Mar del Plata, jueves 13 de diciembre de 2018
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
23/11/2018

CFP aprobó devolución de merluza y menos paradas biológicas para 2019-2020

A contramano de la generación de empleo que reclama el puerto de Mar del Plata, el Consejo Federal Pesquero aprobó la devolución de cuota de merluza hubbsi para los próximos dos años. Por otra parte y sin informe científico que lo avale, redujo las paradas biológicas de la especie. También subieron el porcentaje de concentración de cuota.

Revista Puerto - Planta de filet en Mar del Plata
Por Karina Fernández Fotos de archivo

FacebookTwitterE-mail

HipoCoop

Fisherman

Data Fiscal

CFP aprobó devolución de merluza y menos paradas biológicas para 2019-2020

El Acta 34 del Consejo Federal Pesquero es una muestra más del desprecio que este cuerpo colegiado tiene por el estricto cumplimiento de la normativa vigente y la falta total de empatía por la crítica situación social que atraviesan miles de fileteros marplatenses. Aprobaron la devolución de cuota de merluza por los próximos dos años sin penalización y ampliaron la concentración de cuotas por empresa o grupo empresario, modificando sin justificación fundada el Régimen de General de Cuotas. Además redujeron el tiempo de las paradas biológicas sin realizar una consulta previa al INIDEP ni contar con informes técnicos biológicos que lo avalen.

Se vienen dos años más sin merluza para Mar del Plata

En este año el Subsecretario de Pesca se había comprometido con el SOIP, el sindicato que nuclea a los obreros del pescado en Mar del Plata, a dar cumplimiento al Régimen Federal de Cuotas de merluza hubbsi, evitando que los barcos fresqueros que por elección y sin justificación no explotan la totalidad de su cuota puedan poner a disposición de la Autoridad de Aplicación los volúmenes que no capturan. La implementación de estas resoluciones transitorias que nacieron en 2012 para dar una solución a los armadores que por una extensa medida de fuerza del gremio de marineros (SIMAPE), terminó aplicándose todos los años sin justificativo.

Al eximir a los tenedores de cuota de la penalidad por falta de explotación que impone el régimen de cuotas, muchos optaron por ir a especies más rentables que no requieren mano de obra en tierra, como el langostino. En octubre de 2018 comparado con octubre de 2015 se descargaron como consecuencia de esto, 72.000 toneladas menos de pescado en el Puerto de Mar del Plata. La consecuencia directa fue la caída del empleo en las plantas de fileteado, obreros que trabajan solo por la garantía horaria y miles de trabajadores en la calle.

El subsecretario Juan Manuel Bosch no cumplió con lo establecido en la normativa vigente en 2018 y tampoco honró su palabra; pero prometió nuevamente a los dirigentes gremiales que en 2019 no se permitiría a los barcos que fueran al langostino devolver la cuota de merluza sin penalización. Hoy el Consejo Federal Pesquero aprobó la propuesta del Subsecretario de mantener la devolución de miles de toneladas de merluza sin consecuencias para los tenedores de cuota por los próximos dos años.

En el Acta 34 los Consejeros argumentaron que “a fin de optimizar la captura de la especie se estima oportuno introducir una modificación transitoria, para los próximos dos períodos anuales, que habilite la puesta a disposición del Consejo Federal Pesquero del volumen que el titular de Cuota Individual Transferible de Captura estime que no capturará, para que sea integrado a la Reserva de Administración de merluza común y, posteriormente, asignado para su captura efectiva”.

En la Resolución 15 que lo implementa no se hace ninguna salvedad respecto de los armadores que hayan optado por la captura de langostino; es decir, le han dado un dudoso viso de formalidad a la violación injustificada del Régimen General de Cuotas. En la misma resolución, a la vez, se aumentó el porcentaje de concentración de cuota que estaba establecido en el 10% por empresa o grupo empresario.

Los Consejeros expusieron que existe “la necesidad de adecuar algunas disposiciones” “a la evolución de la pesquería y de la flota pesquera”, “particularmente en lo relativo al porcentaje máximo de concentración de cuota de la especie”, fijando entonces para 2019 y 2020 el porcentaje máximo de concentración por empresa o grupo empresario, “en el 15% de la Captura Máxima Permisible de merluza común”.

Se reducen las paradas biológicas sin datos científicos

Mediante la Resolución 26 de 2009 se estableció una serie de medidas para preservar el recurso merluza hubbsi, como la delimitación de áreas de veda y restricción de arrastre en determinadas épocas del año, y también paradas biológicas efectivas en puerto, de 50 días para los buques fresqueros y de 75 días para los buques congeladores.

Sin que se hiciera la pertinente consulta al INIDEP, ni se dieran a conocer informes técnicos elaborados por los responsables del Programa Merluza, a instancias del Subsecretario de Pesca los Consejeros aseguraron que “en los últimos años, como resultado de algunos cambios ocurridos en la dinámica de la operatoria de la flota pesquera sobre algunas especies marinas de valor comercial, se ha observado una mayor disponibilidad del recurso merluza común”.

Con una soberbia inaudita en este cuerpo colegiado se concluyó que era “oportuno establecer una disposición transitoria tendiente al aprovechamiento integral del recurso merluza común, como la disminución de la duración de las paradas biológicas”.

Fueron aún más lejos al asegurar que “las paradas biológicas no solamente impactan en la pesquería de merluza común, aunque su origen haya estado asociado a la necesidad de restringir el esfuerzo pesquero aplicado a la misma, sino que además, en el esquema de manejo actual del conjunto de las pesquerías, permiten regular el acceso a todos los recursos a lo largo del año”. Por supuesto no ahondaron en detalles, dado que probablemente ni siquiera sepan a qué especies se refieren.

Finalmente decidieron reducir en un 20%  las paradas biológicas para los años 2019 y 2020, estableciendo la parada efectiva en puerto en 40 días anuales para los barcos fresqueros, que podrá dividirse en hasta 4 períodos de duración no inferiores a 8 días cada uno; mientras que para los congeladores el término quedó en 60 días que podrán dividirse en 4 períodos de 12 días cada uno.

Si es apropiado o no reducir las paradas biológicas no es algo que pueda decidir este grupo indocto de funcionarios. Probablemente por eso la licenciada Silvia Giangiobbe de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable se abstuvo de votar, como lo hace cada vez que el Consejo Federal Pesquero se excede en sus atribuciones respecto de decisiones con impacto en el manejo de las pesquerías. Es una pena que la funcionaria no argumente debidamente sus oposiciones porque seguramente sería muy esclarecedor para la opinión pública.

  • Red Chambers Argentina S.A.
  • Grupo Mattera
  • Info-Mail
  • Guedikian
  • Gaad Group S.A.
  • Zona Común S.A.
  • Greciamar