24/06/2019
Avanza proyecto de criadero de erizos de mar

En Puerto Madryn se instaló un criadero de erizos de mar para comercializar productos biotecnológicos. La pesquera Mirabella aportó 18 millones de pesos de financiamiento. La iniciativa surgió de una articulación público-privada promovida por el Gobierno de Chubut entre investigadores del CONICET e inversores privados.

Revista Puerto - Cultivo de erizos de mar en Chubut 01

Arbacia fue presentada ante el gobierno de Chubut.

En el parque industrial pesquero de Puerto Madryn se instaló una planta de cría de erizos de mar, la cual surgió como resultado de la articulación público-privada promovida por Gobierno de Chubut para realizar una iniciativa de innovación en el aprovechamiento de recursos del mar, contando con financiamiento privado y siendo desarrollada por científicos e investigadores.

La investigadora Tamara Rubilar se ha dedicado al estudio de los erizos de mar en el Centro Nacional Patagónico (CENPAT), en la búsqueda de una aplicación comercial para sus investigaciones sobre estos animales marinos también conocidos como equinoideos, especialmente sobre la variante Arbacia dufresnii, autóctona del Mar Argentino.

De allí surge el nombre de la empresa recientemente constituida para el desarrollo de este proyecto Arbacia SRL, la cual fue presentada ante el gobierno provincial y contó con el apoyo financiero de la pesquera Mirabella de Puerto Madryn.

El equipo de investigación liderado por Rubilar tiene becarios involucrados que completarán su formación en la planta, entre los que se encuentran Lucas Sepúlveda, Florencia Chaar y Jimena Pía Fernández. Los objetivos principales son profundizar la investigación, validar los resultados y patentar el procedimiento.

Según se indicó el principal mercado de esta empresa será el de exportación, ya que al ser parte de una pesquera tienen muy aceitado el circuito comercial. “Fue fundamental la existencia de un esquema de transferencia de tecnología que se creó en Chubut. Aunque quizás les moleste a las autoridades del CONICET, la verdad es que no fue su apoyo el que logró esto, sino que fue el apoyo provincial el que lo permitió. Vale la pena remarcarlo porque cuando el Estado cumple su rol las cosas son posibles”, manifestó Rubilar.

Tiempo atrás se llevó a cabo la presentación oficial de Arbacia SRL ante el gobernador Mariano Arcioni, quien destacó la inversión de 18 millones de pesos por parte de una pesquera madrynense para apuntalar el desarrollo del proyecto.

En este marco, Rubilar hizo hincapié en el rol de la Provincia de Chubut “porque ha tenido gran injerencia, el ímpetu tanto de la secretaria de Ciencia, Noelia Corvalán, como del subsecretario, Mauro Carrasco, quienes incentivaron que me anime con este proyecto. Estamos contentos porque fue una apuesta importante y dio resultado”.

En esa línea, la investigadora sostuvo que “con inversiones y formación de recursos humanos especializados, Chubut elige apoyar a los científicos. No solo estamos aportando conocimiento científico sino también valores, que espero que Arbacia SRL los adopte al cientp por ciento en cuanto a que sea una empresa sustentable, que genere la menor cantidad de residuos posibles, basada en una ética ambiental y animal que respete a los seres vivos”, subrayó.

En el criadero, que funciona dentro del Parque Industrial Pesquero, se utilizará agua de mar que será tratada para mejorar su calidad y posteriormente será reutilizada para evitar contaminar el medioambiente.

“Son empresarios chubutenses que confían en el proyecto, tienen su red de proveedores, y a partir del tercer año empezarían a tener ganancias”, describió sobre las características y planificación del proyecto.

La planta piloto cuenta con personal científico a través de un convenio con el CONICET. “A su vez, Arbacia SRL, contrató personal calificado que se doctoró y que se encontraba fuera del sistema de CONICET, lo que es muy bueno para una empresa biotecnológica. Trabajan cuatro personas en relación de trabajo directo y tres en servicios, con la idea de incorporarlos. Estos puestos se crearon cuando se generó la empresa, y crecerán con el correr del tiempo, dado que empieza como una PyME, pero tiene una proyección de crecimiento hacia adelante”, se esperanzó.

La investigadora explicó que la iniciativa se remonta a 2005 “cuando empezamos con un proyecto de investigación con Enriqueta Díaz de Vivar, con quien hice las primeras investigaciones y me abrió las puertas de su laboratorio. Escribimos el proyecto de investigación, logrando encontrar un uso diferente a los recursos pesqueros tradicionales”.

Continuó precisando que “fuimos capaces de completar el ciclo laboratorio, que los animales son estables y tenemos baja tasa de mortalidad, probamos diferentes formas de darles de comer, hasta llegar a concluir que necesitábamos alimento artificial, pero en razón de que no teníamos los expertos para hacerlo, nos comunicamos con la licenciada Cecilia Castaño de la Universidad Tecnológica Nacional, con la idea de hacer un alimento artificial propio. Y en menos de tres meses generamos una formulación eficiente y me animé a pensar que podíamos tener un proyecto acuícola”, puso de relieve.

De este modo, Arbacia se transformó en una empresa dedicada a la obtención de productos para la industria farmacéutica y nutracéutica a través de la producción de erizos de mar desde su planta piloto situada en la ciudad de Puerto Madryn. “Tenemos solidos principios, trabajamos con ética animal a través de sistemas productivos que además minimizan los impactos ambientales y la generación de residuos. Realizamos acuicultura en tierra con sistemas cerrados de recirculado de agua. El erizo se aprovecha en todas sus facetas, extraemos antioxidantes naturales, ácidos grasos y en su última fase el erizo es comercializado para la industria gastronómica. Por otro lado, Arbacia está en proceso de protección intelectual sobre cuatro tecnologías”, explicaron.