15/05/2019
“El puerto es un desastre y Merlini lo único que sabe hacer es mentir”

Francisco Romano cuestionó en duros términos al Presidente del Consorcio Portuario Regional de Mar del Plata. “Los muelles están todos rotos; trabajamos entre ratas y basura, peleándonos por un metro de espacio”, se quejó el armador. Reclamó por un lugar en el Directorio para la Cámara.

Revista Puerto - Francisco Saverio Romano 01
Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

Francisco Saverio Romano reniega porque el Don Gaetano y el Mar del Chubut no terminan el proceso de reparaciones iniciado el año pasado. Los fresqueros de altura todavía están en seco y cree que no llegarán para la apertura del langostino en aguas nacionales.

“Le cambiamos el motor a ambos, luego sacamos unas chapas que estaban feas y después decidimos bajar la caja de cambios… Es una tortura entrar en este proceso porque los astilleros locales no dan abasto con las tareas de reparaciones. No sé cómo piensan renovar la flota en estas condiciones”, se queja el empresario.

También armador del congelador Gustavo R y del fresquero Ponte Coruxo, a Romano lo preocupan otras cosas más allá de un cronograma de reparaciones que está demorando más de la cuenta.

La situación del puerto, la gestión Merlini, la falta de espacio operativo en líneas de muelle para la flota pesquera, la renovación del directorio y la no convocatoria a la Cámara de Armadores, son algunos de los temas analizados por el exrepresentante de Buenos Aires en el Consejo Federal Pesquero, en épocas de Felipe Solá gobernador.

“El quilombo que hoy es el puerto nunca lo vi jamás, tenés que abrir, cuatro, cinco barcos para meter el tuyo; los barcos se golpean, se chocan, es un desastre. El otro día al Api (por el VII) lo volvieron loco media hora para darle muelle, demostrando que acá hay hijos y entenados. El Consorcio debería ser imparcial… si no era el API seguro aparecía muelle. Para algunos siempre hay… Lo sufrimos nosotros con nuestros barcos, que te mandan para acá, que te mandan para allá, como si fuésemos de primero inferior. Pará, hermano… “, dice de un tirón mientras apura un café negro.

Romano habla y sube de tono a medida que va hilvanando las palabras. Hace preguntas pero no da tiempo a que uno intente una respuesta. Las responde directamente. Cuesta encontrar espacio para la siguiente consulta.

RP: ¿Cuál ha sido el peor lugar al que los mandaron a descargar?

FR: En el muelle de la terminal de cruceros. Ese muelle esta detonado, la draga Mendoza lo hizo percha. Ahí nos mandaron a descargar una vez. Otra vez estábamos armando para langostino y se levantó viento: no sabés cómo pegaba ese barco contra el muelle… saltaban los pedazos…

RP: ¿Han intentado hablar con Merlini por esta situación, por la falta de espacios?

FR-Merlini no te atiende el teléfono, no te da bola; te dice todo que sí pero después hace lo que quiere. Es un fenómeno mentiroso… era mi agente marítimo, teníamos una excelente relación, antes de asumir fue a mi casa, tomamos un café… pensé que por fin habían designado a alguien que conocía el paño. Fue a la Cámara de Armadores, dijo que nos tendría presentes, pero asumió y se olvidó; y miente, miente, miente. No entiendo cómo pudo mantenerse en ese lugar después de tantos errores. El costo político lo paga la Gobernadora.

RP: Usted es un armador de muchos años. Como permisionario del puerto, ¿alguna vez lo vio en el estado en que está ahora?

