16/03/2016
El “Lu Yan Yuan Yu 010” habría intentado colisionar al GC28

La versión oficial dice que el Guardacostas Derbes efectuó disparos al potero chino luego de una maniobra que amenazó con impactar al barco de la PNA. Hasta ahora solo emitieron imágenes de la escora, no del naufragio, ni el rescate. Existe la posibilidad de que el propio capitán provocara el hundimiento.

Revista Puerto - Buque Guardacostas Derbes 01
Por Nelson Saldivia

El Edificio Guardacostas, sede central de la Prefectura Naval Argentina, concentró la información respecto del episodio. El prefecto Mayor, Mario Farinon, jefe del Servicio de Guardacostas, fue quien aportó las mayores precisiones de cómo acontecieron los hechos desde el domingo cuando se detecta al buque potero de bandera china denominado “Lu Yan Yuan Yu 010”, dentro de la Zona Económica Exclusiva Argentina, geográficamente a la altura de Puerto Madryn, y se entra en persecución hasta aguas internacionales donde finalmente se hunde y los tripulantes son rescatados por otros barcos también de bandera china.

Farinon dio la versión oficial de cómo se desarrolló el operativo que terminó con el hundimiento de un barco pesquero chino. Sostuvo que primero, cuando se detecta a un buque pescando ilegalmente dentro de la Zona Económica Exclusiva se inicia un ploteo para ver la aproximación y ubicación, procedimiento digital que certifica que el barco pesquero está en posición indebida.

Posteriormente, se intenta la comunicación por radio en distintos idiomas, que en este caso fueron inglés y español. También se utilizan señales auditivas, reflectores y operaciones durante la noche.

El Jefe del Servicio de Guardacostas reconoció, respecto de otros procedimientos similares, que “no es común tantas horas de seguimiento para detenerse con un guardacostas llamándolo». El domingo 14 de marzo, cuando se lo detecta, se realiza la aproximación al “Lu Yan Yuan Yu 010” sin que hubiera respuesta, y empieza la persecución a aguas internacionales, donde continúa el periplo, mientras se iba llevando registro de todo el recorrido con comunicación al Juzgado Federal de Rawson.

“Una vez que el guardacostas se acerca a corta distancia, el buque apagó sus luces de pesca y arranca navegación con rumbo general este, iniciando el guardacostas una persecución. El buque va a salir a aguas internacionales y nuestros protocolos de actuación mandan tenerlo identificado y seguirlo permanentemente”, agregó el funcionario.

“El capitán del buque intentó irresponsablemente colisionar al guardacostas”, enfatizó el funcionario. Sobre los disparos que se efectuaron para hundirlo, Farinon aclaró que “debemos preservar la vida de los tripulantes que no saben que son infractores. Para llegar al límite de disparar se tienen que dar determinados pasos, en distintas secuencias para llegar a impactar sobre el casco. Uno de estos pasos es advertir por todas las formas posibles que los tripulantes abandonen el sector del buque donde se abrirá fuego”.

Los disparos se hicieron, según relató, en proa y popa, posteriormente a las antenas de comunicación, y tras el intento de colisión se impactó sobre el casco propiamente dicho del potero chino, lo que habría provocado su hundimiento.

«La tripulación se aloja en sectores que están identificados, se dispara adelante y atrás del buque primero. Luego al sector de antenas para impedirle la navegación. Se cumplieron todos los pasos”, dijo Farinón. “Se tiró con calibre policial a las antenas para impedir las comunicaciones, radares y posicionamiento”, añadió para graficar que por el tipo de munición no se pude hundir un barco con calibre 9 milímetros.

Luego, después de horas y el conocimiento de la Justicia federal, se pasa a la acción sobre el casco, en este caso al sector de bodega y siempre reiterando llamados y señales no logrando el cometido de detener el accionar del buque. Inclusive tratando el capitán de colisionar en reiteradas ocasiones con el guardacostas», agregó.

Asimismo, advirtió que el responsable jurídico del asunto es el capitán de barco pesquero, ya que él es quien tiene el poder de entregarse o hacer la maniobra que quiera.

Farinón confesó que le resulta extraño que en el momento que “detienen el barco, se aproximan varios barcos chinos, como que tenían comunicación entre ellos. El potero se empieza a hundir y los tripulantes se arrojan al agua y son rescatados por los otros barcos”, indicó.

Con todo, cuando se revelen los videos del momento en que se desencadena el hundimiento comenzarán a despejarse las dudas que hubiera sobre el procedimiento.