Mar del Plata, miércoles 20 de marzo de 2019
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
14/03/2019

China está cerca de tener su puerto uruguayo

Mediante un decreto presidencial y evitando su tratamiento en el Congreso como lo establece su Constitución, se amplió el área de influencia del Puerto de Montevideo hasta las tierras donde se instalará la base de operaciones para 500 barcos asiáticos. China fue catalogada recientemente como el país con mayor pesca ilegal.

Revista Puerto - Puerto chino en Montevideo 01
Por Karina Fernández

FacebookTwitterE-mail

HipoCoop

Fisherman

Data Fiscal
Data Fiscal

China está cerca de tener su puerto uruguayo

Uruguay aprobó un decreto que amplía la zona de influencia del Puerto de Montevideo hasta Punta Yeguas, donde se instalará una base de operaciones de capitales chinos con zona franca sobre el Río de la Plata. Quienes se oponen sostienen que con esta maniobra se busca evitar el debate en el Congreso y se viola la Constitución. Mientras el país vecino le facilita al gobierno chino la posibilidad de abastecer a 500 barcos asiáticos que operan en el Atlántico Sur, China ha sido catalogada nuevamente como el país más implicado en la pesca Ilegal No Declarada No Reglamentada.

El gobierno de Tabaré Vázquez aprobó el Decreto 54/19 que amplía la zona de influencia portuaria del Puerto de Montevideo, establecida desde 1909, “incorporando las superficies de aguas y álveos comprendidos entre la Punta Yeguas y la Punta Pedregal y la Punta Pedregal con la Punta Canario y la correspondiente costa entre ambas líneas”, se indica en el artículo 2 del decreto.

“Que la planificación portuaria prevé la expansión y desarrollo del Puerto de Montevideo hacia esa zona, por lo que corresponde ampliar la zona de influencia portuaria como mecanismo para incentivar en el futuro el desarrollo de proyectos portuarios”, indican los considerandos de la nueva norma.

“El futuro desarrollo de proyectos” al que hace referencia el decreto ya tiene nombre desde hace tiempo. Se trata del megapuerto que el grupo chino Shandong Boama Fishery está decidido a instalar en Punta Yeguas. Una base de operaciones para 500 barcos asiáticos que demandará una inversión de 200 millones de dólares y contará con un astillero, un centro de abastecimiento, una planta de depósito y congelado. Además incluirá una zona franca.

Según publicó el diario El País de Uruguay a mediados de febrero, pocos días después de que se firmara el decreto, la decisión de ampliar la zona de influencia del puerto de Montevideo se tomó para “allanar el camino a los asiáticos”, dado que según establece la Constitución uruguaya en su artículo 85, la creación de un nuevo puerto debe contar con la aprobación del Congreso.

Milko Schvartzman, especialista en pesca ilegal de la ONG Oceanosanos, al ser consultado por este medio sostuvo que “la decisión del Poder Ejecutivo de Uruguay de ampliar la jurisdicción del Puerto de Montevideo, se hace a medida de la flota pesquera china. Debido a que según la Constitución de Uruguay, la construcción de un nuevo puerto requiere aprobación de dos tercios del Parlamento, el Gobierno se saltea esa instancia mediante el artificio de decir que la construcción de un nuevo puerto, es parte de un puerto ya existente a 10 kilómetros, algo inverosímil”.

Ahora, con el predio de Boama Fishery bajo jurisdicción del Puerto de Montevideo, solo resta que la Intendencia de esa ciudad recategorice los terrenos ya comprados por la empresa para que puedan instalarse y que la Dirección Nacional de Aduanas dé el visto bueno para obtener la calidad de puerto libre, informaron desde el portal Iberomérica Central de Noticias.

El gobierno no cuenta con el apoyo masivo de la población en la aprobación de este proyecto. Ambientalistas, vecinos y pescadores uruguayos se han manifestado en contra de la instalación de esta base logística para atender barcos asiáticos sobre los que, según las denuncias realizadas por la ONG Oceanosanos, no tienen ningún control dentro del puerto de Montevideo. China ha sido catalogada por distintas organizaciones como el principal actor en la pesca pirata y su flota tiene una presencia mayoritaria en aguas del Atlántico Sur.

Recientemente se ha dado a conocer el índice de pesca Ilegal No Declara No Reglamentada (INDNR), desarrollado por Aquatic Resource Management, que clasifica a los países en términos de su vulnerabilidad, prevalencia y respuesta ante la pesca ilegal, que colocó a China en el último lugar.

“China acaba de ser catalogado internacionalmente como el mayor pesquero ilegal del planeta por un estudio internacional. De acuerdo a datos de la DINARA, en todo 2018 no se inspeccionó ningún barco chino en sus descargas en el Puerto de Montevideo, en donde al inicio de 2019 ya descargaron dos tripulantes muertos debido a los abusos a los derechos humanos a bordo de esa flota, según datos oficiales. Esperamos que en vez de propiciar la pesca ilegal y los abusos a los derechos humanos de la flota pesquera china, el Gobierno decida promover la pesca sustentable nacional, que está en plena crisis”, denuncia Milko Schvartzman.

Pero la pesca ilegal al parecer no es un tema que le interese al gobierno Uruguay. De hecho fue el presidente de la Administración Nacional de Puertos, Alberto Díaz Acosta, quien en noviembre del año pasado, cuando lo entrevistamos, confirmó que en el Puerto de Montevideo no se limitaba el ingresos de barcos: “Nosotros no limitamos el ingreso, hay un barco, una bandera, un agente marítimo, alguien que pide el atraque”.

En aquel momento ya había adelantado que estaban trabajando en la ampliación de la zona de influencia del Puerto de Montevideo y al ser consultado sobre el riesgo que implicaba generar una base de operaciones para barcos asiáticos relacionados con la pesca ilegal en el Atlántico Sur respondió: “No nos preocupa, lo que va a pasar es que se va a agrandar la torta, va a haber más trabajo. Para nosotros esta base suma, no resta; es un aporte para Uruguay y para la pesca mundial, nos hace figurar en el mercado de la pesca” (Ver Pesca INDNR: “Nosotros no limitamos el ingreso de barcos”).

Figurar en el mercado de la pesca siendo uno de los puertos que reciben el mayor número de barcos relacionados con la pesca pirata, como lo demostró el contundente informe publicado el año pasado por Oceanosanos, parece un objetivo cuestionable, no solo por lo que representa para Uruguay sino por el impacto que esto puede tener sobre los recursos, que afecta directamente a la Argentina. (Ver Muertos, droga, pesca ilegal y barcos mellizos en el Puerto de Montevideo).

Hasta ahora el gobierno argentino no ha cuestionado una sola acción de su par uruguayo en lo que respecta al abastecimiento y prestación de servicios de logística a barcos de la pesca INDNR, ni siquiera por atender a aquellos que han pescado de forma ilegal dentro de nuestra Zona Económica Exclusiva. Demostrando que la pesca ilegal, la violación de los derechos humanos y la sobreexplotación de los recursos pesqueros tampoco son un tema de su interés, a pesar de que el crecimiento en las exportaciones sirve para incluirlas en todos los discursos.

  • Red Chambers Argentina S.A.
  • Grupo Mattera
  • Info-Mail
  • Guedikian
  • Gaad Group S.A.
  • Zona Común S.A.
  • Greciamar