Mar del Plata, sábado 21 de julio de 2018
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
09/04/2018
Hasta 2020 no habría cambios en la Ley de Pesca de Chubut

La industria pesquera se transformó en la principal actividad exportadora de Chubut. Las mesas de debate por la nueva ley no prosperaron por el delicado escenario de las finanzas públicas. La pesca no está en la agenda de prioridades de Arcioni. Sin mayoría legislativa, difícilmente pueda haber cambios en lo que resta de su mandato.

Por Nelson Saldivia

El 31 de octubre pasado, Mariano Arcioni debió tomar las riendas de Chubut tras el fallecimiento del exgobernador Mario Das Neves, y la delicada coyuntura económica y financiera de la provincia sacó a la pesca de la agenda de prioridades de la administración. La crisis en que se encuentra sumida la provincia, agobiada por un déficit fiscal mensual de mil millones de pesos, obliga al gobierno a centrar esfuerzos en pagar sueldos, los cuales los abona en cuotas, y sin poder cumplir sus obligaciones con los proveedores tuvo que emitir bonos.

A la situación económica se le sumó la crisis política, derivada de causas judiciales por corrupción con varios ex funcionarios presos. Además, el oficialismo no solo es minoría en la Legislatura, sino que también, los propios tampoco responden al Ejecutivo al punto que se lo cuestiona públicamente.

Este escenario sirve para tener una dimensión de la realidad política de Chubut, en cuyo contexto, es absolutamente improbable que la legislación pesquera provincial pueda actualizarse en los exiguos 19 meses que le quedan de mandato a Arcioni.

En el ámbito legislativo la administración provincial no pudo lograr consensos para tratar casi ninguno de los proyectos de ley que envió a la Cámara de Diputados. El año pasado, el gobierno de Das Neves había empezado con una ronda de consultas, mesas de trabajo, para analizar y sumar propuestas de lo que sería una nueva ley de pesca.

Hubo talleres, documentos, charlas debates, propuestas de cada uno de los sectores, pero todo terminó en el freezer porque no había plafón político para avanzar y aparecieron ‘ruidos’, ni confirmados ni desmentidos, sobre presunta venta de permisos de pesca, hasta se viralizó un audio de un empresario de acento francés que ventilaba lo que le cobrarían para recibir una licencia.

Apenas asumió Mariano Arcioni, se dijo que iniciaría una ronda de diálogo con todos los sectores económicos de Chubut, que incluía a la actividad pesquera, que en términos de comercio exterior es uno de los principales sectores exportadores, ya que por primera vez en la historia la pesca desplazó al aluminio y al petróleo.

Pero a pesar de la enorme incidencia que tiene hoy la pesca en las exportaciones provinciales, la actividad no es prioridad en la agenda política, y la adecuación legislativa no se avizora en el horizonte cercano.

Un dato: la provincia del Chubut exportó 2.188 millones de dólares durante el año 2017 y alcanzó el cuarto lugar en el ranking a nivel nacional debido a un crecimiento del 13,2% en las exportaciones. Ese fuerte incremento es el resultado del crecimiento observado en las exportaciones pesqueras, fundamentalmente langostino, cuyos despachos aumentaron 48,3%, según reportó el último informe del INDEC. El aluminio representó un 27,8%, y el petróleo crudo apenas llego al 20,8% de las exportaciones provinciales, sector que sufrió una caída de 23,1%, y aquí radica una de las principales causas de la caída de los ingresos provinciales en términos de regalías.

La esperada convocatoria del gobierno a todos los sectores de la pesca provincial no ha sido tal. Apenas hubo reuniones de apuro con algunas cámaras para tomarse una ‘instantánea’ en la Sala de Situación de la Casa de Gobierno, pero no representa de ningún modo avances de fondo o construcción de consensos para definir políticas de administración pesquera de largo plazo.

La pesca en Chubut presenta escenarios y realidades diferentes en Rawson, Comodoro Rivadavia o Puerto Madryn. Cualquier política de largo plazo deberá prever y atender esas particularidades sin que una vaya en detrimento de otra. Chubut deberá cuidar a hoy su principal actividad exportadora. Hay coincidencias de fondo en que se necesita actualizar la ley, transparentar situaciones teniendo en cuenta que parte de la ley vigente fue declarada inconstitucional por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en 2012.

Otro de los temas ‘urticantes’ es el otorgamiento de nuevos permisos de pesca provinciales. Las plantas con miles de empleos en tierra reclaman licencias para operar sobre langostino en aguas provinciales. La flota costera se opone. En Comodoro se quejan por la veda total para el crustáceo en el Golfo San Jorge. En toda la industria pesquera hay intereses cruzados, y como es lógico, cada sector defiende sus perspectivas de desarrollo y su billetera.

A todas luces, hoy no hay consensos ni adentro de la actividad, y mucho menos en términos políticos con un gobierno debilitado, sin mayoría parlamentaria propia, lo que lleva al sector pesquero a tener en claro que en el actual periodo institucional difícilmente alumbre una nueva Ley de Pesca en Chubut.

  • Los temas del CFP: siguen entrando barcos al langostino

    Se aprobó el ingreso de otros dos a la pesquería de langostino y se otorgaron 11.000 toneladas de CMP de vieira en una Unidad de Manejo complicada. Por otra parte se aprobó la apertura anticipada de explotación de calamar en el sector norte y la renovación de permisos de poteros.

    Cerrar