Mar del Plata, martes 14 de agosto de 2018
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
11/05/2018
Tras denuncias de vecinos clausuraron un sector de Apolo Fish

Lo hizo la Municipalidad a través de la Delegación del Puerto por carecer de habilitación. Vecinos denunciaron contaminación y malos olores. Dudas sobre lo que produce.

Por Roberto Garrone Fotos de archivo

Tras las reiteradas denuncias de vecinos e industriales, inspectores de la Delegación Pesca de la Municipalidad de General Pueyrredon clausuraron este jueves de manera preventiva un sector de las instalaciones de Apolo Fish, en Pescadores al 1267.

El motivo principal de la clausura fue la falta de habilitación para el procesamiento de residuos de pescados, propios y de terceros, en un sector de la fábrica en que elaboran subproductos de la pesca, según confiaron los agentes municipales que labraron el Acta Nº 605532. Fuentes extraoficiales aseguraron que además durante la recorrida por las instalaciones se advirtieron falencias en los planos.

Los vecinos han denunciado ante SENASA y la Oficina Provincial de Desarrollo Sostenible (OPDS) que en el establecimiento produce harina de pescado en una zona no habilitada para tal fin por el Código de Ordenamiento Territorial (COT).

Apolo Fish viene trabajando desde hace más de cinco años en la reelaboración de residuos de especies de condrictios y cartilaginosos como rayas y tiburones. La empresa lo denomina “núcleo” o “subproducto nutritivo”, aunque tiene la apariencia física de la harina de pescado.

“La empresa ha tratado de adecuarse a los requerimientos que le venimos planteando pero encontramos algunos plazos vencidos”, confiaron en el Departamento Pesca, que el jueves, junto con el Delegado Luis María Ignoto, se reunieron con representantes de la empresa para analizar la situación.

La empresa quería que le levantaran la clausura aduciendo que tenían material orgánico sin procesar, lo cual generaría un perjuicio adicional al medio ambiente, en tanto remarcaron la cuestión social: 20 empleados interrumpen su labor.

“Lo que menos queremos es interrumpir la actividad en estos momentos difíciles que vive la industria pero se deben ajustar unos detalles que están faltando”, refirió Luis Ignoto ante la consulta de este medio.

Es harina de pescado o núcleo lo que procesa Apolo Fish. Eso lo terminará de determinar SENASA o la propia OPDS. La empresa presentó estudios propios pero ahora intervendrían los organismos sanitarios y de control del medio ambiente para hacer sus propios estudios.

“Es un mal olor permanente, no podemos seguir viviendo así”, contó una vecina que vive a una cuadra.

“Faltan algunos elementos necesarios para un mejor tratamiento de los residuos. Se desprenden partículas que en contacto con el ambiente son las que generan olores desagradables”, aseguraron en la Delegación.

Desde OSSE, ante la consulta de este medio por la situación de Apolo Fish, aseguraron que la semana pasada su cuerpo de inspectores “no habían detectado vuelcos a la vía pública”.

Los inspectores procedieron con un relevamiento en el interior de la planta para verificar su funcionamiento. “A través de esa inspección se pudo constatar que estaban trabajando en instalaciones que se corresponden con la documentación técnica que presentaron oportunamente en OSSE”, puntualizaron desde la empresa municipal.

De todos modos, se tomaron muestras del efluente industrial que serán sometidas a los análisis pertinentes en sus laboratorios.

  • No hubo acuerdo en el Plan de Manejo de Langostino

    Demasiados intereses contrapuestos llevaron al fracaso la reunión del CFP en la que se pretendía dejarlo aprobado. Por un lado se busca reencauzar la administración en la legalidad y por otro se tejen acuerdos trasnochados que no se ajustan a la Ley Federal de Pesca. La reunión terminó en escándalo.

    Cerrar