Mar del Plata, lunes 19 de febrero de 2018
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
29/01/2018
Procesión náutica en el epílogo de la Fiesta de los Pescadores

Homenaje a las víctimas de los últimos naufragios y a los tripulantes del ARA San Juan. Tributo a San Salvador, patrono de los pescadores. Crónica de un domingo a bordo de una lancha artesanal.

Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

La cubierta del Libertad ya estaba repleta de gente cuando amarró en la banquina chica para subir a los rezagados y dar inicio a la procesión náutica en tributo a San Salvador, el patrono de los pescadores, que este domingo marcó el cierre de la Fiesta Nacional que organizó la Sociedad de Patrones Pescadores.

Junto con el reportero gráfico de REVISTA PUERTO y el periodista de la Agencia Télam fuimos los últimos en pasar por la baranda blanca que unía el muelle con la embarcación de madera. Nos acomodamos entre un concejal y las presentadoras de la Sagrada Familia que intentaban poner en funcionamiento el micrófono que animaría la procesión. Por ahora acopla.

Pero todavía faltaban los más importantes: la flamante Reina de los Pescadores, Samanta Brandimarti y sus princesas Nayla Guzmán y Alejandra Maidana, el Obispo, el presidente de la Sociedad de Patrones, Luis Mario Ignoto; y hasta la imagen del Santo, que debieron acomodar con esmero en el centro de la cubierta, apoyada en el guinche.

En las barandas de la banquina no hay un lugar libre. Domingo de sol, el paseo portuario atrae a cientos de turistas que caminan por la pasarela sin necesidad de sortear lobos marinos. Los pocos que se observan descansan enfrente, del lado sur, donde se acumulan lanchas que ya no tienen motivos para estar en la banquina porque vendieron su permiso o están siendo reparadas. María Rosa, La Julia, Doy gracias a Dios, Viejo Amábile, Alberto Ciarlo, Espíritu Santo, entre otras.

Una vez que algunos nos corrimos de banda para darle estabilidad a la embarcación se puso proa hacia la boca del puerto, flanqueados por la Madonna di Giardini, Don Pablo Pennisi, Siempre Libertad, Mi Lucha, Don Mario, La Pascuala, El Príncipe Azul, Carlos Ottolenghi, Siempre Graciosa, Stella Maris, Don Nino, Rosa Mística I.

Las voy descubriendo a medida que avanzamos por la banquina chica y van a apareciendo al lado del Libertad. Cruzamos Puerto Piojo y nos despide una batería de bombas de estruendo. A bordo hay gente que vive la travesía con solemnidad y otros como si fuera una excursión turística animada por un entusiasta coordinador.

Claveles de colores forman la bandera de Italia, también la de España y hasta una bandera del Vaticano. Una cruz con claveles blancos aparece flotando en la banda de babor. No veo las otras porque las arrojan desde la otra banda.

Un rato antes, en la Misa Cantada que llevó adelante el sacerdote Miguel Cacciutto en la parroquia Sagrada Familia, el cura oró por los pescadores fallecidos en el mar.  “Este día venimos a dar las gracias a Jesús que ampara nuestro Puerto y a todas las personas que trabajan ya sea en tierra o mar. Nos rendimos a los pies de San Salvador, porque en él encontramos la fortaleza. Le damos gracias a quienes forjaron este puerto con el sudor de su frente, muchas veces siendo incomprendidos por los gobiernos de turno. Y no podemos dejar de tener presentes a todos los pescadores que no pudieron regresar a sus hogares, en especial en los últimos naufragios”.

“Yo tengo un barco que navega por el mar; en ese barco Jesús es Capitán…” se escucha por los parlantes del Libertad y descubro a Gabriela Sánchez, hermana del Capitán del Repunte, atrás mío, al lado del casillaje del buque, llorando desconsoladamente junto a un par más de familiares, que han desplegado una bandera argentina para recordar el naufragio y las vidas perdidas.

Gabriela rechaza la invitación de un miembro de Prefectura para que participe de la ofrenda floral. Además de las embarcaciones pesqueras, la fuerza desplegó gomones, jet ski y hasta una lancha patrullera. Para lo innecesario Prefectura no escatima recursos.

Llegamos a la boca del puerto y el Obispo reza en memoria de los pescadores muertos en el naufragio del San Antonino, los del Repunte y también, aunque no son pescadores, los 44 tripulantes del ARA San Juan.

Descubro que en el muelle de la Terminal de Cruceros está amarrado lo que queda de la Draga Mendoza. Disfruta de los nuevos metros operativos de muelle que ganó Merlini trabajando en equipo con la Nación.

“Creemos en los milagros, pero somos realistas”, avisa el Obispo desde la proa del Libertad, ya dentro de la Base Naval donde la procesión navega en respetuoso silencio.

La animadora sigue recordando a San Salvador y se reiteran canciones pegadizas que pocos se esfuerzan en repetir. La procesión parece languidecer mientras comienza a soplar una brisa fresca que hace más amigable la tarde.

Al regreso a la banquina lo antecede otra batería de bombas de estruendo cuyo humo blanco son las únicas manchas del cielo. Las barandas de la banquina están más atiborradas de turistas que saludan a la procesión con entusiasmo, como con ganas de haber formado parte. El agua del puerto mantiene su inalterable color verde espeso.

Langostino: “Es necesario aplicar un criterio precautorio”

Juan de la Garza del Programa Crustáceos del INIDEP habló con este medio sobre los resultados de la última campaña, la necesidad de darle continuidad y la importancia del plan de manejo. Consideró que se debe ser cauto con la incorporación de más barcos.

Cerrar