Mar del Plata, miércoles 19 de septiembre de 2018
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
09/10/2017

“Están naturalizados los naufragios y las muertes”

La multisectorial Ni Un Hundimiento Más que nació tras el naufragio del Repunte realizó un encuentro en la Universidad de Mar del Plata en el que se habló sobre la seguridad en la pesca, la contención a las víctimas y la necesidad de generar cambios en las normas para prevenir más muertes.

Revista Puerto - Multisectorial Ni Un Naufragio Mas 01
Por Karina Fernández

FacebookTwitterE-mail

HipoCoop

Fisherman

Data Fiscal

“Están naturalizados los naufragios y las muertes”

Durante un encuentro que realizaron familiares de los tripulantes del Repunte junto con docentes de la carrera de Psicología de la Universidad de Mar del Plata, se habló sobre la seguridad en los barcos pesqueros y se abordó, desde la psicología laboral y de crisis, la problemática de los hundimientos como catástrofes sociales por su implicancia institucional. La socióloga Gabriela Sánchez, hermana del capitán desaparecido del Repunte, habló sobre los objetivos que se planteó la multisectorial Ni Un Hundimiento Más respecto de la seguridad y la contención de las víctimas, los logros alcanzados y la naturalización de los naufragios y las muertes. También hicieron uso de la palabra la esposa de Jorge Islas, tripulante desaparecido del Repunte; y un familiar del San Antonino que se refirió a los pequeños avances que se pudieron dar en la causa.

Desde Ni Un Hundimiento Más están trabajando para lograr una ordenanza municipal que declare la emergencia en la seguridad de los tripulantes, “sobre la base objetiva de que hubo cuatro hundimientos en un año y se perdieron 16 vidas”, indicó Gabriela Sánchez. Al referirse al tratamiento que le está dando al tema la Comisión de Intereses Marítimos de la Cámara de Diputados de la Nación, lo consideró un logro importante pero a la vez una muestra de “hasta qué punto se ha naturalizado que los barcos se hunden y los tripulantes se mueren”, dado que es la primera vez que se trata el tema de los naufragios.

La Multisectorial también se ha planteado avanzar junto con los diputados en la reglamentación de la caducidad de los buques y a nivel local la generación de un protocolo de asistencia a las víctimas, tanto para los sobrevivientes como para los familiares, que, dijo Sánchez, se encuentran completamente desprotegidos. “Es una vergüenza que lugares como Federación tengan un protocolo de asistencia y nosotros en Mar del Plata, una ciudad de casi un millón de habitantes, no tengamos un protocolo de asistencia en emergencias para nadie y mucho menos en la pesca”, señaló.

Por último, Gabriela Sánchez realizó un reclamo que se escucha desde el primer día: “Necesitamos un organismo independiente que investigue de verdad, Prefectura no puede ser juez y parte. Así como existe en Aeronáutica luego de la tragedia de LAPA, después del San Antonino, después del Repunte nosotros queremos que se conforme esta comisión de investigación”.  En este sentido anunció, como un signo de esperanza, que hoy serán recibidos por el secretario de Seguridad Eugenio Burzaco.

Como logros habidos en estos tres meses y medio que pasaron desde que se hundió el Repunte, este grupo de víctimas movilizadas por el dolor consiguieron que causas que se encontraban paralizadas comenzaran a moverse, como el caso de la esposa del tripulante desaparecido del buque Mar del Chubut, hecho que nunca se esclareció. La justicia dejó a su viuda durante seis años sin certificado de presunción de muerte, imposibilitándola de cobrar, por ejemplo, el seguro de vida.

En el caso del San Antonino, a más de un año de la tragedia la causa se encontraba archivada. No tenía movimiento desde diciembre de 2016 y aún no se han hecho las pericias de los elementos que se encontraron del barco. Ahora, informó el hermano del desaparecido Pablo Pardo, tras haber podido acceder a la causa, se enteraron de que pese a no existir sobrevivientes existen declaraciones de familiares que culpan al capitán del buque, por lo que ellos también avanzarán sobre el falso testimonio, tratando de encontrar una explicación a este naufragio que se produjo en las mejores condiciones climatológicas.

Por último, el licenciado en Psicología y docente de Psicología de la Emergencia y profesor en la UNMdP, Claudio Cepeda, se refirió a la necesidad de pensar modificaciones a la Ley de Accidentes de Trabajo abordando distintos aspectos técnicos; entre ellos, planteó la necesidad de revisar el concepto de responsabilidad objetiva que libera al empleador de la responsabilidad penal.

Cuando se refirió a las normas de seguridad e higiene, señaló que las condiciones dentro de los camarotes no eran tenidas en cuenta en el pasado y que recién ahora comienzan a exigirse en la construcción de buques. Pero además, señaló, muchas normas que podrían evitar “accidentes que terminan en desastres” no se cumplen.

Cepeda define el naufragio como una catástrofe social porque al hecho inesperado y brutal de una catástrofe natural como puede ser un temporal se le debe sumar la falla de las instituciones en casi todas sus instancias de control y fiscalización, como así también en asistencia posterior para las víctimas, falencias que terminan agravando la situación y pasando, a partir de la catástrofe, a configurar un desastre.

La voz de las víctimas fue la de Silvia de la Hoz, mujer del desaparecido Marcelo Islas, que aportó durante su exposición la descripción descarnada de la realidad que viven desde el 17 de julio diez familias. Contó cómo se transformó la vida para ellas, como madres que deben ocupar un rol para el que no estaban preparadas; cómo viven sus hijos la ausencia y la imposibilidad de tener un cuerpo al que rendirle homenaje. Habló de la desesperación en la que muchas entran cada sábado en la madrugada, cuando reviven el naufragio.

  • Red Chambers Argentina S.A.
  • Grupo Mattera
  • Info-Mail
  • Guedikian
  • Gaad Group S.A.
  • Zona Común S.A.
  • Greciamar
  • Sin permisos industriales para langostino hasta 2020 en el San Matías

    El conflicto que mantenía paralizado el puerto de San Antonio Oeste terminó luego de que las autoridades pesqueras se comprometieran a no dar nuevos permisos y dar marcha atrás con los que se estaban tramitando. Se establecieron algunas reglas para pescar en el Golfo.

    Cerrar