Mar del Plata, martes 14 de agosto de 2018
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
31/07/2018
Siconara libera a la flota merlucera y flexibiliza oferta al langostino

Por presión de los afiliados y las cámaras empresarias el gremio dejó zarpar a pescar hubbsi. La patronal apuesta al desgaste mientras llegan ofertas para volver al langostino en un blanco que ya migró al gris.

Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

El SICONARA flexibilizó la medida de fuerza que aplica contra la flota fresquera de Mar del Plata y permitió que los buques armados para pescar merluza puedan recuperar la movilidad que habían perdido durante el fin de semana.

La medida fue tomada ayer tras una asamblea de la que participó el propio Jorge Maldonado, referente del gremio en la Patagonia, en la sede sindical en Mar del Plata, tras la presión que ejercieron los propios afiliados y las cámaras armadoras, las cuales habían advertido de la irracionalidad de la medida.

“Si nosotros no nos llevamos nada de este quilombo que están armando, déjennos salir”, se escuchó en el salón de usos múltiples del gremio, sobre la calle Triunvirato, el planteo de un oficial a la cúpula que encabeza el conflicto que mantiene al resto de la flota fresquera que opera sobre el marisco paralizada desde el viernes.

REVISTA PUERTO recorrió el muelle ayer por la tarde y el movimiento era frenético, propio de los días previos al inicio de la zafra. En el muelle de Zona Común, en la antesala de la banquina chica, esperaban cargar combustible los fresqueros Júpiter II, Salvador R y Nono Pascual.

En Puerto Piojo, sobre el muelle 10, quedaron amarrados los costeros Popa, Ciudad Diamante e Indómito. En el extremo, perpendicular al muelle, el fresquero Tozudo.

Un poco más hacia el norte en el mismo muelle donde los buzos están por revisar el Júpiter II, el Ciudad Feliz, un fresquero de 2 mil cajones, estaba siendo descargado por estibadores de Estimar.

El langostino que se alcanza a ver en los cajones que sobrevuelan el muelle parece de buena calidad después de tantas horas de viaje. Operar desde Mar del Plata para un fresquero como ése demanda 9 mil litros de combustible más que si lo hiciera desde un puerto chubutense.

“Es un paro político”, dice el encargado de monitorear la descarga. “No estamos tan lejos de lo que piden, uno, dos pesos, nadie recupera lo que perdemos en estos días, ni ellos ni nosotros”, confiesa mientras monitorea los cajones que iban subiendo al camión.

“Te lo vendo”, le dice a este cronista cuando pregunto si estaban pagando 2,70 dólares el kilo. “2,30 con suerte porque hay mucha oferta, aunque la demanda es sostenida”, remarca, en tanto reconoce que en la Patagonia está un poco más bajo, en el orden de los 2 dólares el kilo.

Sobre el espigón de Deyacobbi no hay descargas de langostino pero se descubren barcos amarrados hasta en cuarta andana. Se dejan ver el Salvador R, Leal, Messina I, los merluceros Don Nicola, Franca y Belvedere, con otros tangoneros como el María Gloria, Don Miguel I y San Cayetano.

Los estibadores están viviendo un veranito en pleno invierno. “Nos vino fenómeno porque estábamos con muy poco trabajo”, cuenta un socio de Dyancoop, enfundado en un camperón azul y gorra al tono. “Vinimos a laburar en la madrugada del domingo y acá seguimos. Mañana tenemos un par más para descargar y otros para armar”, agrega el estibador con entusiasmo.

Este martes será el turno de la descarga del Lanza Seca, Gaucho Grande, Florida Blanca, Golfo San Matías y Aldebarán. Algunos todavía no habían llegado a puerto pero ya figuraban en la lista de pendientes de los estibadores.

La contracara de la vitalidad de movimientos entre la flota fresquera era la mesa de negociaciones entre el gremio y las cámaras empresarias. No hubo ningún contacto formal, aunque el gremio mantuvo negociaciones con empresas de manera individual, en las que también flexibilizó las condiciones.

Pedro Baldino reconoció ante la consulta de este medio que el buque Altalena, que opera desde Comodoro Rivadavia, estaba en condiciones de zarpar a zona de pesca después de haber acordado con el SICONARA.

El armador evitó hacer público el precio arreglado con el gremio. Otras fuentes que reconocieron el acuerdo aseguraron que pagaría $ 22,50 más aguinaldo, vacaciones y francos. “Como oferta superadora permiten que se siga negreando”, confió un dirigente armatorial con acceso a las negociaciones.

“A ustedes (la prensa) les dicen que quieren todo en blanco pero a nosotros nos están ofreciendo $ 150 mil en el recibo y el resto en negro”, aseguró un allegado a la mesa de negociaciones.

El dato fue confirmado por una fuente del propio gremio en Mar del Plata. “El todo blanco se convirtió en un gris oscuro, 70/30; 60/40. Con aquellos que acuerdan, liberan los barcos”, aseguró.

Mientras Maldonado y los suyos siguen marcando celulares de armadores marplatenses para ampliar la oferta, la expectativa pasa ahora por conocer la reacción y la paciencia de los otros gremios marítimos, cuyos afiliados son rehenes de un conflicto ajeno.

  • En Rawson multan a empresa que volcó desechos de langostino

    La Municipalidad de Rawson labró una infracción al camión que este domingo perdió una importante cantidad en pleno centro de la capital. El acta fue remitida al Tribunal de Faltas, quien resolverá el monto a abonar. La mayor parte de los desechos son tratados a través del sistema land farming.

    Cerrar