Mar del Plata, sábado 17 de febrero de 2018
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
25/09/2017
Prohibirán arrojar líquidos pesqueros al Golfo Nuevo

Desde hace tres décadas, la mayoría de las pesqueras de Puerto Madryn arrojan desechos líquidos al mar. Hasta abril de 2018 lo seguirán haciendo. Cada empresa deberá presentar un plan de manejo de sus residuos.

Por Nelson Saldivia

El ministro de Medio Ambiente de Chubut, Ignacio Agulleiro, confirmó que se avanza entre el sector público y privado para solucionar definitivamente la contaminación del mar que produce la industria pesquera de Puerto Madryn. Cada empresa deberá presentar un plan de manejo de esos desechos líquidos que actualmente reciben un proceso de decantación, se le baja la carga orgánica, y luego son arrojados al Golfo Nuevo.

En seis meses quedará prohibido arrojar líquidos pesqueros al mar y se intentaría que las plantas realicen un tratamiento más profundo que el que se les da ahora, y se transforme en ‘agua de reúso’ para riego.

Agulleiro reconoció que “hace más de 30 años que la industria pesquera vuelca los efluentes líquidos en el Golfo Nuevo y otros en los cuencos municipales”.

El funcionario provincial sostuvo que desde hace un tiempo se viene trabajando con las empresas para cortar definitivamente con esta práctica. “Todo esto se tiene que resolver y hay tecnología que para la industria pesquera no conlleva una gran inversión y que lograría un agua de riego y evitar que se tire al mar”, explicó. “La cuestión ambiental no es política sino que hay que ser responsable para avanzar en una solución definitiva y responsable”, reflexionó.

Por otro lado, están las plantas pesqueras más chicas, radicadas en el parque liviano de Puerto Madryn y en ese caso se está trabajando con la comuna para poder habilitarles un cuenco donde realizar el vuelco de esos líquidos para ser utilizados en riego como agua de reúso.

“El tratamiento que se logra con estas aguas es de muy buena calidad para el riego”, dijo el funcionario provincial, al tiempo que recalcó que “ese volumen de agua se reúse para otros fines. Esto tiene que ser un beneficio para la región”, interpretó el ministro, quien la semana pasada visitó Madryn, en ocasión de haberse comenzado a procesar en la harinera de pescado los desechos de la ciudad de Rawson.

En tanto, el Ministro de Ambiente reconoció que el sector privado comprendió la política del cuidado ambiental y en ese marco varias empresas han comenzado a invertir en la instalación o adecuación de sus plantas de reúso.

“Hay una decisión política de resolver este tema. El decreto de vuelcos preveía que hace un mes y medio las industrias debían presentar un informe sobre qué tipo de efluentes volcaban. Después tenían que presentar un acuerdo de adecuación que debe referir a aquello que hará la industria para resolver el problema”, precisó respecto de los plazos que se fijaron desde la Provincia.

No obstante, Agulleiro aclaró que “hemos resuelto y comunicado a la industria pesquera que tiene 6 meses para resolver el problema y en 15 días presentarnos una propuesta de adecuación con documentación fehaciente que ya se inició este trabajo. En abril del 2018 ninguna planta pesquera tiene que estar generando un perjuicio”. En ese plan de acción que se ha fijado la cartera ambiental de la provincia es que la totalidad de las plantas pesqueras cuenten con su propia planta de tratamiento de efluentes, valiéndose de la tecnología existente.

La inversión alcanzaría los 4 millones de pesos para montar cada planta que permite el reúso del agua proveniente del procesamiento del pescado. “El agua sale con una calidad óptima para el riego como si fuera potable”, indicó el funcionario y “es un proceso no muy costoso, para el volumen de producción y facturación que tiene la industria no es difícil de alcanzar”, insistió.

Finalmente, destacó que “la decisión política está y las pesqueras demostraron seriedad y responsabilidad para avanzar en este sentido”.

Marcelo Lobbosco dejó de ser el subsecretario de Puertos bonaerense

El contraalmirante retirado adujo “motivos personales” para alejarse del cargo que había asumido en marzo de 2016. Muchas promesas y pocas realidades en una gestión condenada al olvido. Cómo sigue Merlini.

Cerrar