Mar del Plata, jueves 13 de diciembre de 2018
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
18/03/2013

El Consorcio va por la Reserva del Puerto

El asesor del Plan Estratégico Consorcio Portuario Regional, Daniel Sosa, le envió una carta al Vicegobernador de la Provincia para que escuche a referentes del sector productivo antes de declarar al predio Reserva Natural. Los argumentos y acompañamiento de referentes de la actividad. Críticas de Greenpeace.

2968_2c

FacebookTwitterE-mail

HipoCoop

Fisherman

Data Fiscal

El Consorcio va por la Reserva del Puerto

Por ROBERTO GARRONE


Al deseo de los ambientalistas marplatenses que vienen defendiendo e impulsando el proyecto para que el estado provincial declare Reserva Natural al predio que se conoce como Reserva del Puerto, lindero al Club Aldosivi, le salió al cruce un feroz competidor.

El Consorcio Portuario Regional de Mar del Plata por fin blanqueó todo lo que Eduardo Pezzati trató de mantener bajo la alfombra. El deseo de ocupar ese espacio para el desarrollo productivo de la actividad vinculada con la estación marítima.

La semana pasada se conoció que el asesor del Plan Estratégico del Consorcio Portuario Regional Mar del Plata, Daniel Sosa, solicitó a la Cámara de Senadores de la Provincia de Buenos Aires que requiera de opiniones del sector portuario local antes de declarar como reserva natural al predio en cuestión y que está comprendido dentro de la jurisdicción de la administración portuaria.

“Le solicito requiera emitir opinión al sector portuario de Mar del Plata a las distintas cámaras, sindicatos y asociaciones ya que me han acercado su preocupación por la falta de tierras para la expansión productiva del Puerto de Mar del Plata (que en la actualidad se encuentra colapsado y necesita imperiosamente nuevas locaciones) entendiendo que causaría un grave perjuicio la desafectación del predio del área portuaria comercial establecida en decreto 1951/1983”, indicó Sosa a través de una carta enviada al titular de la cámara legislativa, Gabriel Mariotto, a la que tuvo acceso este medio.

Entre sus argumentos, el asesor del Plan Estratégico señaló que “hay que considerar esta zona como la expansión natural del Puerto de Mar del Plata, teniendo en cuenta que hacia el lado norte se encuentra la Base Naval que pertenece a la Armada Argentina”.

Además, consideró que la ciudad “tiene el mayor puerto pesquero de la República Argentina, pero hoy se encuentra totalmente saturado y no tiene otro destino que depender de la pesca”.

En respuesta a los dichos del Asesor, el coordinador de la campaña de Greenpeace “Salvá La Reserva del Puerto”, Pedro Figueroa, aseguró que “debemos considerar el crecimiento portuario en términos de desarrollo sustentable y respetando al medio ambiente”.

Pero el Consorcio parece estar decidido a ir a fondo en la cruzada y la nota a Mariotto estuvo acompañada por distintos referentes de la actividad. La Cámara de Transportistas del Puerto; la Cámara de Permisionarios del Nuevo Centro Comercial del Puerto de Mar Del Plata; Mariano Retrivi, presidente de la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera; Oscar Fortunato, titular del Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas; Gabriel Quercia, representante de la Cámara de la Industria Pesquera Argentina; el Sindicato Argentino de Obreros Navales (SAON) y el Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA) enviaron notas destacando la necesidad de ampliación del puerto hacia la zona sur y la posibilidad de ser consultados antes de declararse “Reserva” el predio.

La Cámara Transportistas Puerto Mar del Plata, a través de una nota firmada por su presidente Juan Di Meglio, solicitó “tener opinión en cuanto al destino de la denominada Reserva” antes que el proyecto sea debatido en las comisiones que integran la Cámara de Senadores.

El representante de Greenpeace consideró positiva la iniciativa de conocer la opinión de la industria pero planteó que también hay que escuchar “al sector turístico de Punta Mogotes o si los habitantes de ese barrio prefieren tener de vecina a una Reserva o a un sector industrial”.

Los argumentos del asesor del Consorcio son perfectamente cuestionables si pensamos que antes de alcanzar las tierras de la Reserva bien podrían incrementar los metros de muelle ampliando los espigones en el interior del puerto y creando nuevos espacios al borde de la Escollera Sur, en la zona aledaña a los dominios de SPI y Terrena.

Sosa le recordó a Mariotto que “la estructura, fue ideada y proyectada hace más de 120 años, y por lo tanto, la zona en cuestión toma la real importancia, porque es la reserva para la expansión del puerto y por ello se encuentra dentro de la zona portuaria” e indicó que “la laguna no es natural, se formó cuando se construyó el conducto pluvial que cruza todo este sector paralelo a la playa y que por lógica hace las veces de tapón al deslizamiento de las aguas”.

En ese sentido el funcionario remarcó que “es el día de hoy que en ese sector todavía hay enterradas partes de barcos que se desguazaban, por ende ese predio era de piedra, arena y tierra firme. No se lo puede considerar laguna o humedal natural, toda vez que fue la mano del hombre la que modificó el sector”, le explicó Sosa al Vicegobernador.

El coordinador de Greenpeace aseguró que “tanto la Ley Provincial de Reservas Naturales, como el Tratado Internacional sobre los Humedales, no hacen diferencia entre origen natural o artificial en un predio, siempre y cuando contenga los requisitos para ser considerado reserva o humedal. La Reserva del Puerto cumple claramente con dichos requisitos, así lo considera el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible y diversos estudios científicos”.

Sosa parece introducirse en terrenos resbaladizos cuando argumenta los motivos por los cuales es necesario el espacio de la reserva. “Se necesitan más muelles, más escolleras, más playas de contenedores que den soluciones al colapsado Puerto”, consideró Sosa y resaltó que “con austeras inversiones, en esta reserva portuaria, se pueden: construir amarraderos con ingreso y egreso directo al océano; instalar astilleros; cámaras frigoríficas; talleres navales, logística, parquización, etc., por lo consiguiente generar puestos de trabajo, y solucionar la evidente saturación actual del sector”.

Figueroa recordó que ha sido el mismo Consorcio, cuyo asesor señala ahora la falta de espacio para la expansión portuaria, el que entregó varias hectáreas de la Reserva del Puerto al Club Aldosivi.

Antes que invadir lo poco que queda de la reserva sería vital que el gobierno provincial disponga los fondos para resolver el problema de dragado que afecta la boca e interior del puerto local. Una vez consolidado un calado suficiente para que ingresen con regularidad buques portacontenedores, podemos pensar en ampliar los playones. La cáscara vacía de la Terminal de Cruceros es el ejemplo cercano de lo que sucede cuando colocamos el carro delante del caballo.


  • Red Chambers Argentina S.A.
  • Grupo Mattera
  • Info-Mail
  • Guedikian
  • Gaad Group S.A.
  • Zona Común S.A.
  • Greciamar