22/02/2019
“Hace dos años que Chubut plantea dejar de incrementar el esfuerzo en aguas nacionales”

El secretario de Pesca Adrián Awstin habló sobre con este medio acerca de la necesidad de un manejo responsable del recurso y la falta de acompañamiento del CFP en ese sentido. La generación de mano de obra y la calidad fueron otros puntos clave de la entrevista.

Revista Puerto - Adrian Awstin 01
Texto y fotos de Guillermo Nahum

El secretario de Pesca de Chubut, Adrián Awstin, habló con este medio sobre la necesidad de generar más trabajo sin aumentar el esfuerzo pesquero y sobre la falta de interés del gobierno nacional en generar las condiciones para que ello ocurra. También se refiere a la soledad en que busca, dentro del Consejo Federal Pesquero, que se termine el acceso de nuevos barcos a la pesquería de langostino; y confirma que el Consejo nunca trató el ingreso del barco José Américo. Sobre los problemas que enfrenta la provincia de Chubut se refirió a la puja por el otorgamiento de nuevos permisos y la autonomía provincial. También se refirió a los barcos inactivos de Red Chamber y a la ley de pesca provincial sobre la que están trabajando desde hace dos años.

REVISTA PUERTO: Una parte de la charla con el presidente Mauricio Macri comenzó con el comentario de que podrían generar miles de puestos más de trabajo y, luego de algunos ejemplos puntuales, terminó con el Presidente diciéndoles “muchachos, sigan exportando bloques” ¿Fue tan así?

ADRIAN AWSTIN: Yo le dije al Presidente que estaba de acuerdo con la necesidad que tiene Mar del Plata de generar trabajo, pero que no debemos seguir peleando por explotar más el recurso sino por intentar dar trabajo a más argentinos con ese mismo recurso y que el Estado Nacional debe generar las condiciones económicas e impositivas para que dejemos de exportar materia prima. No alcanzaría toda la mano de obra desocupada de la pesca marplatense para procesar la cantidad de langostino que da trabajo en el exterior. Mi propuesta es: no nos vengan a sacar el recurso ni la especialización que ya tiene Chubut para sacar ese recurso, Mar del Plata debe desarrollarse en el reproceso y dejar de pretender llevarse el recurso fresco.

RP: ¿Y en qué terminó la charla con el Presidente?

AA: Nos miró y dijo “tienen que resolver esto” como que no es un problema del gobierno, dejando en claro que no piensa modificar nada. Se lo notó muy sorprendido por nuestra estructura de costos y de enterarse que, por ejemplo, en España sale la mitad que acá procesar una tonelada de langostino. Pero dijo “tienen que hacer algo” y no tenemos que hacer algo…

RP: Hay determinadas alertas, muy tempranas aún, que parecen decir que la expansión del recurso langostino puede llegar a detenerse e incluso podría mermar un poco su tremenda abundancia. ¿Cómo se aborda esta situación en el CFP? Si es que se aborda…

AA: Lástima que solo se difundan las actas y no todo lo que se discute en el CFP. Hace dos años que Chubut viene planteando que dejemos de incrementar el esfuerzo en aguas nacionales. Hoy estamos en 250 mil toneladas, pero todos estamos de acuerdo en que, si fuesen 200 o 180 mil, la pesquería igual sería un éxito y que no hay que aumentar el esfuerzo…

RP: ¿Y qué estás haciendo vos dentro del CFP para parar con esto? Porque desde ahí salen los permisos de pesca, muchos de ellos vergonzosos.

AA: Discuto permanentemente y expreso con mi voto la negativa a que se siga incrementando de esta manera la capacidad de pesca. Siempre propugnamos que pueda reformular quien tenga historia de captura de langostino.

RP: Sin embargo el CFP viene otorgando cupos de langostino a reformulaciones de barcos con y sin historia. ¿Tendremos que esperar a que cambie el gobierno para que eso pueda revertirse?

AA: Es un tema a analizar, más desde el punto de vista legal que desde el político. Y creo que se debería discutir con el gobierno de turno.

