Mar del Plata, domingo 22 de abril de 2018
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
26/03/2018
Santander y Antonio rechazan acusaciones de contrabando

Los empresarios comodorenses clarificaron que la incautación de 650 cajones de merluza se debió a que la carga no condecía con la guía. Afirman que no se trató de una transgresión a ningún delito tipificado en el Código Penal, sino que representa una falta administrativa, sobre la cual asumen la multa.

Por Nelson Saldivia

En el puerto de control de Arroyo Verde fue incautado, semanas atrás, un cargamento de merluza hubbsi procesada, sin cola y eviscerada, que provenía de una planta pesquera de Comodoro Rivadavia e iba con destino a Mar del Plata. Los propietarios de los barcos con que fue capturada la materia prima, que además tienen la planta Ecoprom donde fue procesada la merluza y son titulares de una flota de camiones, en uno de los cuales se transportaba la mercadería, señalaron que el procedimiento de secuestro de la carga se debió a una “infracción” de tipo administrativa, y rechazaron las acusaciones de “contrabando”, ya que el hecho no constituyó ningún delito tipificado en el Código Penal.

Precisaron que no hay causa penal alguna, sino que el caso se reduce a un expediente por una “falta administrativa” que se tramita en la Secretaría de Pesca de Chubut, y que se allanaron al pago de la multa respectiva, por la infracción cometida.

“El grupo económico que integramos Luis Santander y Daniel Antonio, que este año dejó y pagó en Comodoro Rivadavia una cifra de 150 millones de pesos en masa salarial e impuestos, las cuales tienen los impuestos al día y generan fuentes de trabajo al sector pesquero a 300 empleados directos, y otros tantos indirectos, rechaza las acusaciones de contrabando de la que hemos sido objeto”, indicaron los empresarios en un comunicado.

Santander y Antonio explicaron que “hoy el Secretario de Pesca, Adrián Awstin nos acusa de contrabandistas, porque el día 18 de marzo encontraron un camión de nuestra propiedad con diferencias en las guías con lo que había dentro del camión. Las guías decían filetes de merluza con piel, y llevábamos merluza sin cabeza y sin vísceras (HG)”.

En esa línea revelaron que esa materia prima con un procesamiento base se realizó “por la necesidad de cumplir con los compromisos adquiridos con nuestros clientes y poder sostener y pagar los sueldos de la gente, a lo cual hemos asumido el 100% de la responsabilidad, excluyendo a las autoridades sanitarias del Senasa y de los Inspectores de Pesca de Comodoro Rivadavia”, indicaron.

Promesas no cumplidas

Al abundar en detalles de cómo se llegó a esa situación, Santander y Antonio manifiestan que “hace dos meses pedimos al Gobierno de Chubut que nos permita por excepción y por un determinado tiempo poder realizar un proceso de corte distinto (HG de merluza) para poder maximizar la producción destacando que con este nuevo mercado íbamos a incorporar más trabajadores y capacitar nuevas personas, y evitar que los buques nuestros deban emigrar a otros puertos. A nuestro pedido tuvimos el apoyo y compromiso de poder realizarlo mediante un instrumento legal, el cual nos permitiera realizarlo”, mencionaron sobre la promesa gubernamental.

“Pasado los 30 días, al no tener respuesta no dirigimos a la Casa de Gobierno en Rawson, y nos encontramos con la triste realidad del pedido encajonado con malicia por un importante funcionario de Comodoro Rivadavia, vinculado años atrás a la actividad pesquera, hoy avenido a Viceministro Coordinador de Gabinete. Volvimos a solicitar, y recorrimos y escuchamos en boca y audios de Adrián Awstin de que ya estaba preparado, que ya salía en el día, y tenemos los audios que acreditan”, indicaron al describir cómo se sucedieron los hechos.

Ocupación de mano de obra

“Nosotros creímos en las autoridades y tomamos 35 personas que fueron dadas de alta el día 16 de marzo. Nos encontramos con la promesa no cumplida y con la gente tomada, dada de alta, con el pescado y el barco próximos a entrar. Con los compromisos de nuestros clientes a los cuales les fallamos por no poder llevarles el pescado, además con un corte de agua”, explicaron los empresarios comodorenses que tienen la planta Ecoprom donde fue procesada la merluza incautada.

“Awstin sale a acusarnos de que somos contrabandistas de pescado y le  recordamos al Secretario de Pesca que el origen del pescado proviene de buques de nuestra propiedad; con permisos de pesca provinciales vigentes, laborados en nuestro frigorífico, con su personal debidamente registrado; transportado con camión propio”, detallaron Santander y Antonio. “La definición de contrabando es muy diferente a lo ocurrido, le recordamos al Secretario de Pesca que él se encuentra cuestionado por distintas irregularidades en su función”, manifestaron.

Inversiones en barcos y planta

Por otra parte, el grupo empresario destacó las inversiones realizadas en Chubut. “Hemos sumado más buques pesqueros y la compra y reparación de un frigorífico (Ecomprom) a el cual se le suma línea de frio nueva con una inversión muy importante”, dijeron. Cabe señalar que esta empresa adquirió recientemente dos barcos fresqueros de altura que pertenecieron a Alpesca y luego fueron adquiridos por el grupo Baldino. Esos dos barcos tienen previsto a Comodoro Rivadavia como puerto de asiento, con lo cual, la cuota de merluza también volvería a Chubut con lo que implica que esa materia prima capturada por esos buques será procesada con mano de obra local.

Finalmente, Santander y Antonio dijeron que “tenemos la esperanza y la convicción de que a quien le corresponda tome la decisión de acompañarnos en nuestro emprendimiento y que cumplan las promesas hechas. De más está decir que necesitamos decisiones positivas de los funcionarios y no pedimos ayudas económicas”, concluyeron.

  • Recordaron a los obreros desaparecidos del puerto

    La Comisión Memoria Portuaria les rindió homenaje en la plaza de los fileteros. “Pedir justicia hoy es tener salarios que permitan vivir con dignidad; tener una vivienda. Hoy no lo tienen”, remarcaron en los discursos.

    Cerrar