Mar del Plata, miércoles 20 de marzo de 2019
Revista Puerto es una publicación independiente dedicada al sector pesquero.
01/03/2019

El CFP avanza contra el régimen de cuotificación

Esta vez lo hizo permitiendo la devolución de cuota de merluza de cola sin penalización; también aprobó la distribución a 3 años en partes iguales de la Reserva de Administración de merluza negra entre las cuatro empresas que la explotan y justificó de manera irregular la inactividad de una lancha con permiso irrestricto.

Revista Puerto - Jorge Bridi - Representante de Rio Negro en el CFP

Curiosamente Jorge Bridi, de Río Negro, les recordó a los consejeros que no solo deben cumplir los deseos de los empresarios.

Por Karina Fernández

FacebookTwitterE-mail

HipoCoop

Fisherman

Data Fiscal
Data Fiscal

El CFP avanza contra el régimen de cuotificación

En la reunión del ayer el Consejo Federal Pesquero decidió, a pedido de las empresas dedicadas a la explotación de merluza negra, distribuir la Reserva de Administración de la especie en partes iguales por los próximos tres años. Por otra parte, con la oposición del representante de Río Negro se avanzó nuevamente sobre el régimen de cuotificación, permitiendo la devolución de cuota de merluza de cola sin penalización, vulnerando nuevamente la normativa pesquera de reparto de cuotas, tal como ocurre con la merluza hubbsi. También se aprobó la justificación de inactividad de una lancha amarilla con permiso irrestricto sin que la Dirección de Pesca acreditara cuándo fue su última marea, que a juzgar por actas anteriores sería de 2007. Por último se tomó vista de una solicitud de reformulación que comprende a un barco también con permiso irrestricto.

Reparten a tres años el remanente de merluza negra

Distribuyeron por los próximos tres años la Reserva de Administración de merluza negra tras la presentación de una nota de las cuatro empresas que explotan el recurso, en la que dejaron constancia de su acuerdo de distribuir un 25% a cada una.

Las empresas Argenova, Pesantar, Prodesur y Estremar, tras llegar a un acuerdo y expresando individualmente su consentimiento, solicitaron mediante una nota al Consejo Federal Pesquero que evaluara la posibilidad de distribuir el saldo remanente de la Reserva de Administración de merluza negra en partes iguales entre las cuatro, previa reserva de un porcentaje para atender el eventual bycatch de los buques no dedicados a esta pesquería. Pidieron además que este criterio se aplique por un lapso de cinco años utilizando los mismos elementos jurídicos que se aplicaron para la merluza austral.

Ante esta requisitoria los consejeros concluyeron que “a fin de brindar una respuesta estructural a la planificación de las capturas de los buques involucrados”, era conveniente hacer lugar a la petición. Solo variaron el tiempo de aplicación llevándolo a tres años, decidiendo por unanimidad que se habilitaría la renovación automática de las autorizaciones de captura otorgadas para el segundo semestre del año en curso y para los semestres de los períodos anuales 2020 y 2021, debiendo adecuarse proporcionalmente en caso de que la CMP de merluza negra variara.

Para el año en curso y teniendo una CMP 2.000 toneladas para el primer semestre y un remanente de 374,8 toneladas, se decidió distribuir en partes iguales 320 toneladas entre las cuatro empresas.

Ahora también se pude devolver la cuota de merluza de cola

“Atendiendo a las dificultades que atravesaron los armadores para cumplir con el porcentaje de captura establecido en el régimen específico de merluza de cola”, indicaron los consejeros que decidieron aplicar “un mecanismo excepcional y transitorio para que los titulares de CITCs de la especie vean morigerados los efectos del régimen de extinción”.

Es decir que los tenedores de cuota de merluza de cola que no exploten su asignación quedarán, como ya ocurre con los de merluza común, exceptuados de la sanción de pérdida parcial o total de cuota como establece el régimen de cuotificación. Esta medida quedó establecida por la Resolución 2/18 del CFP y se aplicará al ejercicio del año 2018 y para el corriente año.

Lo dispuesto vulnera una vez más la legislación pesquera vigente, creada luego de años de debate con el fin de buscar un sistema que optimizara la explotación de los recursos y permitiera la renovación de actores ante el incumplimiento de los parámetros establecidos. Poco a poco la cuotificación deja de tener sentido.

En ese sentido se expresó el Representante de la Provincia de Río Negro, el único que dio un voto negativo a la propuesta: “La medida que se adopta va en contra de promover la puesta en valor de un recurso público que, conforme la información científica disponible, se encuentra en condiciones de ser explotado, tal vez en menor volumen de lo que alguna vez se consideró factible, pero aun así con posibilidades de ser explotado y generar riqueza para los argentinos”; y agregó que “la mejor medida sería recuperar las cuotas ociosas para el Estado en lugar de dispensar su incumplimiento”. Algo que por cierto está contemplado en el propio régimen de cuotificación, siendo un elemento central del espíritu que persigue.

Una extraña justificaciones de inactividad

En lo referente al tratamient del caso de la lancha amarilla Mabel, si bien en el acta se hace mención a anteriores presentaciones realizadas por una de las propietarias, María Rosa Zagame, buscando la justificación de inactividad, en ningún momento se aclara desde cuándo la embarcación ha dejado de operar.

El último registro que se encuentra en actas anteriores es de 2007 y coincide con los mismos argumentos presentados ahora, “reparaciones en la caja hidráulica”. En ese momento se solicitó la justificación de inactividad y según consta en el Acta 36/07 la última marea registrada era del 26 de enero de 2007, es decir hace 12 años.

Si bien la Dirección de Pesca hace alusión a presentaciones realizadas por la interesada durante 2016, éstas no constan en actas y la decisión adoptada en 2017 quedaba supeditada a la presentación de documentación que nunca se concretó, debiendo aún la presentante la constatación de las reparaciones, por ejemplo mediante facturas. Certificado de partes de pesca que no aclaran el período que abarca y certificados de Prefectura es todo lo que se enumera.

Pese a la vaga información suministrada sobre el barco Mabel, se decidió justificar su inactividad. Lo curioso es que se trata de una apetecible lancha amarilla con permiso irrestricto.

Preparan otra reformulación

Ya tomó conocimiento el CFP de la solicitud de reformulación presentada por los propietarios de los barcos Don Escipión, un costero de 23,6 metros con permiso para variado costero, caballa y anchoíta con cupo; el Santa María, un fresquero con permiso provincial y Fe en Dios, un costero con permiso nacional irrestricto de 17,31 metros de eslora.

Si bien no se aclara qué tipo de reformulación están solicitando, la presencia de un permiso irrestricto huele a langostino. Dada la información que ha suministrado el Programa de Langostino del INIDEP en la que advierten sobre los riesgos de seguir aumentando el esfuerzo pesquero en un contexto de incertidumbre respecto de la disminución de la biomasa asociada en gran medida al aumento de barcos en la pesquería, sería lógico esperar, por parte de este cuerpo colegiado, que por el momento no se aprobara la incorporación de ningún otro barco.

Sin embargo, ante el hecho de haber aprobado la reformulación del Rondine en el acta anterior y luego de haber tomado conocimiento de los informes del INIDEP, nada garantiza que en las próximas reuniones esta reformulación encuentre eco entre los miembros del CFP.

  • Red Chambers Argentina S.A.
  • Grupo Mattera
  • Info-Mail
  • Guedikian
  • Gaad Group S.A.
  • Zona Común S.A.
  • Greciamar