02/11/2009
“Que no crean que nos van a asustan con procesos judiciales”, advirtió Núñez

El secretario General del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación reveló que los trabajadores analizarán los pasos a seguir. Reclamó que no se judicialice la protesta sindical, advirtiendo que seguirán reclamando por reivindicaciones salariales.

626_2c

Por NELSON SALDIVIA

El secretario General del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación, Luis Núñez, reveló que los afiliados al gremio que han sido identificados por la policía como los autores de los desmanes y ataques a las viviendas de empresarios pesqueros el mes pasado en ocasión del conflicto laboral, aún no han sido notificados por la justicia. El referente sindical reconoció que fue un error haber producido esos daños a las casas, pero señaló que la falta de soluciones hizo enardecer a los trabajadores de la pesca.

El próximo 20 de noviembre se celebrará la audiencia de inicio del proceso judicial y para esa fecha serán convocados los obreros de las plantas pesqueras que lograron ser identificados por la autoridad policial como autores materiales de los daños provocados en las residencias de los ejecutivos de las empresas y en la sede de la Cámara Argentina Patagónica de Industrias Pesqueras.

Núñez indicó a REVISTA PUERTO que se realizará una asamblea de todos los trabajadores cuando estén las notificaciones y analizarán los pasos a seguir, al tiempo que reclamó que no se judicialice la protesta sindical, advirtiendo que estas denuncias no los amedrentarán en cuanto a seguir reclamando por reivindicaciones salariales.

“Todavía no se han recibido las notificaciones de la justicia, y cuando lleguen veremos qué hacer. Por lo pronto se ha convocado a una asamblea, y esperemos que esto no termine derivando en un problema más grande”, afirmó.

El jefe de la CGT local sostuvo que no se amilanarán ante el inicio de causas penales en los Tribunales, “que no crean que nos van a asustan con procesos judiciales. Los reclamos salariales lo vamos a seguir haciendo cuando no haya respuesta de parte de los empresarios, se equivocan si creen que con una denuncia nos quedaremos callados y sin pedir por lo que consideramos justo”, razonó.

Asimismo, Luis Núñez reconoció que “ha sido una equivocación de parte de algunos muchachos que se pasaron de la raya. No era necesario hacer lo que hicieron, porque ahora los empresarios se victimizan y terminan los trabajadores como los malos de la película”.

El titular del STIA sostuvo que recomendó que “se manifestaran públicamente, que marcharan por las calles, que salgan con carteles y que le hagan saber a la comunidad lo que estaba pasando y se conociera el reclamo salarial, pero el Sindicato no puede avalar hechos de violencia”.

Dijo además que “tampoco somos ingenuos y vamos a permitir que se judicialice la protesta sindical. Estas denuncias tienen como objetivo acallarnos y desalentar a los trabajadores para que no salgan a reclamar sus derechos. Pero si eso pretenden los empresarios, ya les decimos que no lo van a conseguir. Tal vez se ha cometido algún error, debieron evitarse algunas conductas, pero no nos vamos a callar”, manifestó Núñez.

DELITO DE DAÑO

Cabe recordar que durante el mes de septiembre se suscitó el conflicto entre las empresas pesqueras y el STIA por demandas salariales, y el paro fue acompañado en esta oportunidad por marchas y movilizaciones callejeras, cortes de ruta, y tras los bloqueos en los portones de acceso a las plantas, se optó por realizar “escraches”. El primero tuvo lugar en el edificio donde tenía sede la CAPIP, para luego trasladarse a la zona sur de la ciudad de Puerto Madryn, donde reprodujeron la modalidad de la protesta frente a varios domicilios que lograron identificar como propiedad de ejecutivos y directivos de las pesqueras.

Los hechos incluyeron pintadas con aerosoles en paredes, veredas, roturas de vidrios, quema de cubiertas en las puertas de las casas, a las que les arrojaron basura, dañando además porteros y cámaras de vigilancia. Todo esto fue observado por personal policial que seguía a los manifestantes, sin que se produjeran detenciones o intentos por evitar los desmanes.

Esos registros fílmicos y fotográficos permitieron a la policía dar con la identidad de cada uno de los autores de esos hechos, lo que fue volcado en un informe y remitido al Ministerio Público Fiscal, fijándose para el mes próximo una audiencia preliminar. Las denuncias quedaron encuadradas en el delito de daño, previsto por el artículo 183 del Código Penal.

UNA LECCIÓN

“En principio veremos cómo se desenvuelven los acontecimientos en la justicia, pero esperemos que esto no termine en un problema más grande. No es la primera vez que nos denuncian a los trabajadores y les imputan ser autores de daños”, indicó el secretario general del STIA. Admitió que todo esto “es una complicación porque tenemos que distraer esfuerzos mientras que tendríamos que seguir trabajando por mejorar las condiciones de trabajo en las pesqueras. Y bueno, esto puede ser también una lección para los muchachos que a veces actúan en caliente sin medir las consecuencias”, reflexionó el líder del gremio de la Alimentación.