Mar del Plata, domingo 24 de junio de 2018
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
13/06/2018
Rigel: Familiares abonan teoría de una falla eléctrica

La sonda de uno de los barcos que rastrillan la zona señaló una “anomalía” detectada en el lecho marino y se trataría del Rigel. Hoy se prevé realizar el rastreo con un robot submarino. Los familiares de los tripulantes insisten en que el barco presentó problemas de electricidad antes de su zarpada.

Parte de la tripulación del Rigel, durante un almuerzo en Camarones, en la temporada 2017. De izquierda a derecha: Blanco, Mieres, Amadeo, Taliercio y Néstor Rodríguez.

Por Nelson Saldivia

Los familiares de los tripulantes del pesquero Rigel, desaparecido el último sábado, fueron advertidos sobre los “indicios” ciertos que hacen presumir que el buque está hundido en la zona donde se disparó la radiobaliza. El juez que interviene en la causa, primero, y desde la Prefectura Naval, después, les transmitieron que hay una posición detectada por un pesquero que rastrilla el sector que a través de la sonda percibió una “anomalía”; así denominan a un elemento en el lecho marino que presentaría características de una embarcación.

Hoy, se prevé que el buque de salvamento de la Prefectura Naval, el SB-15 Tango, se posicione sobre las coordenadas aportadas por el pesquero que ubicó la “anomalía”, a una profundidad de 90 metros.

A todo esto, y desde que se produjo la desaparición de la embarcación, varios familiares de los tripulantes aseguran que el buque fresquero tuvo un evento con su sistema de electricidad antes de zarpar de Mar del Plata.

La primera en esbozar esa teoría fue Guillermina Godoy, la madre de Nahuel Jonathan Navarrete Godoy, uno de los tripulantes del Rigel, buque que continúa desaparecido en aguas nacionales a la altura de Chubut.

“Cuando pusieron los motores en marcha se quedaron sin luz, se llamó al electricista, se colocó el alternador y después salieron”, relató ante los medios al dar a conocer el motivo de la demora que tuvo el barco antes de su zarpada desde el puerto marplatense.

La mujer cuestionó las afirmaciones de los funcionarios de la Prefectura que aseguraron que el pesquero se encontraba en condiciones óptimas para la navegación. “Hay audios de nuestros hijos que muestran que se había roto”, insistió.

Ese mismo dato, fue corroborado por otro familiar de un tripulante. Según un mensaje enviado por el marinero a su esposa, el buque debía salir a las 15 del 5 de junio; pero un evento provocó ocho horas y medios de retraso. “Falta una luz o algo, no sé bien qué sucede”, se escucha decir al tripulante en un audio de WhatsApp que le envió a su pareja y ayer la mujer hizo público en Madryn.

Adela, la madre del tripulante Carlos Daniel Rodríguez, dio a conocer que su hijo “le mandó un audio a la señora en el que le dice que todavía no habían salido. Él embarcaba a las tres de la tarde, eran las once y media de la noche y todavía no habían salido por un problema que tenían en el barco”, precisó abonando así las versiones sobre los problemas de electricidad que tendría el pesquero.

Por su parte, Julieta, la esposa del tripulante, reconoció que “él iba a trabajar por la necesidad, porque no tenía otra profesión, pero en realidad no quería salir al mar. Lo hacía por la necesidad. Cuando se iba decía que, como ocurre con el riesgo que tienen todos los marineros, se van al mar y no saben si van a volver”.

La pareja de Rodríguez compartió el audio que fuera enviado por su esposo desde el Rigel mientras permanecía en el muelle de Mar del Plata. “Tenemos que esperar, no sé qué pasó acá. No podemos salir todavía, estamos acá dando vueltas, parados y no nos podemos mover. No sé si hay una luz quemada o falta algo”, expresaba el marinero.

A las declaraciones de la esposa de Carlos Rodríguez, se le sumaron los dichos del hermano de Pedro Luciano Mieres, uno de los tripulantes correntinos del pesquero, quien advirtió que “tenía problemas eléctricos, pero que no les importó y salieron igual”.
En este contexto, Mario Mieres, que también es marinero y reside en Mar del Plata, asegura que el barco “tenía problemas técnicos. No querían salir porque no andaba bien. Tenía problemas eléctricos y ellos nomás arreglaron y salieron igual. No les importó la vida de mi hermano ni la de los demás. Ellos tenían que salir una semana antes, pero no lo hicieron por el problema eléctrico; ellos mismos se encargaron del arreglo y ni siquiera viajó el electricista que tenía que hacerlo”.

La justicia que interviene en el caso admitió que la principal hipótesis es el hundimiento del pesquero, por lo que, teniendo en cuenta la condición de Mar 6 con olas de 5/6 metros, una eventual situación de problemas de electricidad podría haber dejado al buque sin gobierno. Es decir, sin posibilidad de poder poner proa a las olas; tal como interpretan los propios familiares pudo haber ocurrido el siniestro.

  • Identifican un objeto a 90 metros de profundidad en la zona donde se perdió contacto con el Rigel

    Lo confirmó Emilio Renda, secretario de Protección Civil del Ministerio de Seguridad, en la reunión que mantuvieron ayer por la tarde con familiares de los tripulantes del pesquero de Pesca Nueva SA en Prefectura. Críticas por la falta de respuestas del Comité de Crisis.

    Cerrar