Mar del Plata, jueves 16 de agosto de 2018
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
15/12/2017
El CFP fijó la captura máxima 2018 de merluzas y polaca

Presidido por el aún suplente Juan Bosch, el organismo se reunió para dar forma al Acta 36 en la que se anuncian las capturas máximas de merluza hubbsi; merluza negra; merluza de cola y polaca para el año entrante. Resumen de las Comisiones de Seguimiento.

Por Karina Fernández

En el Acta 36 los consejeros decidieron, en base a la información suministrada por el INIDEP, la captura máxima permisible (CMP) de merluza hubbsi; merluza de cola y polaca para el año 2018; en el caso de la merluza negra dieron la cifra del primer semestre.

Luego de tantos años sin campañas, décadas en algunos casos y discontinuadas por largos períodos en otros, es difícil saber si los valores otorgados están por encima o por debajo de lo que se consideraría sustentable. Si en algún momento las campañas de investigación se reanudan con la continuidad necesaria para evaluar una serie histórica, probablemente podamos a volver a tener capturas biológicamente aceptables más cercanas al verdadero estado de los recursos. Por el momento la especie que tiene datos más recientes es la merluza negra, tras la realización de una campaña con buque comercial. Los valores que finalmente se tomaron como CMP quedaron plasmados en la Resolución 15/17 aprobada por unanimidad. Las reuniones de comisión dejaron planteadas las solicitudes de las empresas, algunas recurrentes e inaplicables y otras interesantes como las referidas a las prospecciones sísmicas.

Del informe relativo a la evaluación del estado del efectivo de merluza común que se distribuye al norte de los 41º de latitud Sur, “surge que entre los años 2012 y 2016 se ha observado un aumento de la biomasa reproductiva debido a una disminución de la tasa de mortalidad por pesca, principalmente desde 2011, aunque existe aún incertidumbre en el éxito de los futuros reclutamientos”, indicaron.

Haciendo referencia a la información del Programa de Merluza concluyeron que deben considerarse las opciones de captura con el objetivo de permitir que la biomasa reproductiva se recupere a 150.000 toneladas en el mediano plazo, con una recomendación de Captura Biológicamente Aceptable (CBA) para el año 2018 comprendida en un rango que va de 18.000 a 35.000 para el sector de la ZEE de Argentina. Finalmente terminaron decidiendo el máximo recomendado.

Para el stock sur los consejeros señalaron que en función de los resultados obtenidos en la evaluación y con la intención de lograr 600.000 toneladas de biomasa reproductiva, con aumento en la proporción de grandes reproductores, desde el INIDEP se recomienda establecer una captura máxima “que no supere las 290.000 toneladas para cumplir con el objetivo biológico en el mediano plazo, en conjunto con medidas concretas para la disminución de la captura de juveniles y para evitar la pesca de reproductores cuando comienza a concentrarse para su reproducción”.

Como era de esperarse el valor que se otorgó es el más alto, algo que estaría perfectamente dentro de los márgenes propuestos por el INIDEP, salvo que las medidas complementarias que se contemplan para dar esta cifra incluyen, por ejemplo, el uso de dispositivos de selectividad, algo que nunca ocurrió ni se controló efectivamente.

Para dar una CMP de polaca, el Consejo se basó en el informe del INIDEP que evaluó las capturas y estructuras de edades del período 1987-2016 de las flotas argentina y extranjera que operaron sobre el recurso. “Durante los años más recientes se observó una leve recuperación, detectándose un aumento en la cantidad de individuos juveniles producto de reclutamientos más favorables y una disminución del esfuerzo de pesca en el área reproductiva”, señalaron.

Dependiendo de los objetivos de manejo que se planteen, recomendaron una captura de entre 20.700 y 33.600 toneladas, aunque prefirieron no superar las 30.000 toneladas, “con el fin de permitir que se consolide la incipiente recuperación del efectivo que se ha observado en las últimas evaluaciones de abundancia”. Fue 30.000 lo que terminaron estableciendo como CMP.

Como consecuencia de la falta de información proveniente de campañas, se debe apelar a modelos estadísticos para evaluar los recursos; en el caso de la merluza de cola se aplicó un modelo de captura por edad que comprendió el período 1985-2016. Dependiendo de las medidas que se tomen para una explotación sustentable y los objetivos de recuperación que se planteen, el rango recomendable de capturas se colocó entre 60.000 y 104.000 toneladas; aunque sugieren, de todos modos, no superar las 80.000 toneladas y ése fue el valor que establecieron.

