Mar del Plata, sábado 17 de febrero de 2018
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
05/09/2017
“Pongo las manos en el fuego por mis compañeros”

Sebastián Pérez es marinero del Altalena y pone en duda la versión de la tripulante que denunció abuso sexual la noche en que el pesquero de Maronti regresaba a Comodoro Rivadavia. “Estamos con la conciencia tranquila y a disposición de la justicia”, dijo.

Por Roberto Garrone

Tripulantes del pesquero Altalena rechazaron la denuncia que la semana pasada formuló “D”, integrante de la tripulación, que al llegar a puerto de Comodoro Rivadavia expuso ante la Prefectura Naval haber sido abusada sexualmente la noche previa a que el pesquero de Maronti (Baldino) regresara a puerto con 4300 cajones de langostino en bodega.

La causa se tramita en el juzgado federal de aquella ciudad e interviene el fiscal Martín Cárcamo, quien le ordenó a Prefectura realizar distintas pericias a bordo del buque aunque luego de estar demorado un par de días, pudo volver a zona de pesca.

Sebastián Pérez es uno de los compañeros de marea de “D”, y se comunicó con REVISTA PUERTO para dar su versión de los hechos. El marinero lleva 13 años embarcado en el buque, cuando era de Franco Barillari y hace 8 años que pasó a manos de Baldino.

El trabajador contó que era la primera marea de “D” en el pesquero, que ingresó en uno de los dos lugares que habían quedado vacantes luego que el barco estuviese el mes pasado parado por un rumbo que se le hizo al casco estando amarrado en el muelle.

“La marea duró dos días. Laburó conmigo y otros tres compañeros en la bodega  y siempre tratamos de aliviarle la tarea. El primer día encajonamos 3 mil cajones y al día siguiente unos 1300”, precisó Pérez.

El último día de faena terminó antes de la puesta de sol y cuando llegó al comedor luego de dormir una siesta, Fernández contó que “D” estaba en la cocina, tomando vino con una gaseosa.

“Todas las noches nos quedamos jugando al póker y esa noche luego de comer, estuvimos entre las 11, como hasta la 1 y media de la mañana junto con otros 4 compañeros. Ella (por “D”) seguía tomando vino con gaseosa y escuchando un poco de música. Un poco alta, pero todo tranquilo. Yo tomaba Levité y mis compañeros un poco de vino”, recordó Pérez.

Al terminar la partida, algunos se van a dormir y otros dos se quedan acomodando las fichas, aunque según Fernández, “al ratito ya volvieron al camarote y se acostaron a dormir”. La última vez que vio a “D” estaba en el mismo lugar de la cocina, “mezclando vino con coca cola”.

El día siguiente tocan timbre para desayunar a las 9 y nadie reportó ninguna novedad. Antes de entrar a puerto Pérez contó que vio a “D” haciendo maniobras en la proa del pesquero.

“Llegamos a puerto y estoy bajando la escala cuando la veo que sale rápido por el muelle”, marca el tripulante. “Prefectura nos avisa que había una denuncia y todos pensamos que era por el rumbo que se le había hecho la otra vez, o algo de eso. La llamamos por teléfono para que regrese y cobre los viáticos que estaban pagando pero nunca nos atendió. Cuando nos dicen que la denuncia era por abuso nos quedamos todos sorprendidos, nadie lo podía creer”, asegura el marinero.

Pérez habla por altavoz desde su celular en Comodoro Rivadavia. Llegaron este lunes después del mediodía de completar otra marea y señala que sus compañeros también están afectados por la situación.

“Los conozco desde hace más de 10 años; pongo las manos en el fuego por ellos porque somos todos gente de bien, incapaz de hacer una cosa así. Estamos con la conciencia tranquila pero no deja de molestarte todas las cosas que dicen porque tenemos familia, hijos. Nadie nos sacó sangre ni nos hizo pruebas toxicológicas. Estamos a disposición de la justicia y queremos que se aclare lo antes posible”,

En su exposición ante Prefectura “D” dice haber amanecido con dolores en la zona genital y sentirse mareada. La fiscalía le ordenó exámenes en el Hospital Regional donde el médico forense habría constatado lesiones.

Puja por la merluza negra y justificaciones en el CFP

La propuesta de distribución de la Reserva de Administración que realizó la semana pasada Tierra del Fuego fue desestimada por la Dirección de Pesca y planteó un escenario muy diferente de distribución. Además se justificó una inactividad de seis años y Ostramar pidió una justificación por falta de explotación.

Cerrar