13/03/2019
Terminó la intervención en la Obra Social del SOMU

Luego de tres años el juez Rodolfo Canicoba Corral decidió entregar el manejo de la obra social a las autoridades sindicales que tomaron control del gremio en diciembre de 2017. La intervención estuvo a cargo de su cuñado Sergio Tejada. Existen denuncias por favorecer a familiares con prestaciones pero desde el sindicato aún no las confirman.

Revista Puerto - SOMU - Juez Rodolfo Canicoba Corral

Juez Rodolfo Canicoba Corral.

Ayer comenzó el proceso de transición para la entrega de la Obra Social del SOMU dando por terminada de esta forma la intervención judicial impuesta por el juez Rodolfo Canicoba Corral, desde el 23 de febrero de 2016.  A pesar de que las autoridades elegidas legítimamente por los afiliados se hicieron cargo de la conducción del gremio en diciembre de 2017, el magistrado tardó más de un año en entregarles el manejo de esta caja millonaria. Sergio Tejada, cuñado de Canicoba Corral, fue quien operó como interventor durante los tres años en OSPM, rodeado de parientes y allegados al Juez. Desde la Agrupación Juan Ocampo habían denunciado hechos de corrupción que involucraban a familiares directos del magistrado y su cuñado, pero el secretario General del SOMU, Raúl Durdos, por el momento no las ha confirmado.

La Obra Social del SOMU quedó intervenida por orden judicial en febrero de 2016 al mismo tiempo que se interpuso idéntica medida sobre el Sindicato y la Mutual. Durante el primer año en el gremio se nombraron tres interventores tras la detención de Omar Suárez. Finalmente, en diciembre de 2017 se llevaron a cabo elecciones y resultó elegido Raúl Durdos como nuevo Secretario General, dándose por terminada en la intervención del gremio dos meses más tarde. Pero no se procedió de igual manera con la Obra Social.

En una situación completamente irregular Canicoba Corral nombró como interventor de la OSPM a su cuñado Sergio Tejada y lo mantuvo en el cargo hasta hoy. A la vez lo rodeó de personas de su círculo íntimo que colocó en puestos clave, como el área de legales. Ninguna de las denuncias realizadas sobre esta situación tuvieron eco en la justicia y en los últimos dos años, el magistrado no ha dado respuestas sobre los motivos por los cuales mantuvo la medida judicial más allá de la regularización del gremio.

Desde la Agrupación Juan Ocampo, que acompañó a Raúl Durdos en la conformación de la lista y realizó un importante trabajo en los medios de comunicación promoviendo su candidatura, vienen denunciando oscuros manejos en la intervención de la Obra Social que comprometerían Canicoba Corral y a su cuñado, Sergio Tejada, mediante la contratación de empresas vinculadas a familiares.

“El tandem Canicoba /Tejada permitió la contratación de una empresa de prestaciones médicas manejada por la sobrina de ambos, tanto del juez como del interventor, María Yamila Tejada, según denunciaron desde la Juventud Marítima Juan Ocampo. María Yamila Tejada es directora administrativa de la empresa CEMEDYT (Centro Médico de Diagnóstico y Tratamiento), que logro contratos para prestaciones médicas justamente en la Obra Social manejada por sus tíos”, publicaron en el portal Infogremiales.

Otras denuncias desde la Agrupación Juan Ocampo  vinculan a la sobrina del Juez con la llamada mafia de los medicamentos y con una cuenta en  un paraíso fiscal por el que estaría siendo investigado Canicoba Corral.

“La firma Leyra Company LTD es una sociedad offshore que integra María Yamila Tejada, que manejó bienes por más de un millón de dólares para realizar operaciones financieras en Suiza y en los Estados Unidos. La firma, que es investigada por la Justicia por el supuesto pago de sobornos para el magistrado, fue registrada en las Islas Vírgenes Británicas en abril de 2015 y permanece activa”, denunció la Agrupación a través de su página Juventud Marítima SOMU.

Además denunciaron que el interventor Sergio Tejada habría realizado contrataciones a “firmas involucradas en la denominada mafia de los medicamentos. Se trata de Farmanexus de Proyecta Milenium e Iter Medicina S.A. como nuevas prestatarias de la Obra Social del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), que se encuentran involucradas en la famosa causa de estafa a las obras sociales gremiales y denunciadas por irregularidades y manejo de fondos sospechosos por aportes de campañas políticas”, sostuvieron en un artículo publicado en noviembre de 2018.

Consultado Raúl Durdos por este medio sobre las denuncias realizadas, señaló: “Nosotros no hicimos esas denuncias y primero tenemos que saber a ciencia cierta cuál es la situación de la Obra Social y por el momento no hemos tenido acceso a los documentos”.

El proceso de devolución de la Obra Social a sus legítimos administradores recién ha comenzado y se prevé que a fin del mes de marzo va a tomar las riendas de la institución la Comisión Directiva del SOMU. Solo entonces se sabrá –si las autoridades del Sindicato se atreven a investigar– qué pasó durante estos tres años, cuál fue el destino que se dio a los millonarios ingresos que genera una prestadora con 23.599 afiliados.