Mar del Plata, sábado 21 de julio de 2018
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
26/03/2018
Langostino: suspensión, pedido de disculpas y promesas de trabajo conjunto

El Subsecretario de Pesca se reunió con los representantes de la flota amarilla de Rawson y se comprometieron a trabajar en forma conjunta. El encuentro se dio en medio de un conflicto por la fallida decisión de la Dirección de Pesca de la Nación de prohibir el despacho a la pesca a buques excedidos en el cupo de langostino cuando estaban pescando en aguas provinciales.

Los barcos fueron parados por completar cupo y liberados inmediatamente por no se sabe qué motivo.

Por Karina Fernández

El 15 de marzo llegó una nota a la Prefectura Naval de Rawson anunciando la prohibición de despacho a la pesca de 13 buques por haberse excedido en los cupos de captura asignados por el Consejo Federal Pesquero, comunicado que llevaba la firma del director Nacional de Pesca, Mauricio Remes Lenicof.  Los propietarios de los barcos fueron notificados de la prohibición, pero ese mismo día la medida fue suspendida por orden del subsecretario Juan Bosch, luego de que recibiera una llamado del Secretario de Pesca de Chubut, quien puso en conocimiento del funcionario que los barcos estaban operando en aguas provinciales sobre las que no tenía la Nación ninguna injerencia.

Más tarde Bosch aduciría mala interpretación de la Prefectura, tras pedir disculpas a los armadores que se vieron involucrados en el grosero error generado desde la Subsecretaría de Pesca. Las disculpas las ofreció personalmente a algunos de ellos, dado que esto sucedió días antes de que se reuniera con los representantes de la flota amarilla de Rawson en el marco de los encuentros que se están llevando a cabo en pos del diseño de un plan de manejo para el langostino.

Respecto de la extralimitación de los cupos que han alcanzado algunos armadores, llegando a excederse en siete veces el límite establecido, se dispuso que el Consejo Federal Pesquero decidirá qué hacer con ellos en el tiempo que resta hasta el inicio de la temporada en aguas nacionales, momento en el que sí podría impedirse el despacho a la pesca de estos barcos.

Una de las opciones que tendrá el CFP será aplicar la Resolución 35/2008 que pone límite a las capturas o, como viene ocurriendo en los últimos años, se redactará una resolución transitoria que permita, en función de la abundancia, seguir pescando. Otra opción es encontrar en el marco del Plan de Manejo una resolución definitiva para estos buques y también para toda la flota nacional, porque a fin de año no existe el barco que no se haya excedido.

Dejando este punto en manos del Consejo, la reunión de Bosch con la cámara de la Flota Amarilla de Rawson y el secretario de Chubut, Adrián Awstin, se enfocó en la necesidad de implementar controles para garantizar la calidad del langostino procesado en tierra, principalmente en la captura, fiscalizando en los barcos y en los muelles. Desde esa cámara insistieron en  la necesidad de limitar las horas de las mareas y la cantidad de cajones, lo cual influiría de manera considerable en la calidad final del producto.

Pablo Novello, presidente de la entidad, señaló a REVISTA PUERTO que “lo más importante de estos encuentros es sentir que todos estamos sentados en la mesa para construir y generar soluciones. Tanto desde la Subsecretaría de Pesca de Chubut como la de la Nación se mostraron con una postura clara a la hora de plantear las problemáticas y posibles soluciones a cada tema. Solo queda esperar los resultados finales. Estamos confiados en que esta nueva gestión pesquera va a elaborar un plan de manejo eficaz soslayando las presiones de algunos empresarios que solo pretenden que se gobierne para ellos. Los mismos que generando presiones durante muchos años pusieron en jaque muchas especies”.

Las presiones a las que se refieren Novello sin entrar en más detalles hacen referencia a la flota fresquera marplatense y a un tema que atravesó cada uno de los encuentros sobre el Plan de Manejo: la autorización para que el barco José Américo, de la empresa Moscuzza, ingrese a la pesquería a pesar de no cumplir con los parámetros establecidos por la Resolución 1113 que regula la actividad.

Si bien Pablo Novello se mostró conforme con los resultados de la reunión y destacó el apoyo de las autoridades nacionales y provinciales, a nadie escapa en el ambiente pesquero que esta fallida suspensión a la pesca por los cupos fue una suerte de amenaza sobre lo que podría ocurrir si no cuenta con el apoyo del sector y de la Provincia para avanzar en las modificaciones que el Ejecutivo necesita para permitir el ingreso del barco de Moscuzza.

A la hora de contemplar las posturas de cada sector, conforme lo que han expresado las distintas cámaras y empresas independientes que intervienen en la captura de langostino, habrá dos puntos en los que, a excepción de CAIPA y CEPA -dominadas por Moscuzza, Solimeno y Valastro- todos coinciden: mantener la Resolución 1113 y no permitir el ingreso de embarcaciones que no respeten las medidas de manejo por ella impuesta.

Se acercan tiempos de definiciones para el ingreso del buque José Américo. El barco obtuvo un permiso para langostino a partir de la transferencia de un barco potero, además tiene 47 metros de eslora y una potencia de motor superior a la permitida para ingresar a la pesquería de langostino; pero el poder de lobby de Moscuzza le ha permitido llegar hasta aquí sin que se revisara esta concesión ilegal por parte del Estado. El ingreso de Oscar Fortunato como representante del Ejecutivo en el CFP es parte de lo mismo.

Bosch teme, porque así se lo han hecho saber, que su continuidad en el cargo dependa del ingreso de este barco al caladero de langostino; y ante esa situación ya ha comenzado a hablar sobre la necesidad de modificar las medidas de manejo, es decir la Resolución 1113 que deja al José Américo afuera de esa pesquería. Tener herramientas de presión como la extralimitación de los cupos para juntar votos en el CFP, resulta fundamental para lograr el objetivo de Moscuzza y el Ejecutivo Nacional.

  • Santander y Antonio rechazan acusaciones de contrabando

    Los empresarios comodorenses clarificaron que la incautación de 650 cajones de merluza se debió a que la carga no condecía con la guía. Afirman que no se trató de una transgresión a ningún delito tipificado en el Código Penal, sino que representa una falta administrativa, sobre la cual asumen la multa.

    Cerrar