28/05/2019
Atentando contra la calidad, los cajones de langostino tendrán 17 kilos

El artículo 8 de la Resolución 7/18 establece parámetros cualitativos y a pesar de que los argumentos esgrimidos para su modificación, definen al cajón de 15 kilos como una herramienta para mejora del producto, el Subsecretario de Pesca y el CFP decidieron modificarlo. Oposición de la representante de la Secretaría de AyDS.

Revista Puerto - Subsecretario de Pesca Juan Bosch

El gobierno fomenta la baja calidad ya desde el primer eslabón de la cadena.

Por Karina Fernández Fotos de archivo

“Entendemos que no siempre más es mejor. En materia pesquera estamos hablando de recursos que son finitos, de pesca salvaje, no tenemos que tener una obsesión por descargar más sino por descargar mejor”. Increíblemente fue el subsecretario de Pesca, Juan Bosch, quien hizo estas declaraciones al diario La Capital de Mar del Plata en diciembre pasado. Lejos de esa premisa en una industria que aumenta sus exportaciones en base a la cantidad y no a la calidad de producto, Bosch llevó al Consejo Federal Pesquero la propuesta de modificar la Resolución 7/18 en el artículo que tendía a mejorar la calidad del langostino en la flota fresquera, sustentado en notas presentadas por cámaras empresarias marplatenses que nuclean a este sector. El jueves pasado tuvo el apoyo de los consejeros para dictar la Resolución 4/19 que deja sin efecto el límite de 15 kilos, con la única oposición de la representante de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable que fundamentó su decisión en la falta de datos sobre la actividad en la flota fresquera.

El subsecretario Bosch llevó a la mesa de discusión del Consejo Federal Pesquero, hace diez días nota,s de las cámaras pesqueras marplantenses que solicitaban la prórroga del artículo 8 de la Resolución 7/18, que estableció una serie de medidas de manejo para el langostino. El artículo en cuestión atendía cuestiones de calidad e impuso el uso de cajones de hasta 15 kilos de producto desde el 1 de enero de 2019.

Cuando se estableció el límite de 15 kilos en los cajones, se hizo con la intención de mejorar la calidad de la producción y darle un correcto tratamiento a la materia prima; pero ahora, sin informes técnicos y sin siquiera contar con datos de observadores a bordo que lo avalen, se decidió dar marcha atrás y volver a un máximo de 17 kilos de producto por cajón.

“Del análisis realizado a la fecha sobre los resultados de la aplicación de la disposición establecida en el mencionado artículo, respecto de la utilización de cajones de hasta 17 kilogramos, surge que se han producido mejoras en la calidad y frescura del producto que desembarcan los buques fresqueros”. No hay referencia a los estudios realizados simplemente porque no existen.

En esa falencia precisamente se apoyó la representante de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable para rechazar la modificación del artículo cuando la propuesta llegó al Consejo Federal Pesquero de la mano del Subsecretario de Pesca y de las cámaras pesqueras marplatenses. “Esta flota no ha podido ser monitoreada por el Programa de Observadores a Bordo del INIDEP”, dejó sentado Silvia Giangiobbe en el acta.

Cuando esta situación se dio, ningún consejero apoyó a la representante de la Secretaría de Ambiente. Por el contrario, acompañaron la iniciativa del Ejecutivo de solicitar al asesor letrado que redactara este proyecto de resolución que finalmente fue aprobado el jueves pasado, con el único voto en contra de Giangiobbe.

Lo cierto es que la imposición de los 17 kilos nunca se llevó a la práctica. La falta de controles contribuye a que las medidas tendientes a mejorar el manejo del recurso no se cumplan y en Chubut incluso, durante la temporada de pesca de Rawson, la administración provincial directamente dictó una norma suspendiendo su aplicación dentro de su jurisdicción.

Mejorar la calidad del producto no es un objetivo de esta gestión, como tampoco lo es la generación de empleo. Los últimos datos económicos oficiales dan cuenta de ello, al mostrar que Argentina crece en exportaciones pesqueras sobre la base de la cantidad, no de la calidad; y a partir de la venta de productos sin elaboración (Ver Datos oficiales de desembarques y exportaciones).