RP: Por ejemplo, si yo te pregunto a vos, secretario de Pesca de Chubut y miembro titular del CFP, organismo que regula y reglamenta la pesca en Argentina, qué ley o resolución es la que ampara el ingreso al caladero de langostino del barco José Américo, de Moscuzza, ¿vos qué me contestás?

AA: Que no lo sé, que desconozco absolutamente cuál es la resolución que lo permite.

RP: ¿No lo sabés?

AA: No.

RP: Es decir que solo se puede explicar a partir de conocer la capacidad de lobby de Moscuzza…

AA: … (pausa) Es difícil de contestar, la realidad es que en el CFP nunca se tocó la entrada o no del José Américo, nunca se aprobó la entrada de ese barco.

RP: ¿Es decir que solo se aprobó por una intrepidez de Bosch que se llevó todo por delante y aprobó por su cuenta e ilegalmente la entrada de un barco?

AA: Lo decís vos, yo no lo diría exactamente de esa forma.

RP: OK, sigamos. Si pensamos que puede llegar a pescarse menos langostino, será importante hacer hincapié en los estándares de calidad para sostener el negocio. Los tangoneros son irreprochables, la flota de Rawson logra parámetros altísimos y te queda la flota fresquera que en aguas nacionales trae una calidad muy por debajo de estas dos.

AA: Desde hace dos años Chubut viene trabajando técnicamente, hemos evaluado la disminución de la calidad con el paso del tiempo y quedó demostrado claramente que es un producto que debe elaborarse rápidamente. En Chubut se trabajó mucho en el tema calidad y hemos llegado en casos a un aprovechamiento de más de 90% de langostinos enteros, de aguas provinciales y en plantas nuestras. Mientras que, con el pescado de aguas de la Nación, haciendo un esfuerzo enorme a bordo y en tierra, se ha logrado a lo sumo un 20% o 22%. En las ferias se ve claramente cómo los clientes que buscan calidad se interesan primero por el congelado a bordo y luego por el de tierra, con precios muy distintos. Pero en Chubut hemos logrado que exista una excelente tercera opción que en muchos casos es de una calidad casi igual a la del congelado a bordo. Esta es la opción a la que le debiésemos prestar más atención, nos permite un mayor aprovechamiento, mayor empleo, mejor tamaño y calidad de langostino y nos posibilita exportar entero y generar más ingresos.

RP: Da la sensación de que las plantas no estimulan con precio la búsqueda de esa calidad: se paga lo mismo el langostino que llega prácticamente vivo al puerto de Rawson que el del invierno de aguas nacionales. La proporción de entero que rinden uno y otro es incomparable y por ende su precio y aprovechamiento.

AA: Se ha hecho un gran trabajo que ha ampliado muchísimo el mercado, creció la demanda y tal vez eso hizo que se empareje para abajo y se termine pagando un producto de mala calidad al mismo precio que uno bueno.

RP: A lo mejor se debería buscar financiamiento para poder agregar valor a ese langostino de aguas nacionales, no vender los bloques inmediatamente por apremios financieros y procesarlo en Argentina en los baches entre temporadas.

AA: A esto lo planteamos, existe en otros rubros en donde el Banco Nación financia futuras exportaciones. Debemos lograr algo similar para nuestra actividad. Aunque sin que eso exista, tenemos empresarios de Chubut que ya lo están haciendo: Veraz, Cabo Vírgenes y algún otro, con financiación propia. Hoy acá trabajan varios miles de obreros y yo coincido con ustedes en que hoy, en la pesquería de langostino, la cuestión social es acá, está acá. Por eso es que seremos inflexibles en que tenemos que cuidar el recurso para que llegue a los muelles, se transporte a las plantas y que haya la mayor cantidad de gente trabajando y ganando muy bien, en blanco, como corresponde.

RP: Habrá que ocuparse del aumento de flota que llegó a más de 300 barcos sobre el langostino, en 2018.

AA: Vengo planteando en el CFP la necesidad de reglamentar las reformulaciones, tenemos 302 barcos y ya es suficiente, debiésemos regular y el gobierno tiene la responsabilidad de hacerlo para administrar correctamente lo que la naturaleza nos dio.

RP: Paralelamente a esto, en Chubut hay un debate interesante acerca de la conveniencia o no de dar nuevos permisos de pesca.

