tarde al gremio a ponerse al frente del pedido de los trabajadores.

Hoy, las miradas estarán puestas en la venida del gobernador Mario Das Neves, y si se concretará la movilización de los trabajadores hasta el lugar donde se realizará el acto oficial.

A menos de dos semanas de los comicios, nadie quiere ver cubiertas ardiendo y menos, conflictividad social. Ayer, a última hora, según trascendió, se hacían ingentes esfuerzos para desactivar una nueva protesta, y desde el gobierno se pedía, tanto a la empresa como al sindicato, precisiones sobre lo que estaba sucediendo.