Mar del Plata, lunes 24 de junio de 2019
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
24/12/2018

Un militar para dirigir el INIDEP

“Tengo corazón de marino y por eso para mí el corazón del INIDEP son los barcos” dijo Marcelo Lobbosco en el acto de su asunción como interventor. El subsecretario Juan Bosch afirmó que no se echaría gente mientras los trabajadores del Instituto reclamaban por 11 despedidos. El secretario Guillermo Bernaudo dio una insólita justificación de la intervención.

  • Revista Puerto - INIDEP 02 - Marcelo Lobbosco y Carlos Lasta

    Lobbosco fue seguido muy de cerca por Carlos Lasta, un ex INIDEP que siempre ambicionó volver al Instituto con algo de poder.

  • Revista Puerto - INIDEP 03 - Asume el interventor Lobbosco
  • Revista Puerto - INIDEP 04 - Marcelo Lobbosco Guillermo Bernaudo y Juan Manuel Bosch
Por Karina Fernández Fotos de Guillermo Nahum y Diego Izquierdo

FacebookTwitterE-mail

HipoCoop

Fisherman

Data Fiscal
Data Fiscal

Un militar para dirigir el INIDEP

Finalmente fue nombrado formalmente como interventor del INIDEP el contraalmirante retirado Marcelo Lobbosco quien llegó acompañado por el secretario de Agroindustria Guillermo Bernaudo y el subsecretario de Pesca, Juan Bosch. Durante el acto de presentación los tres funcionarios actuaron como negadores de una realidad que los expone claramente. El Subsecretario dijo que con la intervención no se venía a echar gente, cuando acababan de despedir 11 trabajadores; y que la investigación era fundamental para ellos, cuando el propio Bosch ha sido el primero en la historia en contradecir abiertamente las recomendaciones de los investigadores a pedido de los empresarios. Por su parte Lobbosco, ante un auditorio que mostraba caras de preocupación y descontento, cuatro veces agradeció la gran bienvenida que le habían dado. Vulnerando el reglamento del Instituto, una vez más se designa director a una persona que no tiene relación con ninguna área de las ciencias marítimas.

Las escenas que regaló la asunción de Marcelo Lobbosco al frente del INIDEP no fueron muy auspiciosas. En el hall de entrada lo esperaba un comité de bienvenida conformado por los muchachos del SIMAPE; no se trataba de tripulantes de los barcos del Instituto, sino de los que “le hacen el aguante” al secretario general, Pablo Trueba. La charla fue cordial y el despido de dos tripulantes no parecía haberlos enojado.

En el otro extremo se encontraban los trabajadores del INIDEP, biólogos y administrativos que expresaban preocupación y descontento por once compañeros que el día anterior habían sido despedidos. Como regalos de Navidad, técnicos, administrativos y embarcados recibieron la dramática noticia. Algunos cumplen funciones de suma importancia y otros nombres dan cuenta de que la decisión no se tomó por meritocracia sino por cuestiones políticas.

Es que el INIDEP se ha vuelto desde hace unos años una bolsa de trabajo para cada nuevo director que llega. Mujeres y hombres son corridos de sus cargos para que sea gente de su riñón quien los ocupe y Lobbosco no es la excepción. De hecho, junto a él como su sombra lo seguía Carlos Lasta, un exinvestigador del Instituto con ambiciones políticas que seguramente pasará a ocupar el cargo que hasta ayer era de otro.

Durante el acto de asunción, las palabras de los funcionarios hacia un público numeroso y calificado fueron, además de muy básicas, hipócritas. El secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Guillermo Bernaudo, justificó la intervención, insólitamente, en razón del lapso que le resta cumplir al Presidente Mauricio Macri: “Como el tiempo de mandato que queda es de un año, la figura que se eligió para renovar las autoridades fue la de la intervención”.

El subsecretario de Pesca, Juan Bosch, hizo un despliegue escénico de su caradurismo. Frente a investigadores que portaban carteles reclamando por los once trabajadores que acaban de ser despedidos, dijo que “acá no hay ningún esquema de sacar gente ni echar gente con la intervención, solos son cosas que se especulan, venimos a apoyar al INIDEP”.  En ese momento las miradas se cruzaban y un murmullo llegó de atrás, sin que el coacheado funcionario se inmutara.