AA: Nosotros venimos trabajando lenta y prolijamente en generar una nueva ley de pesca provincial desde hace dos años con la pretensión de lograr la mejor ley para explotar de la mejor manera el recurso. Por supuesto que para que Chubut tenga la participación que tiene que tener sobre el recurso y para que sirva para que a las empresas les vaya bien, que generen recursos públicos y la mayor y mejor mano de obra posible para los chubutenses.

RP: ¿Y eso implicaría nuevos permisos? ¿o es solo una cuestión de llegar a un ordenamiento que parece más que necesario?

AA: Nuestra ley habla de permisos de arrastre y no solo tenemos langostino, tenemos que generar la posibilidad de que se aprovechen los demás recursos. No quiero hablar de más o menos permisos de langostino porque sería reducir la conversación. De todas maneras, el langostino en Chubut está siendo bien explotado, con una suficiente cantidad de barcos. Y en la ley, en el caso langostino, deberíamos preocuparnos por ver cómo mejoramos cada día un poco en su captura, conservación, en cómo lo estibamos y descargamos, cómo lo transportamos y cómo lo procesamos. Y seguramente pescaremos lo mismo o un poco menos tendiendo a la calidad, a un mejor producto.

RP: Pero no me contestás si van a dar o no nuevos permisos.

AA: Chubut en los últimos cinco años solo ha incrementado la flota con los permisos a Red Chamber por un tema puntual de una crisis de empleo, con lo cual hemos demostrado que no tenemos la intención de sumar indiscriminadamente todos los años nuevos barcos a la pesquería, y lo podríamos haber hecho.

RP: Aunque sí ha habido un aumento sustancial de las bodegas y los cupos, sin que se emitiesen nuevos permisos.

AA: Eso se impuso a través de algunos controles de la Prefectura, la capacidad de carga de los buques estaba determinada por las toneladas que podían traer divididas por el peso de los cajones, utilizando un número extemporáneo de 56 kilos: hablaba de 40 kilos de pescado, 13 de cajón, supongo que de madera y 3 kilos de hielo. Entonces si dividís el tonelaje de la bodega por 56 kilos da un numero de cajones muy inferior al de la realidad actual.

RP: El cupo de langostino de un barco de Rawson ¿es nacional o provincial?

AA: Ahí tenemos una gran discusión, yo entiendo que está claramente definido en la ley que las provincias tienen absoluta potestad sobre sus recursos. Nosotros tenemos la facultad de otorgar un cupo provincial independientemente de lo que haga la Nación.

RP: Tanto durante el año pasado como en este, fue notable la inactividad de los cinco barcos con permisos que la Provincia dio a Red Chamber y esto contrasta con las presiones que hay para el otorgamiento de nuevos permisos de empresas que generan más de 400 puestos de trabajo en tierra cada una.

AA: Desgraciadamente la empresa se ha visto con problemas sindicales que no le permiten procesar. Es cierto que hoy están los barcos parados y que ha pasado en otras oportunidades y es cierto también que esos barcos muchas veces han sido armados con la mitad de los cajones que pueden pescar. Pero bueno, hay que reconocer que tienen permanentemente conflictos con el STIA. Es cierto que esto no pasa en otras empresas y no sé si es por la antigüedad de la gente de Alpesca, o si es gente más conflictiva que otras o qué, pero es evidente que tienen conflictos que las demás empresas no tienen y que hasta hoy no los pueden solucionar. Hasta han llegado a tirar langostino que no han podido procesar.

RP: ¿Qué va a pasar con esos cinco permisos de pesca de la provincia cuando la empresa ponga en actividad los barcos de Alpesca, incluso algún tangonero importante?

AA: Es una decisión que hay que tomar, desde la provincia interpretamos la situación de una manera y la empresa de otra y se tendrán que sentar sendos representantes legales a ver cómo termina la historia. Pero entiendo que claramente el espíritu de los legisladores fue otorgar estos permisos para que rápidamente se pueda poner la empresa en marcha. Habrá que ver cómo se resuelve esto, nosotros también necesitamos que se vuelva a procesar merluza, que es una gran generadora de mano de obra.