02/12/2009
Rawson: Recrudece la protesta pesquera y se tensa el clima social

Las negociaciones son vía telefónica porque los empresarios temen quedar de ‘rehenes’ y ser obligados a firmar. Hubo quema de cubiertas en la casa de un armador que luego denunció que amenazaron con prenderle fuego el barco. El gobierno ordenó a la policía reprimir cualquier intento de corte de rutas.

691_2c

Por NELSON SALDIVIA
Fotos gentileza Agencia de Noticias Tiemponline (Rawson)

Al cumplirse una semana del inicio del paro de puerto Rawson y cuando se había logrado sentar nuevamente a los armadores de la flota costera y a los dirigentes del SOMU en una misma mesa, la posibilidad de un entendimiento se frustró luego de que los empresarios resolvieran retirarse de la reunión tras una quema de cubiertas que los marineros realizaron en las puertas de la vivienda de un armador.

La huelga de la marinería adopta con el correr de los días posiciones más duras, y la protesta con quema de neumáticos en el acceso a la casa del empresario Oscar Martella llevó a que el resto de los representantes de las empresas decidieran que bajo esas condiciones de presión no están dispuestos a negociar y así se lo hicieron saber a las autoridades del gobierno provincial que intentan mediar en el conflicto.

Los empresarios alertaron sobre la intención del SOMU de bloquearles la salida de las oficinas del gobierno si concurren a la reunión hasta tanto se logre firmar un acuerdo, por eso hubo ingentes gestiones vía telefónica entre el Ministro Coordinador, Pablo Korn y el Secretario de Pesca, Hugo Stecconi, con los titulares de las empresas armadoras que se negaron a asistir a la reunión por la amenaza de quedar como ‘rehenes’ con manifestantes en la vereda de las oficinas.

DENUNCIA POR AMENAZAS

El armador Oscar Martella, un conocido vecino de la capital, radicó una denuncia en la comisaría local por la quema de gomas frente a su domicilio y por haber sido increpado mientras caminaba hacia la dependencia policial, ocasión en la que habría recibido amenazas de que le “prenderían fuego el barco” que permanece amarrado en el puerto.

Al cierre de esta edición funcionarios del gobierno provincial permanecían desde las 9 de la mañana en las oficinas de Defensa del Consumidor, dependencias que fueron usadas para la cumbre pesquera, junto a los dirigentes del SOMU, con la calle cortada por manifestantes y por la quema de cubiertas.

El ministro Korn transmitía las posiciones y las ofertas de cada uno; al cierre de este despacho las armadoras habían propuesto el langostino en once pesos, pero el sindicato de marineros comunicó que no aceptaba menos de doce pesos, y ahí permanecían estancadas las conversaciones.

HABILITADOS PARA REPRIMIR

Con este escenario de conflicto, el Procurador General del Chubut, Jorge Miquelarena, ordenó ayer a la Policía provincial que actué de oficio y “por iniciativa propia” en casos de “delitos flagrantes, cometidos en el espacio público sin necesidad de orden judicial”. El anunció fue hecho en momentos en que recrudece la protesta pesquera y cuando los marineros analizaban cortar rutas como medida de endurecimiento del paro.

Basado en profusa legislación vigente, la decisión se refiere por ejemplo a cortes de ruta, manifestaciones o reuniones de personas por cuestiones deportivas, políticas, sociales y sindicales. Para ello se solicitó utilizar “racionalmente la fuerza pública necesaria para interrumpir los delitos en curso de ejecución y evitar que los ya consumados lleguen a consecuencias ulteriores”.

La orden fue impartida al Jefe de Policía de Chubut, Comisario General Juan Luis Ale y a través de éste, también se le hizo saber a todo el personal uniformado.

En su fundamentación destaca que “el Estado tiene el deber de garantizar el legítimo derecho de los ciudadanos a reunirse en lugares públicos para manifestar o peticionar, debiendo velar para que esos derechos se ejerzan pacíficamente, sin lesionar otros bienes, vida, integridad física, libertad ambulatoria, propiedad cuya afectación obliga la intervención penal del Estado para garantizar la convivencia pacífica de la sociedad”.

También destaca que “la Policía es la institución que provee la seguridad pública, para la preservación del orden constitucional, la defensa de la sociedad y la integridad de sus habitantes y su patrimonio, asegurando la vigencia de las libertades públicas y la plena observancia de los derechos y garantías individuales” y que las acciones “preventivas y represivas se encuentran presentes en la obligación de los funcionarios policiales”.

El anuncio oficial fue lanzado de manera inequívoca ante potenciales cortes de ruta y ante la creciente beligerancia que toma la huelga pesquera de Rawson, el mensaje estuvo dirigido a los referentes sindicales a modo de advertencia.