Mar del Plata, lunes 25 de junio de 2018
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
11/09/2017
Estibadores ponen en duda la continuidad de la paz social

Este viernes más de 200 estibadores se concentraron en el acceso principal del puerto marplatense y denunciaron una serie de hechos que no se condicen con la realidad. Llamado de atención para apurar subsidios.

Por Roberto Garrone Fotos de Gabriel Bulacio

La movilización de los estibadores marplatenses de este viernes, importante porque sumó más de 200 trabajadores, fue una puesta en escena para advertir los problemas de actividad que tiene el sector y amenazar con romper la paz social acordada con las autoridades cuando firmaron el acuerdo programático tripartito, 10 meses atrás.

Claro que Carlos Mezzamico en declaraciones a medios no especializados en la realidad-problemática pesquera, enumeró una serie de inexactitudes y mentiras con el objetivo de agigantar el problema que enfrenta el sector.

El Secretario General del SUPA dijo que la inactividad en los muelles afecta a distinta cantidad de estibadores. Para unos medios son 800 trabajadores, para otros, entre 700 y 750. La realidad es que no hay muchos más de 600 en las ramas del fresco y del congelado.

Siempre que se esperan subsidios para mitigar la falta de actividad, como ocurre en estos días, la nómina de afectados crece.

Mezzamico, rodeado de estibadores monotributistas de las empresas de servicio y algunos eventuales del centro de contrataciones, dijo el viernes que enfrentaban la situación más complicada de la historia del puerto y la estiba.

Los datos estadísticos no coinciden con el panorama apocalíptico que describe el dirigente sindical. Hasta el 31 de julio, en Mar del Plata se habían desembarcado 225 mil toneladas entre pescados, mariscos y moluscos. La cifra representa 17 mil toneladas más que las desembarcadas el año pasado.

Los números en positivo se explican fundamentalmente por la mejor zafra de calamar. Y en Mar del Plata se desembarcó más de la mitad de las 90 mil toneladas capturadas. Los estibadores tuvieron una buena temporada de illex, pero saben que nunca duró para siempre.

Ahora Mezzamico miente cuando dice que “el calamar se cortó al sur y no abrieron al norte”. REVISTA PUERTO le aclara que este año se abrió al norte los primeros días de abril pasado y ese sector estuvo abierto hasta mediados de junio.

“Bueno, sí, pero no pescaron nada”, contesta el dirigente, quien seguirá repitiendo el cuento de la no apertura del norte en las siguientes entrevistas. A quién le importa la verdad…

Hay una grúa cruzada en el acceso al centro comercial del puerto y unos metros más allá una radio abierta que por ahora pasa cumbia a todo volumen. Mezzamico sostiene que el costo laboral de la estiba en Mar del Plata no existe, que los trabajadores se hacen cargo de los aportes y los seguros.

No dice que el costo del servicio aumentó más de un 100% en los últimos tres años. Puede ser la estiba más barata del país, como pregona, pero si no hay mucho por desembarcar, puede resultar carísima.

“Mantuvimos la paz social porque creíamos en los Gobiernos y no están pagando como corresponde. Venimos a reclamar trabajo. Y no sé hasta cuándo va a durar esta paz. El trabajador no lleva sustento a su casa y se complica mucho”, reconoció el dirigente sindical.

Este martes finalmente llegará la comitiva de funcionarios bonaerenses que viene amenazando con reunirse con dirigentes sindicales del puerto desde hace dos semanas. Los recibirán con una sola demanda: subsidios de 3 mil pesos por el próximo trimestre.

Mezzamico dice que no quieren subsidios sino trabajo, que el subsidio es una  migaja. Pero no deja de ampliar la posible lista de beneficiarios.

  • Por primera vez se habla de naufragios en el Congreso Nacional

    Impulsada por diputados del bloque FIT-PO se realizó una audiencia pública donde participaron familiares de víctimas del pesquero Repunte. Pedirán informes sobre el naufragio y el estado y condiciones del buque.

    Cerrar