Mar del Plata, domingo 21 de abril de 2019
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
31/01/2019

“No a la Salmonicultura”

Así se denomina la campaña lanzada por los más reconocidos chef del país en contra de la instalación de un centro de cultivo en el Canal de Beagle. Ya en agosto de 2018 ONGs se habían pronunciado en contra del proyecto que impulsa la Provincia de Tierra del Fuego tras firmar un acuerdo con una agencia noruega.

Revista Puerto - No a la salmonicultura 01

FacebookTwitterE-mail

HipoCoop

Fisherman

Data Fiscal
Data Fiscal

“No a la Salmonicultura”

“Estamos a tiempo de frenar la industria, entre todos tenemos que decir   #NoALaSalmonicultura”, lanzaron los más reconocidos chefs argentinos, dándole una visibilidad al tema que hasta ahora no había logrado pese a las campañas orquestadas por distintas ONGs. En marzo de 2018 el gobierno nacional, la Provincia de Tierra del Fuego y el gobierno de Noruega a través de la agencia Innovation Norway firmaron un acuerdo para evaluar y posteriormente instalar criaderos de salmón dentro y fuera del Canal de Beagle. Desde el gobierno Provincial sostienen que no se otorgarán concesiones hasta tanto se compruebe la capacidad de carga de cada uno de los ocho puntos en estudio y que se extremarán los controles para evitar desastres ecológicos. Pero existe gran desconfianza en que realmente exista transparencia en los controles y se teme por el impacto ambiental que habría en aguas patagónicas.

“Hace un año se firmó un convenio entre el gobierno nacional, el gobierno de Tierra del Fuego y Noruega para impulsar el desarrollo de la salmonicultura en Canal Beagle. Gracias al trabajo y el esfuerzo de muchas organizaciones, científicos y comunidades en varias partes del mundo, hoy sabemos que la producción intensiva de salmón, sobre todo en los lugares donde la especie es exótica, tiene consecuencias irreversibles”. ⠀

El texto corresponde a la campaña lanzada por los chefs argentinos Narda Lepes, Fernando Trocca; Germán Martitegui y Mauro Colagreco, entre otros reconocidos artífices del arte culinario. Se oponen al avance del proyecto impulsado por la Provincia de Tierra del Fuego que se inició luego de que el secretario de Agroidustria de la Nación, Miguel Etchevehere, firmara un acuerdo con Noruega.

El 8 de marzo de 2018 se rubricó un “acuerdo marco” y un “acuerdo específico” entre el Ministerio de Agroindustria, la Fundación Argentina para la Promoción de Inversiones y Comercio Internacional -agencia privada que coordina con el sector público inversiones extranjeras- y la Innovation Norway -agencia de negocios que trabaja con el gobierno noruego- con el objetivo de establecer los términos y condiciones que regirán el programa de acuicultura sustentable en la República Argentina.

Mediante este acuerdo, Innovation Norway se comprometió a asistir financieramente el proyecto con 25.000 dólares, una mínima parte, dado que es la Provincia la que aporta los 95.000 dólares, los recursos de movilidad y el personal capacitado necesarios para llevar adelante el proyecto. Desde agosto se están realizando estudios en ocho estaciones dentro y fuera del Canal de Beagle donde podrían instalarse centros productivos.

Los criaderos de salmón están considerados en general como un problema ecológico de dimensiones, dado que demandan el uso de medicamentos y pesticidas, a los que se suman los excrementos masivos de los pescados y los restos de comida que flotan en el agua. Además, en el continente es conocido el caso de las salmoneras chilenas que han generado un fuerte y nocivo impacto sobre el ambiente: “Prácticamente no existe vida en torno a los criaderos de salmón”, indicaron al respecto desde el Instituto Max Planck de Dinámica en un artículo publicado en la revista británica “Nature”.

