Mar del Plata, domingo 22 de abril de 2018
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
12/04/2018
Langostino: “Siempre hay que ser precautorio y más en estos momentos”

Los responsables de la evaluación del recurso hablaron con REVISTA PUERTO sobre las similitudes y diferencias que encontraron durante la campaña a bordo del buque Bogavante Segundo en comparación con la de 2017. Consideran imprescindible realizar la campaña de prerreclutas en julio.

Por Karina Fernández Fotos gentileza INIDEP

Los biólogos a cargo del Proyecto Langostino del INIDEP, Paula Moriondo y Juan de la Garza, hablaron con REVISTA PUERTO sobre lo observado en la campaña a bordo del buque comercial Bogavante Segundo en aguas del Golfo San Jorge durante el mes de marzo. Se trata de la segunda campaña de una nueva serie histórica que debieron iniciar para tener información sobre el recurso ante la ausencia de campañas científicas. Los biólogos han encontrado

similitudes con la realizada el año pasado respecto de la abundancia y algunas diferencias sobre los juveniles que están analizando; en ese sentido el embarque de julio, con un buque de investigación, resulta imprescindible. También se habló sobre los límites del sistema en el ecosistema, la posibilidad de que pueda producirse una baja y la necesidad de aplicar principios precautorios y un plan de manejo serio y consensuado.

REVISTA PUERTO: ¿Qué pudieron observar en la segunda campaña de verano con un buque comercial?

JUAN DE LA GARZA: Hemos observado más o menos el mismo nivel de biomasa, pero debemos revisar la información respecto de los ejemplares más chicos. Sobre los individuos que van a formar parte de la pesquería al principio de la temporada está igual, hubo algunos cambios en la distribución y debemos revisar cómo va a seguir la temporada en 2018 y en el futuro.

PAULA MORIONDO: Se están produciendo algunos cambios. El año pasado y este año hubo un retraso en la reproducción, asociado aparentemente a un cambio ambiental y eso hay que evaluarlo, porque no es lo mismo que el langostino entre en proceso reproductivo en verano, cuando el crecimiento es más rápido y pasan la etapa más vulnerable a la depredación, que si se reproducen más tarde. Estos son todos signos que estamos investigando desde el año pasado.

JDLG: En la campaña que hicimos en noviembre no vimos prácticamente hembras maduras ni impregnadas. Los datos de enero de los años 2016 y 2017 de la campaña de merluza, que ya fueron analizados histológicamente, muestran que existió un desplazamiento y 2018 se está analizando, pero seguiríamos en el mismo sentido.

RP: ¿Estos pequeños signos empiezan a demostrar que esta creencia del langostino eterno y en constante crecimiento no sería cierta y que es un recurso muy vulnerable a factores humanos y naturales?

JDLG: Ya en tiempos de Daniel Bertuche se les dijo, el sistema tiene un límite y lo va a poner; ahora cuál va a ser el límite y cuál será la caída no lo podemos saber, tampoco si la caída será abrupta o moderada… Eso dependerá en gran medida del ambiente y del manejo del recurso que se haga, habrá que saber administrar la caída. En la naturaleza cuando existe el boom de un recurso es porque el ecosistema se modificó, luego buscará su equilibrio, un nuevo equilibrio que puede estar por encima o por debajo del nivel en el que se encontraba, todo dependerá de cómo se modificó el ecosistema. Lo que no sabemos es cuál será su próximo nivel de equilibrio.

PM: Siempre decimos que al ser especies de vida corta son muy vulnerables a los cambios. En las especies de peces que son longevas y tienen varias edades que conforman la población, si falla un reclutamiento, el resto que puede sostenerlo; en estas especies de vida corta no, por eso hay que ser muy cuidadoso.

RP: ¿Entonces lo recomendable sería prever una posible caída del recurso?

JDLG: En los años 2002, 2003 y 2004 se dio un aumento del esfuerzo pesquero, una disminución de los reproductores y en el 2005 no hubo langostino. Luego lo dejaron crecer porque había reclutas que se vieron en la campaña de 2005 y en 2006 empezó a recuperarse y se pasó de 7.500 a 42.000 toneladas. Los cambios que se producen pueden tener un desenlace bueno o malo; también se puede pasar de 80.000 toneladas a 7.000 toneladas.

PM: Ahora una situación de ese tipo no podría ocurrir porque hay langostino reproduciéndose por todos lados, entonces algún foco siempre va a ser favorable. No va a ocurrir que pase de 130.000 toneladas a 7.000, pero sí puede producirse una reducción de 50.000 o 80.000 toneladas.

