20/11/2012
Continúa el paro del personal del Consorcio

Por la agresión que sufriera Ricardo Manocchio los trabajadores nucleados en la Unión Ferroviaria y A.P.D.F.A prosiguen con la medida de fuerza en el puerto Mar del Plata. Piden mayor seguridad, acompañamiento de la Prefectura y sanción a los agresores del Gerente Operativo.

2773_2c

Por ROBERTO GARRONE


Hasta el miércoles al menos seguirá el paro de actividades en el Consorcio Portuario Regional del puerto marplatense que impulsa la Unión Ferroviaria y la Asociación del Personal de Dirección de los Ferrocarriles Argentinos (APDEFA).

Es en reclamo por la agresión que sufriera Ricardo Manocchio, gerente Operativo de la institución, la semana pasada, tras ser atacado por un grupo de asociados a cooperativas de estibaje que reclamaba en el Consorcio para que se termine la lista rotativa en el Centro de Contrataciones.

La decisión fue ratificada en el día de ayer luego de una asamblea de los trabajadores y ante la negativa por parte de las autoridades del Consorcio de garantizar mediante un acta el compromiso de brindar mayor seguridad al personal en las instalaciones del organismo.

Ambos gremios nuclean a más de 50 trabajadores. Mañana no tienen actividad porque se pliegan a la medida de fuerza a la que convoca la CGT rebelde que conduce Hugo Moyano y la CTA combativa.

“La propuesta que nos hicieron desde el Consorcio no se tradujo en un acta y por eso decidimos continuar con la medida”, contó un vocero de la Asociación ante la consulta de REVISTA PUERTO.

Los trabajadores también pidieron una mayor presencia y acompañamiento por parte de los efectivos de Prefectura y la sanción a los responsables del ataque al Gerente Operativo, quien fue dado de alta este lunes del Hospital Privado de Comunidad donde se le diagnosticó una “fisura en el sector posterior del cráneo, con sangrado”.

El Gerente deberá permanecer en absoluto reposo durante más de un mes, tiempo en el que será evaluado de manera periódica para determinar el avance en el proceso de recuperación. “Está todo hinchado; no lo mataron de casualidad. No podemos tolerar más estas cosas”, aseguró un compañero que lo visitó en el Hospital.

Manocchio fue atacado por la espalda por un grupo de estibadores el miércoles, luego que este grupo intercambiara golpes con estibadores eventuales que bloqueaban las terminales 2 y 3 en reclamo de la permanencia de la lista rotativa en el centro de contrataciones.

“Está todo filmado, la pelea en las terminales y el ataque a Manocchio”, reveló una fuente de la Asociación. El gremio le pidió al Consorcio que realice la denuncia penal ante la Justicia para que se determine la responsabilidad de los estibadores en el ataque y una vez distinguidos los responsables, se les aplique las sanciones correspondientes.

“No hicimos la denuncia porque el Fiscal actuó de oficio y ya hay una causa abierta. La Prefectura tiene todas las imágenes y está trabajando con ese material”, aseguró Matías Machinandiarena, interventor del Consorcio ante este medio.

La agresión no tuvo solo como blanco al Gerente Operativo sino que también estuvo implicado personal adicional de la Prefectura Naval Argentina, en adyacencias y el interior del nuevo edificio del Consorcio.

Para los gremios el ataque no fue un hecho aislado sino que actuaron con premeditación. Le exigieron a Machinandiarena que arbitre las medidas pertinentes para brindar garantías al personal. “No toleraremos más una situación de riesgo físico y/o psíquico que ponga en peligro la vida de ninguno de nuestros compañeros”, aclaró Alberto Mayo, secretario General de APDFA en una carta dirigida al Interventor.

El conflicto entre estibadores por la manera de funcionar que exhibe el Centro de Contrataciones no se ha terminado por lo que este tipo de actos violentos podrían reiterarse.

Si no puede generar las acciones que permitan erradicar la incertidumbre sobre la parada de los eventuales, al menos sería esperable que las autoridades del Consorcio distingan a los responsables del cobarde y repudiable ataque a Manocchio y les retiren la habilitación para ingresar a la jurisdicción del puerto.

Como para que el hecho no quede impune y esa injusticia sea el abono que propicie la germinación de futuros nuevos ataques.