Desde su llegada a la Subsecretaría, Juan Bosch ha mostrado un notable desprecio por el trabajo de los investigadores del INIDEP. En el caso de la vieira, por ejemplo, no solo desestimó la recomendación de cierre de un área sino que decidió bajar la talla de captura de la especie sin tener en cuenta la opinión de las biólogas a cargo del programa respectivo.

En lo referente a merluza, pasó por alto la recomendación de no llevar la temporada de langostino más allá de octubre por el riesgo que implica para juveniles y reproductores y permitió que se pescara dentro de la Veda hasta 11 de noviembre, propiciando una matanza innecesaria en este recurso importante y muy frágil. Sin contar que cada vez que los investigadores han dado explicaciones a la prensa, han sufrido maltrato por parte del funcionario.

El discurso de Bosch ante los investigadores estuvo cargado de ese desprecio. Se dirigió a las mujeres y hombres de ciencia que allí estaban con palabras que parecían estar dirigidas a un público infantil, explicándoles cual era la función del Instituto: “Habitualmente recibimos a los investigadores en el Consejo Federal Pesquero, los escuchamos, nos hacen los informes, nos asesoran, así que son muy importantes”.

“Estamos en un proceso de cambio, el mar está cambiando y el trabajo que hace el INIDEP es muy importante”, dijo Bosch, agregando que “para que el recurso sea sustentable en el tiempo la base es la investigación científica”. Palabras que suenan a huecas teniendo en cuenta cómo ha actuado el funcionario durante su mandato.

Finalmente el nuevo interventor Marcelo Lobbosco, con un poco más de criterio y dejando bastante mal parado al Subsecretario, comenzó diciendo: “No voy a explicarles yo a ustedes cuáles son las funciones del INIDEP ni la importancia de su trabajo, porque lo saben mejor que nosotros”.

Se limitó entonces a decir que lo que espera es “trabajar en equipo” y que en ese equipo los investigadores son lo más importante “y  todos debemos  apoyarlos, pero yo tengo corazón de marino y para mí el corazón del INIDEP son los buques”. Por eso, dijo, “los marinos, los científicos y los administrativos debemos ser un equipo y trabajar todos juntos”.

Al ser consultado por REVISTA PUERTO sobre la situación del barco Angelescu, tripulado hoy por personal de Prefectura y administrado a través de un fideicomiso, Lobbosco no supo que contestar. “Todavía no sé nada, tengo que ver los documentos”, dijo. A pesar de que desde hace tres meses espera el nombramiento, el funcionario no logró ponerse al tanto de la situación en el Instituto.

Lo mismo respondió respecto de la Dirección de Investigación; “todavía no sé nada”, contestaba bajo la mirada atenta de Carlos Lasta, quien no se despegó del Interventor durante toda la jornada. En los pasillos del INIDEP se rumoreaba que su escolta sería nombrado Director de Investigación desplazando a Otto Wöhler.

Otros señalaban que, en realidad, Lasta no cumplirá ninguna función, que solo estará cerca con el objetivo de preparar su segundo best seller: “Los cien días de Lobbosco”, luego de haber incursionado en la literatura con “Los cien días de Cajal”, aquel director del INIDEP especialista en camélidos que supo ocupar el cargo hace ya unos 20 años, secundado por Lasta.

Otto Wöhler deja la dirección en manos de un militar. Si bien su gestión cosechó críticas y elogios dentro y fuera del Instituto, la forma en que se manejó su desplazamiento desde el Ministerio no hace más que ratificar el desprecio que esta gestión tiene por los hombres de ciencia. Quien hasta hace unos días fuera el director del Instituto, se enteró que ya no tendría más su despacho por los medios y mientras cumplía funciones en Uruguay en la Comisión Técnica Mixta. Solo el secretario Bernaudo agradeció, en público, su gestión y ninguno hasta ayer se había comunicado personalmente, ni siquiera Lobbosco, que desde el viernes ocupará su despacho.

Comienza una nueva etapa en el INIDEP, una nueva intervención. Una figura fuerte con voz de mando para dirigir a investigadores científicos no parece ser la mejor opción, pero es lo que supieron conseguir. Se verá en los próximos seis meses qué es capaz de hacer; en ese tiempo deberían realizarse varias campañas de investigación y entonces se verá si el exjefe de Logística y Personal de las escuelas de la Armada obtiene los resultados que de él se esperan.

  • Red Chambers Argentina S.A.
  • Grupo Mattera
  • Info-Mail
  • Guedikian
  • Gaad Group S.A.
  • Zona Común S.A.
  • Greciamar