JDLG: Si bajara 70.000 toneladas seguiría siendo un año de muy buenas capturas, el problema es que están pensando en que habrá 300.000 toneladas o más. Ese es el problema. También existen empresas que apuestan a futuro que prefieren pescar el 15 por ciento menos y que se mantenga en el tiempo.

RP: -¿Consideran que sería necesario tener un criterio más precautorio respecto del ingreso de nuevos actores a la pesquería hasta tener datos más precisos sobre su estado?

JDLG: Manejo precautorio hay que tener siempre y más en estos momentos, ya lo dijimos muchas veces. Se necesita un plan de manejo bien hecho y consensuado, con reglas muy claras en las que se establezca cómo se puede acceder, cómo se va a proceder cuando ocurra una suba o una baja del recurso, cómo se debe evaluar la pesquería y también evaluar nuestro trabajo; pero además se debe prever cómo se va a revisar ese plan de manejo periódicamente. No es fácil pero se puede hacer, se está intentando pero no puede ser algo de tres paginitas como el del Convenio del Golfo de 2005; se debe hacer muy bien. Es necesario escuchar a todos, como se está haciendo, y volver a juntarse con todos para mostrarles las conclusiones a las que se arribaron.

RP: Si bien se puede contar afortunadamente con una parte del sector empresario para hacer campañas con buques comerciales, para poder tener un correcto manejo del recurso y cierta previsibilidad ¿no es imprescindible contar con campañas de evaluación con buques de investigación?

PM: Mínimo necesitamos tres campañas de evaluación; en las campañas con nuestros barcos podemos hacer muchas más cosas y más completas que las que hacemos en un barco comercial. Igual estamos súper agradecidos de lo que nos ofrecen, la gente del barco y la empresa que nos lleva son excelentes, de gran predisposición todos, los embarcados y los de tierra; debemos sacarnos el sombrero porque cubren hasta las falencias que nosotros tenemos. Es genial poder hacerlo, pero siempre es mejor en los barcos de investigación porque nos quedan muchas cosas truncas.

RP: ¿Cómo evaluar el recurso en julio cuando se está en plena temporada de pesca?

PM: Sí, ya comenzamos a pedirles a las autoridades que por favor podamos realizar la campaña de julio de prerreclutas, porque necesitamos con urgencia esa información. Tenemos entendido que la disponibilidad del barco estaría, lo que no sabemos es si habrá disponibilidad de dinero.

RP: El hecho de que este año no haya aparecido langostino en el Golfo San Matías, ¿significa algo para la pesquería en general?

JDLG: No, eso es en San Antonio, afuera en el paralelo 41º S es muy similar a 2017, hay unos 40 barcos que hacen días de 11 toneladas, algunos hacen 14 toneladas y otros 7 toneladas de L1 y L2. Lo de San Antonio no es signo de nada, no conocemos la dinámica completa del langostino dentro del Golfo, sabemos dónde se reproduce pero no dónde van los más chicos…  Lo de San Antonio ocurre dentro del Golfo, afuera los datos de los observadores muestran que las capturas son similares a las del año pasado.

RP: En cuanto a los datos que ustedes necesitan para evaluar, uno de los reclamos que hacen en los informes es sobre la falta de cobertura de la flota fresquera con observadores a bordo. ¿Cuán importante es para ustedes contar con esos datos?

JDLG: Hoy es el 50 por ciento de la pesca, así que no nos podemos quedar sin la información de los fresqueros. Es necesario que la autoridad de aplicación nos designe los barcos en tiempo y forma para mandar los observadores.

PM: Es tan importante esa flota hoy en día y operan tan distinto que si nos quedamos solo con la información de la flota tangonera vamos a tener un error; por lo tanto necesitamos una mayor cobertura de la flota fresquera. La diferencia en los volúmenes de captura y la forma de operar es muy grande, tenemos datos de un observador que muestra que mientras un congelador de los más grandes y buenos captura 16 toneladas por día, un fresquero captura 70 toneladas.

RP: ¿Es decir que el impacto de los fresqueros sobre la pesquería es mucho mayor que el de los tangoneros congeladores?

JDLG: Solo hay que ver la lista de los 20 barcos que más pescaron langostino. Un tangonero tiene sus cuellos de botella que son la planta y la capacidad de frío, mientras que los otros levantan y encajonan.

  • El calamar recuperó pulso y se sostiene con buenos precios

    La flota ya puede operar al norte del 44º S donde después unos días aparecieron capturas un tanto irregulares pero ejemplares de buen tamaño. Suben los precios del entero y la vaina. Preocupación de estibadores.

    Cerrar