Mar del Plata, domingo 24 de junio de 2018
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
01/09/2017
Cocinera del Altalena denunció abuso sexual en alta mar

El hecho se produjo en la última noche a bordo antes que el pesquero de Antonio Baldino amarrara en Comodoro Rivadavia. Intervino Prefectura e investiga la Justicia Federal. La tripulante recibió atención en el Hospital Regional. No hay detenidos y el barco volvía a zona de pesca.

Por Roberto Garrone

La última noche en alta mar resultó una trampa para “D”, la cocinera del buque pesquero Altalena, un fresquero de 55 metros de eslora de la empresa Maronti SA (Antonio Baldino) que opera en aguas patagónicas.

La tripulante, única mujer entre una tripulación de 17 hombres, dijo haber sido emborrachada y abusada por compañeros del barco que no logró identificar, luego que se desarrollase la tradicional “peña”, la última cena a bordo antes de completar la marea.

Así se desprende de la exposición que “D” realizó ante Prefectura Comodoro Rivadavia el martes por la mañana. Al tanto de la denuncia, desde la Fuerza giraron las actuaciones al Juzgado Federal de Primera Instancia, que abrió una causa para investigar lo ocurrido a bordo del Altalena.

De acuerdo a información a la que pudo acceder REVISTA PUERTO, la cocinera fue trasladada a la sede de Criminalística de la Policía provincial, donde luego de completar una serie de trámites de rigor, fue derivada al Hospital Regional, donde un médico forense constató heridas compatibles a una situación de abuso sexual.

Los investigadores cumplieron las pruebas de rigor y se espera para los próximos días el resultado de las muestras colectadas  para determinar las pruebas genéticas e identificar a los responsables.

De acuerdo con fuentes extraoficiales “D” habría sido drogada con algún psicofármaco para vulnerar su voluntad en momentos previos al abuso. “Dijo sentirse mareada y no poder recordar qué pasó ni dónde ocurrió”, dijo un allegado, quien confió que era la primera marea que cumplía  en el barco.

La tripulación completa del Altalena fue demorada hasta el cierre de esta edición, en que según el propio armador, Antonio Baldino, estaba autorizado para la zarpada. El empresario reconoció que “algo pasó” con el barco aunque dijo que estaba amarrado en “Caleta Olivia”.

“Es probable que el juez haya ordenado que le extraigan muestras de ADN a toda la tripulación y si no tiene otras pericias que ordenar arriba del buque, los deje salir”, confió una fuente de Prefectura a este medio.

Lo mismo ocurre por ahora con el resto de la tripulación. Sin pedidos de detención ante la falta de certezas sobre los autores del ataque sexual, marineros y oficiales pudieron reanudar las tareas de pesca.

En el SIMAPE ayer a primera hora de la tarde estaban recibiendo las primeras versiones. El único que atendió la consulta de este medio fue Juan Novero, exsecretario general del gremio. “Si se confirma, el o los que fueron tendrán que hacerse cargo. Soy padre de cinco hijas, es absolutamente condenable una cosa así”, remarcó.

  • El naufragio del “Qué Le Importa” en primera persona

    Crudo testimonio del tripulante Javier Altamirano. Aportó datos reveladores sobre las condiciones generales del barco construido en 1948, uno de los últimos de madera que quedan en Rawson. El capitán era nuevo. Uno de los marineros también protagonizó otro hundimiento.

    Cerrar