Mar del Plata, jueves 16 de agosto de 2018
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
20/12/2017
A falta de bono de fin de año, bolsones de alimentos

Desde la patronal obturaron cualquier posibilidad de bonificación extraordinaria para los obreros de la pesca en Mar del Plata. En el SOIP llegó asistencia de Desarrollo Social de la Municipalidad y de la Provincia de Buenos Aires para atender los casos más críticos.

Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

Un grupo de colaboradores de Cristiana Ledesma va sacando los alimentos no perecederos y los guardan en bolsas de plástico color negro que forma un montículo en el centro del salón principal en la sede del Sindicato Obrero de la Industria del Pescado (SOIP).

Puré de tomate, una bolsa de azúcar, una botella de aceite, fideos, arvejas, harina, dulce de batata, dulce de membrillo, leche en polvo, un paquete de lentejas, otro de arroz… la bolsa se completa sin que falte nada y se le hace un nudo improvisado para volver a tomar otra vacía y repetir la mecánica.

Los trabajadores del pescado no tendrán el bono de fin de año. CaIPA obturó cualquier mínima chance que nació cuando desde el sindicato emitieron los pedidos de audiencia, casi una formalidad que, alguna vez tuvo éxito, como en 2015, pero no ahora que el gobierno fue legitimado en las urnas y le mete la mano en el bolsillo a las madres que cobran la AUH y a los jubilados.

Sin bono, el bolsón con alimentos es un salvavidas para cientos de obreros registrados que han tenido un año dominado por la garantía horaria, lejos, muy lejos de los 15 mil pesos que necesita una familia tipo para no ser pobre en Mar del Plata.

La ayuda llegó de la Secretaría Social de la Municipalidad y también del área social de la Provincia de Buenos Aires, que enviaron una caja blanca, con letras verdes que dice “Felices Fiestas” y en su interior contiene un pan dulce, dos budines, mantecol, garrapiñada, dos turrones y una lata de ensalada de frutas.

En el sindicato no brindaron precisiones sobre la cantidad de bolsones que repartirán en estos días. El lunes fueron más de 200 y al cierre de esta edición ya tenían otra cantidad similar lista para distribuir.

“Son los casos más urgentes, compañeros con familias numerosas y algunos también de cooperativas que tienen muchas carencias. Las fiestas son momentos especiales…”, confiaron cerca de la Secretaria General del sindicato.

En el SOIP se contabilizan más de 3500 obreros registrados según los listados confeccionados a la hora de solicitar los subsidios que llegaron el mes pasado desde la misma Secretaría de Desarrollo Social de la Nación que asiste a su par municipal para que canalice las cajas de alimentos que llegaron al Sindicato.

No hay cifras de los casos “más urgentes”, pero que trabajadores registrados del pescado tengan que ser asistidos con bolsones de comida para tener unas “Felices Fiestas”, más o menos dignas, es inadmisible en el principal puerto pesquero del país.

Es imperioso que dirigentes sindicales, de las cámaras patronales y las autoridades gubernamentales animen una mesa de diálogo donde afloren puntos de coincidencia para que la industria genere más oportunidades de trabajo.

Hasta ahora lo que ha resultado más sencillo para todos es que el Estado los asista con subsidios en forma de caja navideña.

Después llegará enero, febrero, marzo… y tornará a reinar la inactividad y a florecer las necesidades más urgentes, las carencias básicas mientras se volverá a discutir de actualización salarial, cuando pocos superan la línea de pobreza. Los pocos que trabajan casi todos los días.

  • Empresas de servicio de estibaje piden por la libre contratación de eventuales

    De cara a la próxima temporada de calamar algunas ESPES avisaron que no llamarán a estibadores que hayan hecho juicio ni los que recurran al seguro. Cuarto intermedio hasta el viernes para que lo apruebe el Directorio del Consorcio.

    Cerrar