Para merluza negra se fijó una CMP de 1.850 toneladas para el primer semestre, sugiriendo el INIDEP para todo el año 3.700 toneladas, “luego de considerar en la evaluación un solo efectivo y la totalidad de las capturas de la especie en el Océano Atlántico Sudoccidental”. También recomendaron “proseguir con el mismo esquema de ordenamiento aplicado, continuando con las medidas de manejo oportunamente establecidas”, según informaron desde el CFP.

Lo más destacado de las Comisiones de Seguimiento

Merluza hubbsi: Como suele ocurrir con los merluceros marplatenses,  solicitaron modificar el área de veda, pidieron que “se considere la implementación de un sistema más dinámico de apertura y cierre de áreas” y como siempre recibieron del INIDEP, la misma explicación, “que la permanencia de la zona de veda es lo que ha permitido la recuperación del stock sur, y que las eventuales zonas que se habiliten a la pesca deberían ser áreas de concentración de adultos, que aún no se han detectado”. Los biólogos indicaron, además, que sería importante reducir los descartes y utilizar mecanismos de selectividad, como el ya probado ARSEL.

En la Comisión se planteó “la importancia de promover un ordenamiento de esta pesquería en aguas internacionales adyacentes a la ZEEA en función del incremento de las capturas de merluza y de abadejo en el área por parte de flotas extranjeras”.  La propuesta empresaria fue que “se otorguen incentivos a la flota nacional para que opere en el área”. La propuesta de subvenciones no parece estar en línea con la política exterior de la Argentina, como pudo observarse en la 11ª Conferencia de la OMC (Ver La OMC buscará en Argentina eliminar los subsidios a la pesca).

Merluza Negra: A partir de los datos aportados a Coordinación de Gestión de Pesquerías y el INIDEP se señaló que la concentración del esfuerzo de la flota en una sola área puede traer consecuencias desfavorables para el recurso, y dado que la especie habita en la misma área en la que se reproduce (entre julio y agosto), se está analizando la posibilidad de implementar una veda en esa época.

Se presentaron los resultados de la primera campaña realizada con el buque Centurión del Atlántico y los empresarios pidieron que las capturas de las campañas no se descuenten de las cuotas y que se revise la normativa de juveniles. También pidieron que se trabaje con otras áreas de gobierno para realizar estudios sobre el impacto que tienen sobre las pesquerías las prospecciones sísmicas que se están realizando en zonas de pesca.

Merluza de cola: Los empresarios “confirmaron lo expresado por el INIDEP respecto de las tallas, indicando que se observaba una preponderancia de individuos juveniles y solicitaron a las autoridades que no se los obligue a explotar la totalidad de las cuotas sin que esto implique perdida de su derecho. Por otra parte, quienes operan en aguas más australes “informaron haber encontrado individuos adultos, sobre todo a partir del mes de septiembre”.  Algunos empresarios, dice el acta, pidieron la revisión de la talla de captura “y que las mareas con pesca objetivo de merluza de cola realizadas completamente al sur del 52° S sean consideradas como paradas biológicas”.

Polaca: Según datos proporcionados por Gestión de Pesquerías y del INIDEP “desde hace algunos años se observa una tendencia creciente en las biomasas, y una mayor proporción de ejemplares adultos en la captura del último año”. Algunos empresarios solicitaron que “se analice la medida que establece un límite a la cantidad de juveniles por lance en función de la variabilidad que puede existir en la estructura de tallas de la población”. También pidieron que se elimine o flexibilice la obligación de consumo de cuota porque, dicen, es una especie subexplotada.

“En todas las comisiones las empresas manifestaron su preocupación respecto a la posible implementación de las Áreas Marinas Protegidas en zonas productivas, y solicitaron que se resalte frente a los organismos que corresponda, la importancia de la Zona de Veda Permanente y otras medidas que se están implementando y que ya limitan la actividad del sector”.

  • Plantas de Madryn sin materia prima suficiente

    A pesar del récord de capturas de langostino, hay plantas de la región sin aprovisionamiento garantizado. El STIA presiona para que tomen más empleados, pero entra menos materia prima. Un bróker de Rawson digita la distribución y el 60% de la descarga la asigna a dos empresas.

    Cerrar