“El problema no solamente es ambiental, sino que trasciende a lo social, económico y a temas relacionados a la salud. Es tanto el impacto y el efecto negativo que tiene este tipo de producción que, para países como Noruega, resulta más viable buscar nuevas fronteras. Las políticas y estándares de producción que deben cumplir en sus aguas son siempre más estrictas y caras que las que pueden aplicar en los países menos desarrollados. Básicamente mejor hacerlo en el &$%# del mundo, total nadie se queja”, puede leerse en los blogs, cuentas de twitter y páginas de Facebook de Fernando Trocca, Mauro Colagreco o Narda Lepes.

“Los noruegos la quieren instalar en el Canal Beagle y quienes tienen la potestad de permitirlo son nuestros representantes, siempre y cuando como sociedad no exijamos lo contrario. Lamentablemente Chile hoy es un ejemplo de lo que sucede si los dejamos entrar”, concluye el comunicado difundido por los reconocidos cocineros argentinos.

Sobre este tema Kevin Colli, secretario de Agroindustria de Tierra del Fuego, en una entrevista con REVISTA PUERTO el año pasado sostuvo: “Lo que estamos desarrollando es un estudio de factibilidad de zonas, posicionamientos de sitios y carga. Hasta ahora no hay nada aprobado, no hay ninguna concesión hecha ni ninguna negociación con empresas” (Ver Rechazo al acuerdo firmado con Noruega para cultivar salmón en el Canal de Beagle).

A la vez indicó Colli que cuando estén listos los estudios “se respetará el nivel de carga que se aconseje y se hará una constante fiscalización” por parte de la Provincia y “ante cualquier alerta, tomar acciones inmediatas para paralizar la producción y restituir las condiciones al punto cero”, algo que parece poco probable luego de que el daño ambiental se haya consumado. Luego agregó que “Noruega es punta en esto, por eso nos hemos asociado, no queremos cometer los errores del pasado. Queremos comenzar con una experiencia transparente y sostenible, ésa es la responsabilidad que asumimos”.

Es real que los estándares aplicados a las salmoneras en Noruega son muy altos y gracias a ello han logrado disminuir la contaminación y la ingesta de medicamentos por parte de los peces. Sin embargo existen problemas para los que todavía no hallaron solución, como la acumulación de residuos fecales en el fondo que contaminan el ambiente y el escape de salmones que puede tener un impacto negativo, sobre todo si se trata de una especie exótica, como es el caso de los salmones en la Argentina. Pero además muchos creen que es poco probable que estas estaciones se manejen de la forma transparente y sostenible que promete el funcionario.

Como bien indican los chefs muchas personas se han movilizado en contra de la instalación de las salmoneras en el Canal de Beagle. Ya en 2018 varias organizaciones no gubernamentales venían alertando sobre el impacto que la cría intensiva de salmones produce en los ambientes y solicitaron también se diera marcha atrás con el acuerdo.

Desde Greenpeace ya se habían pronunciado al respecto señalando que “Argentina está a tiempo de evaluar lo nefasto que sería esta industria para el desarrollo sostenible de la Patagonia”, mientras que desde el Foro para la Conservación del Mar Patagónico se calificó al proyecto de salmonicultura de Tierra del Fuego como “un error histórico que lamentaremos para siempre”. A su vez en agosto del año pasado se lanzó una campaña con el lema “No a las salmoneras en el Canal del Beagle” que ya reunió más de 37.000 firmas, superando las 25.000 necesarias para exigir que el acuerdo sea revisado.

Según los alcances del acuerdo firmado ya deberían estar disponibles el informe final, con el análisis bibliográfico de las condiciones naturales y su estado actual; el establecimiento de un marco regulatorio basado en la legislación noruega y estudios de campo para definir un abanico de posibles lugares a ser concesionados. Hasta el momento la Provincia de Tierra del Fuego no ha dado a conocer el documento y mientras tanto la presión de la opinión pública para dar marcha atrás con el acuerdo sigue creciendo.

  • Red Chambers Argentina S.A.
  • Grupo Mattera
  • Info-Mail
  • Guedikian
  • Gaad Group S.A.
  • Zona Común S.A.
  • Greciamar