FR: Nunca, jamás lo vi así, jamás en la vida. Nunca imaginé ver esta decadencia. El puerto es un desastre y lo único que Merlini sabe hacer es mentir. No tengo nada personal contra él y no tendría problemas de decirle esto en la cara, pero no sirve para administrar nada; y me preocupa que la Provincia no advierta los riesgos que implica. Es el principal puerto pesquero del país y su estado es calamitoso… Cuando fue la reunión del Presidente en Madryn, el ministro Guillermo Dietrich dijo que Mar del Plata era un ejemplo a tomar; no sé qué le han contado pero esto no es ejemplo de nada. Lleno de ratas, de basura, el dragado y los contaminantes que pusieron en ese pozo al lado de los elevadores. Estamos peor, diez mil veces peor que cuando yo iba a pescar… Había 200 lanchas, 44 conserveras, se mataba pescado a lo loco, pero en la banquina había una toma de agua cada 50 metros para lavar el muelle; con una cinta transportadora se levantaba el pescado, hoy no tenés nada, está todo hecho percha. Los muelles piden a gritos inversiones… pero nos vamos a autofinanciar el dragado del año que viene…

RP: ¿En qué les mintió puntualmente?

FR- Nos mintió en todo: los pilares de luz, dijo que los arreglaría para que no haya riesgos ni cortocircuitos; pero llueve un poco y ya hay problemas. Hay ratas, perros vagabundos, no hay baños, tenés que ver lo que son los baños. No hay contenedores de basura, nosotros tenemos que llevar la basura a un basurero, no podés traer un contenedor porque a los 10 minutos está lleno con basura que generan otros. Los problemas de la falta de espacio cuestan dinero. Pintar un barco cuesta millones de pesos pero lo sacás al agua y ya está todo rayado, chocado… No hay lugar para descargar y armar, entonces terminás haciendo combustible en segunda andana. Es un desastre el muelle, una guerra diaria por un metro de espacio.

RP: ¿Cómo debería resolverse el problema de la falta de espacio?

FR: No dándoles asiento a los poteros que no son de acá; ¿por qué vamos a pagar lo mismo si vas a estar cinco, seis meses parado ocupando áreas operativas? Podrían llevarlos a la Base Naval. Si tenés que reparar, bueno, anda a la Norte, segunda, tercera andana, bancátela. Pero acá los pusieron en la ochava, en décima andana. Dios no quiera que haya un temporal de viento porque se suelta alguno y capaz termina en el medio de la boca del puerto. ¿Y ahí de qué te disfrazás?

RP: El Gustavo R hace mucho que no navega y también está parado ocupando un área operativa.

FR- El Gustavo R esta tirado en la Escollera Norte, sí. Lo voy a desguazar para reformularlo. Vamos a ver qué hacemos. Ese barco estaba en el Espigón 7. En tiempos de Machinandiarena (Matías Silvestre, exinterventor del Consorcio entre 2012 y 2013) me pidieron que lo saque porque ya hacía unos meses que no salía. Nosotros estábamos con problemas. Me negué a llevarlo a Necochea como me pidieron y acordé con el Interventor, por intermedio de Merlini, de mandarlo a la Base Naval. Les pedí que no me cobren doble, la Base y el Consorcio, cosa que sí hicieron. Me cobraron todo. A ese barco lo han usado no menos de cuatro veces como depósito de hidrocarburos. Hemos hecho las denuncias en Prefectura y en la Base Naval. Lo limpiábamos y volvían a tirarle residuos… Pagamos una fortuna de guita hasta que un día me cansé y no pagué más. Esa es la historia del Gustavo R.

RP: ¿Qué sensación tiene después de los cambios que hubo en el Directorio del Consorcio donde la Cámara de Armadores sigue sin tener representación?

FR: Me sigue llamando la atención que no tengamos una silla en el Directorio cuando somos el primer eslabón de la cadena productiva. La Cámara tuvo lugar con Darío Sócrate, en época de Fares. Los que están ahora me parece fenómeno, pero queremos estar nosotros también; es delirante que esté el tipo del Anamora y no nosotros. Debemos ser más de cien barcos de altura, y toda la gente que depende de nosotros… cómo puede ser que la UCIP tenga una silla para defender al Anamora y nosotros no. No sé si es a propósito; es una de las broncas de los armadores. Merlini ha venido acá, hemos charlado, antes de armar el directorio, y nunca nos dio ni cinco de bolilla.