20/06/2012
La infantería desalojó a marineros del puerto de Caleta Olivia

Reclamaban por trabajo en el acceso a las instalaciones portuarias. La policía santacruceña los conminó a despejar el lugar, caso contrario serían removidos compulsivamente. Denunciaron disparos intimidatorios. Se fueron, pero prometieron volver.

2428_2c

Por NELSON SALDIVIA

Efectivos del grupo de la Infantería de la policía de la provincia de Santa Cruz desalojaron, el martes poco después de las 8 de la mañana, a los marineros que se encontraban apostados a la vera del ingreso al puerto de Caleta Paula, en la localidad de Caleta Olivia. La superioridad numérica de la fuerza policial respecto de la cantidad de manifestantes de la pesca, hizo que estos últimos se replegaran rápidamente, en calma, y sin en enfrentamientos.

El operativo puso fin a los reclamos que los trabajadores venían realizando en el acceso a la estación portuaria santacruceña en demanda de ser incorporados en las zarpadas de los buques pesqueros.

Concretamente, el episodio ocurrió bien temprano, cuando se procedió al desalojo de doce trabajadores de la pesca que se manifestaban a 40 metros del puerto de Caleta Paula, además de marineros desocupados, había también trabajadores de la actividad de la estiba. Después de dicho episodio los manifestantes hicieron responsables al gobierno santacruceño por la represión de la que fueron víctimas, según indicaron a los medios locales.

En ese marco, el portal de noticias OPI Santa Cruz, mencionó que uno de los manifestantes perteneciente al Movimiento de Marineros Unidos, Darío García reveló que el grupo de policías pertenecían a la Comisaría Tercera de Caleta Olivia.

Los efectivos policiales se presentaron en el puerto con una orden de desalojo, bajo la advertencia de que si no se iban del lugar “iban a reprimir”, refirió el marinero. La crónica menciona que García se mostró sorprendido por la actitud de los policías, ya que los trabajadores en su reclamo “no cortaron la ruta ni bloquearon el acceso al puerto, siempre las manifestaciones fueron a la vera de la ruta, a seis metros del asfalto”, precisó al dejar en claro que la medida de protesta no incluía impedimentos para el normal desarrollo de la actividad portuaria.

Sin embargo, Darío García denunció que fueron reprimidos, sostuvo que “dispararon con balas de goma y no permitieron sacar las cosas que habían en las fogatas que se habían armado” para cubrirse del frío, añadió el vocero de los manifestantes.

Asimismo, informó que funcionarios comunales pretendieron sin éxito evitar el avance la policía sobre los trabajadores. “Al momento del desalojo, el Secretario de Gobierno de la Municipalidad de Caleta Olivia, Martínez intentó frenar el operativo porque los trabajadores no estaban haciendo nada en contra del orden, pero el comisario a cargo del desalojo se negó a hablar con el funcionario municipal por teléfono”, relató. En tanto, García cuestionó la metodología aplicada por la fuerza de seguridad que se negó a mostrar el presunto escrito judicial que ordenaba el desalojo compulsivo de la vía pública.

El funcionario policial les dijo que tenía la orden de desalojarlos, “pero no nos mostró nada escrito, por lo que decidimos que nos íbamos a quedar a un costado, pero se retiró y comenzó el avance en formación de los efectivos y no tenía sentido que nosotros hiciéramos algo porque éramos pocos, por eso nos fuimos de forma inmediata, para evitar que nos pasara algo”, explicó otro de los trabajadores de la pesca.

Así las cosas, y ante la superioridad numérica de los policías santacruceños respecto de trabajadores, estos se alejaron del lugar, mientras que permaneció apostado en el lugar una guardia de efectivos de la Infantería con el objetivo que los marineros y estibadores no vuelvan a reagruparse ni a instalarse en las inmediaciones portuarias.